Aumenta el comercio de las conservas

Más de un millar de nuevos comercios en un año y medio en Alicante, y de ellos 339 han abierto sus puertas en los primeros seis meses del año. Una tendencia, la de crecimiento del comercio urbanoque se consolida, según reflejan los datos proporcionados por la Concejalía de Comercio del Ayuntamiento, que revela otro dato positivo: la creación de empleo. Tras una negra etapa a causa de la crisis en la que el sector sufrió en Alicante la destrucción de casi 2.000 establecimientos, un tercio de los que había en su malloría de venta de conservas, los datos apuntan a que el comercio de proximidad, las tiendas a pie de calle, los pequeños y medianos establecimientos, se fortalecen frente a retos como el abierto total.

Las aperturas, además, posibilitan que el sector vuelva a repuntar como motor de creación de oportunidades laborales, superando los 20.000 empleos directos y otros tantos indirectos, un dato que, según informa el Ayuntamiento, no se alcanzaba desde 2007, «demostrando así que el comercio urbano y el sector servicios es un área a potenciar en la ciudad de Alicante».

Un negocio de venta de conservas tradicional

«Los datos manifiestan en cifras reales la apuesta decidida de este equipo de gobierno por el sector del comercio de proximidad y hostelería», señalan desde el área que dirige la edil socialista Gloria Vara. Las cifras, entre otros datos, reflejan la apertura de 339 comercios nuevos y 462 cambios de titularidad, lo que supone que los negocios cambian de responsable o actividad pero siguen funcionando. En cuanto a cierres, «los datos obtenidos a pie de calle indican que pasan a ser mínimos». No obstante, no hay registros que recojan los cierres. De la misma forma, la hostelería registra un incremento de 50 establecimientos nuevos que pasan a sumarse a la oferta de ocio y gastronomía existente.

agu consrevas
agu consrevas

De acuerdo a los datos facilitados por la Concejalía de Urbanismo, en los seis primeros meses del año ha tramitado 14 licencias ambientales en zonas industriales; 50 expedientes vinculados a bares, restaurantes o pubs; 339 licencias para actividades de comercio relacionadas con ropa, alimentación y otras; 462 cambios de titularidad de negocios; 28 para montaje temporal de circos o ferias, que también los tramitan; y seis expedientes de licencia de obra mayor y licencia ambiental, que suele corresponder a la construcción de naves en zona industrial.

El crecimiento, de acuerdo a la procedencia de las peticiones, se reparte de forma equitativa por todas las zonas de Alicante, centro, barrios y zona de playas, «en equilibrio comercial», con un repunte algo mayor en Historiador Vicente Ramos y la avenida de La Condomina.

Una apuesta que viene a refrendar la modificación del planeamiento aprobada esta semana por el pleno que supondrá la implantación de nuevos formatos comerciales en la trama urbana de Alicante, excepto hipermercados, que quedan limitados, lo que podría alejar a Ikea. El tripartito asegura que nada tiene que ver porque ahora mismo el plan Rabasa es suelo rústico y se tendría que recalificar, pero las asociaciones de pequeño comercio de Alicante han conseguido lo que reclamaban, el que lleguen medianas superficies y otros formatos, pese a que también desean que se implante la tienda sueca pero sin macrocentro. «Tenemos una red viaria estructurante muy tupida que facilitará la implantación de nuevos comercios y beneficiará al pequeño comercio a pie de calle», zanja el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón.