La UE firma el acuerdo de París en beneficio del clima

El Parlamento Europeo aprobó ayer por fin el Pacto sobre el Clima de la ciudad de París establecido en el 2015. En realidad, ya era que despues de casi un año se decidieran a actuar.

“Al final, prácticamente todos los parlamentarios se levantaron y los aplausos retumbaron en el graderío del Parlamento Europeo”. Los políticos saludaron la aparición del Secretario General de la Organización de la Naciones Unidas, Ban Ki Moon, en Estrasburgo. A fines de este año se acabará su orden de una década de “reinado”. Un buen momento por el hecho de que el pacto se confirma desde el Parlamento tras su último obstáculo pendiente. Los países firmantes son los responsables de más del cincuenta y cinco por ciento de los gases de efecto invernadero mundiales. El pacto puede entrar en vigor este proximos mes de noviembre en la conferencia sobre el Clima en la ciudad de  Marraquech. Para la UE, aunque parezca mentira, la lucha contra el cambio climático empieza a ser un tema serio.

En realidad aprobar el pacto es una cosa, y practicar lo que hemso firmado es otra. “La UE ha de ser más ambiciosa”, afirma Jens Mattias Clausen de Greenpeace, no podríamos olvidar el calentamiento global limitado al incremento de temperatura de 2 grados. Aparte de la evaluación de “la larga y orgullosa historia de la UE en la lucha contra el cambio climático” del Secretario General de la Organización de la Naciones Unidas que fue el mensaje primordial en Estrasburgo. “Debemos actuar y también incorporar los compromisos ahora”, afirmó, por poner un ejemplo, Manfred Weber, responsable del Conjunto conservador PPE. La UE, que fue vanguardista en la lucha contra el cambio climático, queda atrás de otras zonas y países que se han transformado en más veloces y enérgicos ratificando el pacto.

Entonces, ¿qué debe pasar precisamente a fin de que los europeos recobren su viejo papel? Los  políticos en Estrasburgo solicitaron 3 puntos principales:

El camino del lignito
Los polacos sellaron la disputa tras una larga persuasión, si bien hubo una enorme huelga, para admitir el pacto. No obstante, verdaderamente semeja bastante difícil políticamente sacrificar el lignito autóctono en la implementación. Un compromiso habitual europeo con una falta de penetración podría acarrear mucho miedo. Sería un asesino para la lucha “mucho más ambiciosa” precisa contra el cambio climático, apunta el componente ecologista Clausen. Y al tiempo que Alemania se adhiera asimismo al lignito, son los países más pobres como Polonia a los que va ser bastante difícil de explicar que renuncien a esta industria. De ahí que, Clausen asimismo llama este reto, “el más grande que tenemos”.
.
cambio-clima
.
La necesidad de más inversiones en las energías renovables

La UE, vieja líder y vanguardista, mira a  China y otros que aumentan, de forma increíble, su inversión en las energías renovables. “La China tiene nuevas instalaciones, la India tiene unas ambiciones políticas más grandes y los E.U. son mejores en abundantes ámbitos técnicos”, escribe Giles Dickson de Viento Europa. Y Philippe Lamberts de los Verdes afirma a DW: “Si equiparamos nuestra situación con la de dos mil siete, no existe ninguna duda que ralentizamos el ritmo en la lucha contra el cambio climático”

Y la activación de un plan coherente

Como es costumbre, cada país de la UE tiene sus objetivos y también intereses, incluidos la lucha contra el cambio climático. Esa fue una de las razones por las cuales la China y exactamente la misma India ratificaron el pacto ya antes que la Unión Europea. Ban Ki Moon llama a esto el “proceso singular de la toma de resoluciones de la UE”. Para contribuir ciertamente a limitar el cambio climático mundial, los europeos van a deber empujar en exactamente el mismo sentido sin condiciones, afirma Jens Mattias Clausen de Greenpeace. “Hay tantas cosas que van justamente en la dirección equivocada, y no está claro como la Unión Europea puedecompatibilizar su actividad con el pacto”.

Etiquetas: ,

Sobre aluap95