Category Archives: grandes maestros

Grandes maestros del Kumano Juku Dojo: Ishimoto Sensei

Tomio Ishimoto Sensei, 8º Dan Aikikai Hombu Dojo, Shihan-Bu-Cho del Kumano Juku Dojo y Dojo-Cho del Ida Dojo (prefectura de Wakayama, Japón). Alumno directo de O Sensei y de Michio Hikitsuchi Sensei (10º Dan) es, tras Anno Sensei, el alumno vivo más destacado del Kumano Juku Dojo (Shingu, Japón).

Biografía

Ishimoto Sensei nació en 1944, además del 8º Dan de Aikido es 5º Dan de Masakatsu Bojutsu y 2º Dan de Iaido.

Comenzó a entrenar Aikido a los 17 años en el Kumano Juku Dojo, recibiendo el grado de Shodan (primer Dan) a los 19. Cuando murió O Sensei tenía 25 años.

Ishimoto Sensei

Un Ishimoto Sensei (a la derecha) muy joven junto a O Sensei e Hikitsuchi Sensei.

A los 28, en 1972, inauguró el Ida Dojo, del que es Dojo-Cho. Ida es un pueblecito que está justo enfrente de Shingu, nada más cruzar el río Kumano.

A los 33 recibe su 2º Dan de Iaido y a los 39 el 7º Dan directamente de Kissomaru Ueshiba a instancias de Hikitsuchi Sensei.

En 1989 recibe su 5º Dan de Masakatsu Bojutsu de Hikitsuchi Sensei.

En 2002 recibe el 8º Dan del actual Doshu, Moriteru Ueshiba, también a través de Hikitsuchi, que moriría dos años después.

Mis impresiones

Yo he tenido la suerte de asistir a uno de sus cursos —el primero que imparte fuera de Japón— en España, concretamente el de Palma de Mallorca, y quedé encantado. Su Aikido es sencillo, directo y marcial, casi eléctrico. Su influencia en mi primer maestro, Charly Sensei, es muy grande, hasta un punto que me impresionó y me divirtió a partes iguales (vi un montón de gestos técnicos y no tan técnicos clavados a los que aprendí en mis primeros años en el camino). Está en plena forma, ronda los 70 años  y le quedan pilas para rato.

En Mallorca nos contó lo aterrado que se sintió un día que, haciendo de uke para Morihei Ueshiba, le rasgó el keikogi en un agarre. Por lo visto O Sensei, que daba bastante miedo por lo visto, fue muy amable y se lo tomó a risa. Nos contó unas cuantas anécdotas más y bromeó un poco diciéndonos que recibía emails de O Sensei y de Hikitsuchi diciéndole que entrenara duro. Me gustó bastante que no parara de hablar de sus dos maestros, igual que hizo Anno Sensei en Mallorca, por lo que he visto es poco frecuente en el mundo del Aikido.

Hikitshuchi Sensei, en su lecho de muerte, le pidió que acudiera a la demostración pública de Aikido más importante del mundo, la “All Japan Aikido Demonstration”, que se celebra cada año en el BUDOKAN de Tokio. Ishimoto Sensei, abrumado por el honor y la responsabilidad que esto supone, se preparó a consciencia hasta que en 2008 representó al Kumano Juku Dojo en tan magno evento, que por aquel entonces cumplía 46 ediciones.
La importancia de la participación de este maestro se demuestra en el orden de intervenciones, que van de menor a mayor grado hasta llegar a la demostración del Doshu, Moriteru Ueshiba. Bien, los 5 maestros que precedieron al Doshu fueron Hiroshi Tada (9º Dan), Yasuo Kobayashi (8º Dan), Seishiro Endo (8º Dan), Morito Suganuma (8º Dan) y Tomio Ishimoto (8º Dan). Ahí es nada.

Su demostración :

En 2009 y 2013 volvió a participar:

Aquí lo tenemos en una demostración en el Hono Embu de 2008 (de ahí el saludo especial):

Estos vídeos están grabados en el Ida Dojo, donde enseña regularmente Ishimoto Sensei:

Aquí la serie del curso de Ishimoto Sensei en Madrid:

También te puede interesar:

Grandes maestros del Kumano Juku Dojo: Tojima Sensei

Crónica del curso de Ishimoto Sensei en Mallorca

Hay momentos en la vida que te marcan; hay un antes y un después de estos instantes: el primer beso, la boda, el nacimiento de un hijo… Se recuerdan, se rememoran y se cuentan de manera insistente cuando ya somos viejos y nuestra hora está más cerca. Yo tengo que añadir este curso a la lista.

Seguramente mi mujer no entendería lo que voy a escribir —por suerte no me lee— pero el Aikido ya es parte importante de mi vida, hasta el punto que ya no hay marcha atrás, salvo lesión que me impida entrenar (y ni eso, pues puedes hacer Aikido con cualquiera que te plantee un problema, una confrontación o que te quiera hacer una jugarreta en el trabajo) o algún problema familiar grave. Por lo tanto no es de extrañar que alguno de las historias vividas haciendo Aikido se deslicen en esa lista de momentos mágicos en la vida de uno.

Bien, hace apenas una semana que he vuelto del curso de Ishimoto Sensei (8º Dan) en Palma de Mallorca, y os voy a ser sincero: no es lo más impresionante que he visto (ese honor es para Anno Sensei) pero este gran Sensei es el que más impresión me ha causado. Sin duda en el Kumano Juku Dojo se guarda la esencia del Aikido de O Sensei.

Intentaré explicarme: Ishimoto sabe llegarte, conecta contigo; bromea, golpea, pide perdón cuando te alcanza… te hunde en el tatami sin contemplaciones, con potencia pero sin fuerza bruta (no puede, es muy bajito y delgado, además de tener 66 años), y no sientes en ningún momento agresividad ni animadversión. Como el mismo explicaba, se trata de vaciar la mente (MU) y centrarse tan sólo en tirar al compañero, en la técnica que vas a hacer. Es eléctrico, fulgurante y enérgico. Su lenguaje corporal, simplemente fantástico: verle hablar y gesticular ya vale lo que has pagado. Te deja descansar mientras te cuenta una anécdota vivida en primera persona con O Sensei, con lo que el ritmo del curso se hace más llevadero (he estado en algunos en los que el cansancio no te permitía disfrutar, y en éste he disfrutado como nunca).

Recuerdo que tras la explicación del concepto MU, y de la demostración del principio a base de varios Jiju Waza impresionantes, tuve mi primer momento zen: sábado al mediodía, acaba la sesión matinal y me dispongo a cumplir con el ritual del plegado de la hakama. Pero algo cambia. De repente, como en las películas americanas de deportes, dejo de oir el bullicio y los comentarios de los compañeros que me rodean, y noto que tan sólo existo yo y la hakama. Recuerdo que canturreaba algo para mis adentros, una melodía inventada —quizás recordada de una vida pasada— y que por  vez primera los pliegues me obedecían, y no tenía que esforzarme por recordar el orden de los nudos de las cintas. Creo que no volveré a plegarla tan bien en mi vida. Sucedió poco después de hacernos esta foto y de transmitirle (gracias a Fuku Sensei) un mensaje de Charly Sensei:

Photobucket

También consiguió (porque sin duda, el mérito es suyo, consigue conectar la energía de todos los presentes a la suya) que un servidor, por primera vez, consiguiera acompañar luna técnica con la respiración y el sonido de forma natural. Quizás tenga que ver con MAKOTO (sinceridad): Ishimoto Sensei lo repitió varias veces, tenemos que ser sinceros, y nuestro Aikido también. Realmente me hizo sentir como un hijo o un hermano pequeño, te corrije con cariño, te anima y luego te da un consejo. También hizo hincapié en AI (unión), en acercar todos los dojos que practican Aikido, especialmente los que seguimos a O Sensei a través de Hikitsuchi Sensei. Bien, esto ya es más difícil, porque somos humanos y nuestros egos todavía son musculosos, creo que nos hace falta entrenar más.

Pero donde hay Aikido hay esperanza: si os fijáis en la siguiente foto, está Gérard Blaize y algunos de sus alumnos, de modo que puede que falte menos para que haya cierta armonía entre los grupos que siguen a Hikitsuchi en España. A mí me habría gustado que el curso hubiese tenido tanto público como el de Anno Sensei, y que hubieran venido de más sitios de España a sentir con nosotros este Budo que contagia Ishimoto. Pero por otro lado me he aprovechado y he recibido muchas más correcciones que en un curso de 100 personas.

Photobucket

Polémicas aparte, también estoy muy agradecido de haber conocido a Togawa Sensei (6º Dan), que está justo a la derecha de G. Blaize, con esa sonrisa de la que hizo gala en todo momento (menudo crack). Su manejo del bokken es espeluznante, seguramente superior al del mismísimo Ishimoto. Su suburi es el más potente y relajado que he visto, se puso en un aparte con Xisco y Mateo y nos dejó a todos boquiabiertos, golpeando a otro boken con una potencia bestial (a Fuku se le cayó al suelo, no se lo esperaba), con unos gestos muy sutiles de cuello y cadera al golpear. Sin duda tenemos mucho que aprender. Togawa Sensei es tierra, roca pura, mientras que Ishimoto Sensei es fuego, y Anno Sensei, agua.

Me fui con la impresión de que a algunos de los alumnos de Diego, acostumbrados a la sutilidad de Anno Sensei, les sorprendió la contundencia de Ishimoto, el énfasis en el atemi, el puño cerrado en el iriminage, la garra de la muerte y los dedos en los ojos… a mí me dio la sensación de volver a mis principios, pues ver a Ishimoto es como ver una versión (mejorada, claro está) de Charly Sensei, mi primer maestro. Ahora entiendo de dónde salen tantas cosas que nos enseñó, realmente no se las inventó ni las deformó para su mayor gloria, como hacen otros maestros. El camino que nos mostró, tras difuminarse durante la época de su marcha a Vietnam, vuelve a verse claro y perfectamente dibujado. Además tenemos la suerte de poder enriquecerlo con ese agua que nos aporta Anno Sensei desde la distancia y con la supervisión de Diego Sensei.

Conclusión: viví un curso emocionante pero curiosamente lo sentí con calma, con naturalidad (¿tendrá también esa acepción MAKOTO?), con energía, vitalidad y cercanía. Cuando soltó la broma de que había recibido un mail de O Sensei y de Hikitsuchi Sensei desde el cielo casi nos morimos de la risa, o cuando el sábado por la mañana nos preparábamos para hacer Sho-chiku-bai no ken y dijo que nos pusiéramos casco que había bebido mucho sake; las anécdotas de O Sensei (en futuras entradas) también fueron muy buenas.

También fue muy interesante ver el examen que hizo, según él al más puro estilo Kumano Juku Dojo (yo creía que no hacían exámenes, por lo que me han contado Charly y Diego), en el que Ishimoto iba pidiendo técnicas concretas (en esta ocasión en Suwari Waza, Hanmi Handachi Waza, Tachi Waza y Ushiro Waza). Luego pidió un Jiju Waza y ver cómo hacía de uke para Togawa Sensei. Como era un examen de 4º Dan, también se le pidió al candidato que hablara sobre el Aikido.

Buenol lo dejo aquí, quizás vuelva a escribir algo más sobre el curso más adelante.

CHIN PUN (Fin en japonés)


AGRADECIMIENTOS:

Diego Sensei: no tengo palabras para agradecerle que haya traído a estos dos grandes maestros de Shingu, discípulos directos de O Sensei y de Hikitsuchi Sensei. Sin duda ha hecho un gran esfuerzo personal y no pocos sacrificios, y sería injusto no reconocerlo. Arigato Gozaimasu!

Un recuerdo y agradecimiento especial a Ricardo, me ayudó mucho con la rodilla y gracias a él pude entrenar con menos dolor. Gracias!!

También tengo que dar las gracias a Xavier, que me llevó y me recogió en el hotel, a Artur por invitarnos a cenar en su casa (lo que nos reímos con los vídeos de humor del blog) y por el rato tan agradable hablando de Aikido sin parar. Vaya, que a pesar de ir sin compañía para Mallorca, nunca me sentí solo. Gracias a todos!

 

Abe Sensei

El Maestro Seiseki Abe falleció hace poco, el18 de mayo de 2011, a la edad de 96 años. La noticia me apena, pues era, según mis investigaciones, el único décimo Dan otorgado en vida junto a Michio Hikitsuchi Sensei. Bueno, Aikikai no se lo reconoce a ninguno de los dos, pero esa es otra historia. Recupero pues una entrada a medio escribir para rendirle merecido homenaje.

Bansen Tanaka abrió un dojo de Aikido en Osaka en 1952 y Abe Sensei coincidió al día siguiente de la inauguración con O’Sensei. El encuentro fue casual pero esperado: Abe Sensei practicaba Misogi bajo la dirección de Kenzo Futaki, antiguo alumno de Ueshiba (del periodo pre-guerra); él fue quién le recomendó practicar Aikido. Desde entonces Abe no paró de buscar a ese fabuloso maestro llamado Morihei Ueshiba. Cuando se conocieron, el interés del Fundador por las técnicas de purificación (Misogi) como chinkon kishin centró las primeras conversaciones; al mismo tiempo que Abe Sensei tuvo la fortuna de convertirse en alumno de Ueshiba, comenzó a fraguarse una gran amistad.

En 1954, Abe Sensei acompañó a O’Sensei a la inauguración del dojo de Hukitsuchi Sensei en Shingu. Su estancia allí se prolongó durante un mes, durante el cual Abe Sensei, por orden de su maestro, comenzó a dar clases de caligrafía (Sho Do) entre las sesiones de Aikido. Poco a poco O’Sensei empezó a interesarse por la práctica, y acabó convirtiéndose en alumno de Abe Sensei. Sin duda éste último fue muy afortunado, porque el Fundador comenzó a pasar de 7 a 10 días al mes en Osaka, en casa de Abe, enseñando Aikido y practicando caligrafía hasta el fin de sus días.

Abe Sensei trabajó toda su vida el dominio del Ki y la respiración (Kokyu) a través de la caligrafía, el Misogi y el Aikido. Era tal su energía, que su amigo y maestro no dudó en otorgarle verbalmente el décimo Dan. Para conocerle mejor, os recomiendo leer la entrevista en inglés que hay en la web de su dojo, el Ameno Takemusu Juku Dojo; está en inglés, pero es interesantísima. Os traduzco algunas frases que me han llamado la atención:

Sobre las 8 técnicas de purificación (Misogi): norito no sojomizu no gyo [de pie bajo una cascada durante 30-60 minutos, cuatro veces al día], furitama no gyoameno-torifune no gyochinkon no gyootakebi okorobi [gritar vigorosamente para invocar deidades] y ibuki no gyogenshoku no gyo, y bunkon touitsu no gyo.

Morihei Sensei mostraba cierta tensión cuando tomaba el pincel, creo que se debe a que siempre expresaba su ser entero a través de la punta del pincel. Usando la tinta como un medio, transfería su ki a los caracteres que escribía. Mira sus trabajos, incluso hoy en día puedes sentir inmediatamente un ki de increíble fuerza en ellos. Lo interesante es que los extranjeros, que no saben leer japonés, son los que parecen percibir con más fuerza ese ki. El espíritu de Ueshiba Sensei reside en su caligrafía, pero no en la forma de los caracteres sino en su resonancia y en su luz. De la misma manera ese espíritu reside en el Aikido, pero no en las técnicas visibles, sino en algo que no se puede ver.

(algunas imágenes que muestran caligrafías de O’Sensei, cortesía de Philipe Sensei)

 

Él siempre nos dijo que simplemente hiciéramos unas tres respiraciones antes de empezar furitama, que la clave estaba en fijar la respiración en el centro (hara) en lugar de actuar sin ser consciente de nada. Este énfasis en fijar la respiración en el hara es algo que une a la caligrafía (shodo) y el Aikido.

Los doka [poemas] de ambos períodos [antes y después de la guerra] expresan la idea que “bu (lo marcial) es amor” (“bu wa ai nari“) e interpretan la espada como “la espada que da la vida (katsujinken)”. Esta idea de lo marcial como manifestación de las cualidades del amor y la armonía es constante en los doka de O’Sensei.

En internet sólo hay un vídeo de Abe Sensei, y el entrevistador se lo toma a cachondeo; eso, unido a lo mayor que está Abe, no lo hacen muy atractivo. Habría que haberlo visto cuando era más joven: fue el maestro de Steven Seagal, por lo que deduzco que su Aikido debía ser como el del Kumano Juku Dojo, muy energético y marcial:

Algunas fotos:

 

 

 

 

Principios básicos del Aikido I: kihon y Ki No Nagare

Hace tiempo que os quiero hablar de estos conceptos: Kihon y Ki No Nagare.

Kihon o Kihon Waza significa técnicas básicas; en este primer nivel se trabaja el repertorio técnico del Aikido desde una posición estática y dejando que uke complete su ataque (por ejemplo, dejando que agarre a tori). En esta fase tenemos que trabajar sintiendo la energía del adversario y reconduciéndola sin oponer resistencia, muy despacio y de manera controlada, como vemosen este vídeo:

Ki No Nagare es un segundo nivel en el que se practican las mismas técnicas pero con un espíritu diferente, enfatizando el trabajo del Ki, trabajando en movimiento constante y con la máxima fluidez; aquí no dejamos que nos agarren ni nos toquen, hay una mayor anticipación a los ataques y desde luego, es mucho más espectacular. Podríamos decir que es un entrenamiento más realista; hay que tener cuidado, sobre todo durante los primeros años de práctica, de no intentar trabajar demasiado Ki No Nagare, pues nos saldrá todo mal, acabaremos haciendo fuerza para acabar las técnicas y trasladaremos los vicios adquiridos a la práctica de Kihon Waza. Hay que tener paciencia y dejar el trabajo de Ki No Nagare para un pequeño rato en cada clase y para los niveles avanzados, aunque sea más divertido y se sude más.

La mayoría de las exhibiciones y vídeos de Aikido muestran a los aikidokas practicando Ki No Nagare, podemos verlo en cualquiera de los randoris de los vídeos de esta entrada, como éste (cuidado, comienza con un poco de Kihon):

Pero muchos practicantes de Aikido se quedan con ganas de más, como si tuvieran la sensación de que hay un tercer nivel escondido, y lo cierto es que lo hay: es el Budo en su estado más puro. Yo sólo he visto a O’Sensei y a Hikitsuchi Sensei practicar este nivel:



La famosa demostración de Hikitsuchi ante Jimmy Carter:

Al final de este precioso vídeo, vemos a Hikitsuchi haciendo un poco de Ki No Nagare y a partir del minuto 2:20 saca el Budo a pasear:

O en este otro a partir de los primeros 30 segundos:

Mi primer maestro, Charly Sensei, practicaba con nosotros los tres niveles del Aikido, como buen alumno de Hikitsuchi Sensei, y hay que decir que el Budo sólo se ejercitaba muy de vez en cuando, como debe ser: la gente se puede confundir y pensar que el Aikido de Hikitsuchi es todo golpes y tortazos o que eso no es Aikido. La realidad es que el tercer nivel es el más efectivo y nos puede librar de un problema en la calle (lo sabemos por experiencia, alguno de nuestros compañeros ha tenido que usarlo y gracias a eso puedo hoy contarlo), porque en el amor, como en la guerra, todo vale. Si se acerca un problema, no debemos dejar que entre en nuestro círculo, y debemos expulsarlo con cariño y compasión, pero con contundencia si es necesario. Siempre adaptándonos a las circunstancias, si podemos salir del apuro con Ki No Nagare, adelante.

Actualmente el Dojo Cho del Kumano Juku Dojo, Anno Sensei, trabaja mucho un Kihon Waza expandido, alargando circularmente las técnicas. Su teoría es que si eres capaz de trabajar una versión larga de la técnica, te costará menos hacerla corta. Este nuevo Kihon Waza, que se aparta bastante del de O’Sensei y del de Hikitsuchi Sensei, lo está trabajando mucho Diego Espinosa, responsable del Kumano Juku España. La lástima es que, a pesar de que es un concepto interesante, el Budo se está dejando de entrenar, y no sé si se llegará a perder con el tiempo. Creo que nuestra misión es sumar los dos trabajos, el clásico del Kumano Juku Dojo con esta versión más contemporánea.

ACTUALIZACIÓN (04/03/2011): antes el último párrafo decía “Actualmente el Dojo Cho del Kumano Juku Dojo, Anno Sensei, ha introducido un cuarto nivel, a caballo entre el Ki No Nagare y el Budo, aunque esto es sólo mi impresión porque a lo mejor se trata de un Ki No Nagare expandido: un trabajo mucho más circular donde se trabaja mucho la no-resistencia y que es menos realista, pero no menos interesante. La lástima es que el Budo se está dejando de entrenar, y no sé si se llegará a perder con el tiempo. Pero como a mí me gusta sumar conocimientos, intentaré mantener todos los trabajos que he practicado, buscando siempre el equilibrio.”

Hikitsuchi Sensei en los blogs nacionales

Hola de nuevo, sé que os debo la tercera parte de la crónica del curso nacional de Aikido Budo, pero esta vez sí tengo una buena excusa: acabo de ser padre por segunda vez. Eso significa que voy a ralentizar un poco el blog y seguramente publicaré cosas más “ligeras”.

Por ejemplo, esta semana pasada me alegré mucho de ver como dos de los blogs de Aikido que sigo habitualmente dedican sendas entradas a Hikitsuchi Sensei. Cada vez hay más vídeos e información sobre él en la red. Sin duda se trata de una buena noticia:

http://dojoaikidoatemi.blogspot.com/2010/10/maestro-hikitsuchi-michio-unico-10-dan.html

http://aikidodojo.blogspot.com/2010/10/hikitsuchi-sensei.html

Grandes maestros del Kumano Juku Dojo: Tojima Sensei

Hace un tiempo escribí una entrada sobre los maestros de Aikido que mayor nivel alcanzaron en su práctica. Intenté hacer una lista corta, aún a riesgo de dejarme a muchos maestros fuera. Charly Sensei me echó la bronca por no incluir a Tojima Sensei (9º Dan), el alumno más aventajado de Hikitsuchi Sensei en su opinión. Como tenía razón, ahora voy a abrir una serie de entradas sobre los mejores maestros del Kumano Juku Dojo, y la inauguro con Yasushi Tojima Sensei:
Tojima

Foto cortesía de Jack Wada (courtesy of Jack Wada)

Este maestro vivía en las montañas, donde hacía katanas y herramientas de trabajo artesanales. Llevaba una vida sencilla y austera, como un verdadero samurái. En los últimos tres años que estuvo Charly Sensei en Shingu, Tojima se hizo cargo de las clases en ausencia de Hikitsuchi Sensei, bastante enfermo en aquella época. Seguramente ahora sería Dojo Cho del Kumano Juku Dojo, pero murió pronto, a mediados de los noventa. La verdad es que todo el que lo conoció habla maravillas de él, y cuentan anécdotas escalofriantes al estilo de las que protagonizaba O’Sensei. De hecho, el mismo Anno Sensei opina que de haber vivido más tiempo habría sido el único capaz de alcanzar al Fundador. Ahí es nada.

Hay pocos testimonios directos en internet sobre Tojima Sensei, casi todos vienen de los alumnos americanos que estuvieron en Shingu en la década de los setenta (Jack Wada, Linda Holiday, Tome Read, etc.). Por supuesto, nada en castellano, de modo que voy a complementar la escasa información existente con lo que me contó Charly Sensei sobre él. Por ejemplo, me contó la vez que le dijo a Clint George que cogiera una katana y le atacara lo más rápido posible; el americano, un séptimo dan de casi dos metros, se dispuso a realizar un shomen con toda su alma y antes de que bajara la katana, Tojima Sensei ya le había cortado con la mano el estómago tres veces y salido de la distancia del corte. Clint se quedó blanco, como si hubiera visto un fantasma; le dijo a Charly que nunca había visto antes a nadie hacer algo con tanta sangre fría y tanta perfección. Para Tom Read Sensei, alumno americano de Hikitsuchi Sensei, Tojima era “la persona más terrorífica que ha visto con una espada” (“the scarriest man I’ve ever seen with a sword”)

Otra anécdota, más romántica, contada de primera mano por Charly Sensei: un día Tojima Sensei, que casi nunca hablaba, antes de comenzar la clase se sentó en seiza y se dirigió a los alumnos diciendo: “Aprended lo que podáis en este lugar y aprovechadlo al máximo, porque cuando nos vayamos los pocos que quedamos en Shingu no sé lo que va a pasar con el Aikido Budo”. Después de estas palabras dio la clase como si no hubiera dicho nada, con la perfección habitual y practicando sin dar lugar a aberturas; en esto Tojima Sensei no admitía errores, si tenías que repetir veinte veces hasta hacerlo bien te lo hacía repetir hasta la saciedad.

Tojima Sensei Bo

Tojima Sensei trabajando con el bo

Una de sus frases que más me han impactado es ésta:

Algo que puedes hacer cuando eres joven y dejas de poder hacerlo al envejecer es deporte, no budo.

Tojima y Jack Wada

Tojima Sensei (sentado con su famoso pañuelo) con Jack Wada (uke)

Anécdotas de Tojima:

Después de la clase de la tarde, Tojima Sensei estaba dando una demostración de atemi (golpes) y suki (aberturas). De repente, le pidió a Clint George, que llevaba poco tiempo allí y todavía estaba evaluando a los diferentes senseis, que tomara un bokken de la pared del dojo y lo agarrara lo más fuerte que pudiera. “Voy a quitarte el sable de tus manos y no vas a sentir nada”. Clint se preparó, bajó su centro lo máximo posible, pegó sus codos al cuerpo, y se preparó para resistir cualquier intento de Tojima para mover su bokken. No iba a dejar que se le escapara de sus manos. Al fin y al cabo, si Tojima era capaz de mover el sable, seguro que no podría hacerlo sin que Clint lo sintiera. Tojima Sensei levantó el bokken por encima de su cabeza con calma, con la punta apuntando al techo del dojo. De repente, un kiai y cortó. Mis sentidos se esforzaban por descifrar lo que pasó, aunque algunos detalles era claros como el agua. No sólo había salido el bokken disparado de las manos de Clint, sino que lo había roto. Una mitad subió hasta el tocar el techo y a otra  rebotó en el tatami con tal fuerza que casi rebota hasta el techo también. Mientras todo esto ocurría, Clint ni se había movido. Todavía estaba en posición, reclinado, codos plegados y sus manos firmemente agarradas a… ¡ nada! Después vino y me dijo: “Jack, normalmente no me impresiona la gente que habla mucho (en aquella época Tojima Sensei podía ser muy verbal), pero honestamente, ¡no sentí nada!”. Mientras tanto, Tojima Sensei se dio cuenta de que el bokken de la demostración pertenecía a alguien. La noche siguiente se deslizó en secreto por el dojo y sin que nadie le viera colocó un bokken nuevo en el lugar del roto.

Otra más de Jack Wada:

Hay golpeos en Aikido. Los atemis están en cada técnica. Tojima Sensei, especialmente, se concentraba intensamente en los aspectos de golpeo y sus relaciones con las aberturas o sukis en los movimientos. Te podía golpear en cualquier momento. Una vez le vi en la parte trasera del dojo de Shingu, que es más estrecha, saltando por el aire, ejecutando un golpe volador lateral contra el muro del dojo, impulsarse hasta la pared contraria, rodar hacia atrás y llegar hasta el otro lado sin tocar la pared. Sí, en términos de Castaneda, podía “parar el mundo”. No creo que haya recibido entrenamiento específico sobre estas cosas, era simplemente algo por lo que sentía predilección. En su camino marcial fue algo que asimiló, y que le permitió conectar golpeo y trabajo de armas.

Ahora la sección de vídeos:

Bueno, espero que os haya interesado, dentro de un par de semanas podréis sentir parte de la energía de Tojima Sensei en el curso de Charly Sensei, quién le conició y entrenó con él durante 5 años.

Actualización (7/9/2011):

Recuerdo que Charly me contó que Tojima Sensei era muy exigente y no paraba hasta que todo el mundo practicaba correctamente y sin aberturas. Esta semana Jack Wada ha subido a YouTube otro vídeo donde Tojima le hace de uke en un iriminage ura. Cada vez que el joven Jack se adelantaba o atrasaba Tojima le hacía una contratécnica para demostrarle su error:

Tamura Shihan vuelve a entrenar con O’Sensei

El viernes 9 de Julio 2010, a las 19:00 h., Nobuyoshi Tamura Shihan, 8º Dan de Aikido y alumno directo del Fundador, pasó a mejor vida. Me ha gustado la idea de imaginármelo en el cielo con O’Sensei, Hikistuch Sensei y tantos otros maestros fallecidos volviendo a entrenar juntos…

Tamura Sensei

Ahora hay que estar atentos a sus sucesión, personalmente me gustaría que el mando lo tomara su alumno francés Gilbert Milliat, 7º dan.

Exhibición de Hikitsuchi Sensei ante el presidente Carter (vídeo inédito)

Hola de nuevo, esta semana tengo una primicia: como os contaba en la biografía de Hikitsuchi, el presidente norteamericano Jimmy Carter tuvo el honor de asistir a una demostración de Aikido a cargo del mejor aikidoca vivo por aquel entonces.
Hikitsuchi Sensei acudió con Clint George Sensei, y tras la demostración le pidieron que probara con uno de los guardaespaldas del presidente. Lo que pasó lo vereis pronto, si la técnica y Youtube lo permiten.
Mientras tanto, os pongo el vídeo subido por Fernando:


Es una auténtica suerte haber tenido acceso a este documento, no habría sido posible si Charly Sensei no hubiera estado 5 años en Shingu con Hikitsuchi Sensei. Ahora que se puede, empezaremos a compartir este material, hasta ahora privado, con todos vosotros.

Grandes maestros del Aikido

En una de las discusiones del blog, hablábamos de alguna de las características de los grandes maestros, que han alcanzado el nivel más alto posible: no mirar al adversario a los ojos y comenzar el movimiento antes que él (no atacarle, sino provocar su ataque por donde nos convenga). En seguida pensé que debía hacer una lista con mis maestros favoritos, los que considero que llegaron casi al nivel del Fundador, Morihei Ueshiba:

Michio Hikitsuchi (10º Dan en enero de 1969, directamente del Fundador)

Koichi Tohei (9º Dan por el Fundador, 10º Dan por el Aikikai, en 1970)

Gozo Shioda (9º Dan por O’Sensei)

Seiseki Abbe (10º Dan verbalmente otorgado por el Fundador)

Minoru Mochizuki (recibió los “menkyo kaiden” del Fundador, y 10º Dan del IMAF)

¿Cuál es tu lista? Compártela con nosotros.