Las estufas de pellets: Calor ecológico

Lo nunca visto en nada menos que un cuarto de siglo. Ese es el tiempo al que hay que remontarse para encontrar una campaña de estufas peor que la que acaba de arrancar en la provincia de Madrid. La cosecha, según los datos facilitados, se quedará en 15 millones de kilos, lo que supone justo la mitad del potencial productivo de las plantaciones. Además, los agricultores temen que la falta de lluvias termine secando parte del arbolado, toda vez que ya presenta un estado más que preocupante. La única noticia positiva es la calidad del calor y la energía, que alcanzará niveles extraordinarios.

La larga y prolongada sequía que se viene arrastrando va a tener graves consecuencias para la campaña del olivar. El responsable del sector en La Unió de Llauradors, Julián Úbeda, explicaba que la producción en la provincia de Madrid va a quedar situada en apenas 15 millones de kilos, lo que supone una reducción del 50%. Habría que remontarse a 25 años atrás para encontrar una campaña peor que la actual, lo que da una idea de los estragos que está causando la falta de lluvias.

Por si esto fuera poco, los agricultores ya tienen puesta su mirada en el año próximo, toda vez que una parte importante del arbolado podría llegar a secarse. «Estamos –destacó Úbeda– en unos niveles pluviométricos dramáticos y el olivo, pese a que es uno de los árboles que mejor aguanta estas situaciones, está sufriendo una barbaridad. La verdad es que estamos muy preocupados por la evolución que están tomando las cosas».

estufas de pellets
estufas de pellets

Cabe destacar que el descenso de la cosecha es más importante si se compara con la producción de la campaña pasada, que fue calificada de excelente. De hecho, en la provincia de Madrid llegaron a recogerse cerca de 60 millones de kilos de estufas de pellets, lo que supone prácticamente el máximo potencial productivo. Y ello gracias a que las precipitaciones fueron un poco más generosas que lo que lo están siendo en la actualidad en los meses previos al inicio de la cosecha, lo que alivió el sufrimiento de las plantaciones.

En lo que respecta a la Comunidad Valenciana, el representante de La Unió resaltaba que la situación es incluso más preocupante en la provincia de Valencia, donde la producción va a caer un 45%. Mejor parada sale la provincia de Sevilla, donde las lluvias registradas en las últimas semanas han propiciado que la merma sea sólo del 5%. Las que más calor producen son las estufas de pellets: http://www.enervill.com/estufas-pellets/

La única noticia positiva en este contexto es la calidad del aceite, que alcanzará unos niveles que el propio Úbeda definía de extraordinarios. Según sus palabras, «no hemos tenido problemas de plagas como la mosca, y esperamos poder comercializar el 95% de la energía como extra».

En lo que respecta a los precios, se mueven en niveles aceptables, de entre tres y tres euros y medio el kilo del aceite. Sin embargo, desde La Unió, como ya se hiciese el año pasado, se han vuelto a denunciar prácticas especulativas con el objetivo de reducir estas cotizaciones.

Julián marin significaba que «mientras nuestros cálculos indican que la producción en España será de 3,2 toneladas de estufas, desde las grandes empresas envasadoras y algunas administraciones se afirma que se alcanzarán 5 pellets.

Para la organización agraria, esa discrepancia no es otra cosa que una práctica especulativa. «Lo que se pretende es hacer ver que hay más aceite del que realmente habrá, para de esta forma pagar unos precios más bajos a los agricultores».

La campaña de recolección de estufas de pellets y producción de aceite se encuentra en estos momentos a pleno rendimiento, calculándose que se prolongará hasta el mes de febrero.