Tag Archives: Hikitsuchi Sensei

Crónica del quinto curso FuDôShin Aikido Cartagena

Han pasado cinco años. Un lustro. Esta palabra proviene del latín lustrum, que era una ceremonia romana de purificación que se celebraba cada cinco años. Una renovación (en el caso de los romanos del censo).

Un lustro es lo que ha tardado Diego Espinosa en sacarnos lustre, en ayudarnos a purificarnos y renovarnos. No sé cómo decirlo sin que suene a secta pero es la sensación que me llevo después de ver la práctica de los dos grupos hermanos —Elche y Cartagena— este fin de semana durante el quinto curso FuDôShin de Aikido Cartagena.

No se trata de una renovación técnica puesto que las técnicas no cambian demasiado respecto a lo aprendido con Charly Sensei —a quien mando un fuerte abrazo y una vez más agradezco sus enseñanzas— sino de un cambio de actitud. Al quedarnos sin él cuando decidió volver a Asia seguimos practicando solos y sin darnos cuenta descuidamos algo que se percibe perfectamente en los vídeos que conservamos de Hikitsuchi, de Charly, de Clint George, de Ishimoto Sensei y de tantos instructores del Kumano Juku Dojo.

Me refiero a que nos centramos demasiado en los aspectos técnicos guerreros y no seguimos cultivando los espirituales. Nos obsesionamos con las aberturas y la efectividad pero se nos olvidó lo más importante. Alimentamos sin querer a nuestro ego (cómo me sitúo yo, cómo empiezo yo, cómo me muevo yo) y descuidamos al otro, al compañero, al oponente. Se nos olvidó lo que nos decía Charly: que el enemigo lo tenemos dentro.

Ya no hay samuráis, ya no entrenamos para matar o morir. El Fundador se dio cuenta y en 1942 empezó a hablar de la creación de un nuevo Budo, un arte marcial pensado para la reconciliación, basado en el amor al prójimo porque todos somos uno. Le llamó Shin-budo (新武道, shinbudō) o Budo Divino y lo bautizó como Aikido:

El camino del guerrero ha sido mal interpretado como un medio de matar y destruir a otros. Aquellos que buscan la competencia cometen un grave error. Golpear lastimar o destruir es el peor pecado que un ser humano puede cometer. El verdadero camino del guerrero debe impedir la matanza, es el arte de la paz, el poder del amor.

Hace cinco años, cuando conocimos a Diego Espinosa, no veíamos el Budo en su práctica y nos ha costado un lustro entenderlo: el Budo sigue ahí dentro pero se ha vuelto divino: tomamos la firme decisión de no lastimar al otro (uke), preferimos enseñarle que, pudiendo hacerle mucho daño, optamos por no hacerlo. Pero este camino es el más difícil porque requiere una serie de herramientas muy difíciles de adquirir:

  1. actitud serena de no confrontación
  2. centrarte en lo que vas a hacer tú, no enfocarte en la otra persona (por ejemplo no mirar a los ojos)
  3. anticiparse o leer la intención de tu adversario
  4. moverte antes que él para no estar ahí donde el quiere hacerte daño
  5. colocarte en una posición segura (sin aberturas) donde poder trabajar
  6. llevarle a donde tú quieres (fuerza atractiva) para que no se lastime
  7. enseñarle el daño que le podrías hacer
  8. no hacérselo para que caiga un enemigo y se levante un amigo

Diego Sensei está puliendo el diamante en bruto que le dejó Charly Sensei. El diamante está empezando a brillar, aunque sólo un poco, demostrando su potencial. Pertenece a un tipo de joya pequeña y poco vista —somos una escuela diminuta dentro del Aikido— pero está ahí para el que quiera acercarse y admirarla.

Todo se resume en una anéctoda de Nadeau Sensei. En una conversación con el Fundador le dijo:

“Maestro, quiero hacer el Aikido de O’Sensei”.

La respuesta que obtuvo fue:

“Es extraño, debes de ser el único. Todos los demás quieren hacer ‘su’ Aikido”.

Cuando alguien de otra escuela viene a un curso de alguno de los maestros del Kumano Juku Dojo siempre dicen lo mismo: habláis mucho de O Sensei. Es curioso. La frase lo dice todo. Tenemos libros, poemas y miles de frases del Fundador y nadie le hace caso. Bueno, nadie no. Nosotros al menos lo intentamos.

Venga, unas fotos:

Falta gente pero es lo más parecido a una foto de grupo que he conseguido

 

El grupo de Aikido Budo Elche con Diego Sensei

Un clásico: la foto gamberra después de las fotos serias de grupo

Mantente al día de todo lo que tiene que ver con el Kumano Juku Dojo

Si te gusta lo que ves en este blog, la culpa es mayoritariamente de la filosofía de una escuela muy especial —Kumano Juku Dojo, situada en Shingu, prefectura de Wakayama, Japón— que se ha mantenido relativamente aislada de los grandes centros urbanos del Aikido oficial. Si quieres seguir conectado a esta escuela de otras maneras te paso mi lista de redes sociales relacionadas con ella (nos vemos allí):

Vista desde la entrada del dojo

Crónica del primer curso en Alicante de Diego Espinosa Roca, 5º Dan (2ª parte)

“Herir a un oponente es herirte a ti mismo. El Arte de la Paz es controlar la agresión sin producir daños”
Morihei Ueshiba

Diego Sensei citó el libro “El Arte de la Paz”, una compilación de citas y conferencias de O Sensei, como una de las fuentes de las que debemos beber si queremos entender algún día el Aikido del Fundador. La cita que abre esta entrada es precisamente de este libro. Diego Sensei comentó algunos de los pensamientos de Osensei que corren el peligro de caer en el olvido si no hacemos este ejercicio de volver una y otra vez al origen del Aikido:

  • Nada contra el oponente compañero
  • No pensar en el adversario compañero
  • Atraer al atacante compañero
  • Guiar al enemigo compañero

Hablo escribo de memoria, de modo que no te tomes mis palabras como una transcripción, sólo son reflejo de lo que yo soy capaz de recordar —y ya sabes que la memoria es traicionera—. Me han llamado la atención estas cuatro frases porque se pueden relacionar con los principios del Aikido del Kumano Juku Dojo:

  • No pongas guardia
  • No mires a los ojos
  • Empezar primero
  • Trabaja sin aberturas

Permíteme que te explique cómo entiendo yo estos cuatro principios:

  1. No pongas guardia: mantente en calma y sin mostrar enfrentamiento; no quieres pelear ni hacerle daño a tu oponente, deseas que no te ataque, por lo que no le das nada a lo que enfrentarse. También tiene la ventaja de que puedes adoptar una guardia en movimiento sin preocuparte de por qué lado te atacan.
  2. No mires a los ojos: podrías quedar atrapado por la energía de tu adversario —por ejemplo me han contado que atacar a Tamura y mirarle a los ojos era sinónimo de quedarte sin fuerza en las piernas—, y también es incitar al ataque (mirar a los ojos directamente es lanzar un reto en todas las culturas que conozco). Es una manera de concentrarte en tu movimiento, en tu técnica y no en tu atacante ni en su energía. También permite tener una visión amplia del escenario y estar preparado para varios ataques simultáneos.
  3. Empezar primero: cuando tu enemigo se acerca a tu círculo de seguridad y sientes su intención de atacar, tomas la iniciativa y le atraes hacia donde tú quieres, a ese espacio donde le estás esperando con tu mejor técnica energía. Si le esperas de forma pasiva, él tendrá la iniciativa y tienes grandes posibilidades de recibir un golpe. Si empiezas primero, cuando quiere atacarte ya no estás allí y puedes resolver el conflicto de manera pacífica y sin hacerle daño. Eso es atraer y guiar al compañero, se trata de la única posibilidad de reconciliarte y de convertir a un enemigo en amigo. Recuerda que el Aikido es el Arte/Budo de la Paz/Amor.
  4. Trabajar sin aberturas: este principio es bastante obvio, no puedes trabajar de manera que tu adversario pueda retomar la iniciativa y golpearte. Debes mantener en todo momento la distancia y el control de la situación, jutno con el tempo (timing), la postura y la actitud correctas. Sólo practicando sin aberturas puedes olvidarte de tu atacante y tener una mirada amplia por si hay otro adversario esperando su momento.

Diego Sensei dedicó bastante tiempo a explicar estos conceptos de manera sublime y entretenida, en este curso hizo hincapié en el principio de empezar primero, explicando detalladamente cómo hacerlo en cada ataque (hasta ahora sólo sabía hacerlo con shomen uchi y con Katadori men uchi). Especialmente difícil el trabajo de jukumen… tenemos deberes para practicar meses.

Termino la segunda parte de la crónica con la cita de Hikitsuchi Sensei que estudiamos a final del curso, porque resume todo lo anterior:

“Si cambias de postura, cambiarás de actitud.
Si cambias de actitud, algo en tu interior va a cambiar.
Si algo en tu interior cambia, toda tu vida va a cambiar.
Si tu vida cambia, todo tu destino va a cambiar”
Michio Ikitsuchi

Crónica del primer curso en Alicante de Diego Espinosa Roca, 5º Dan

Algo ha cambiado.

Supongo que es lo natural: pasa el tiempo, entrenas y entrenas, viajas y aprendes, compartes y te enriqueces, te equivocas y mejoras. Creo que es lo que le ha pasado a Diego Sensei (5º Dan a punto de ascender a 6º Dan), y quizás en menor medida, lo que me está pasando a mí.

El curso de este pasado fin de semana ha sido extraño —en el buen sentido— por dos razones: por la sensación de haber aprendido mucho más que en los anteriores cursos con Diego y porque se ha pasado volando, cuando normalmente se hace algo largo y cansado por las muchas horas de entrenamiento (rodillas peladas, pesadez en las piernas, etc.).

Estoy seguro de que el mérito es al 90% de Diego Espinosa, nosotros seguimos siendo unos patosos aprendices, realmente nos falta mucho trabajo por hacer, mucho por pulir, mucho por avanzar. Tengo la sospecha de que en su último viaje a Japón pasó algo especial, y también tengo la sensación de que todo empezó en el curso de Isimoto Sensei en Madrid y Mallorca. Realmente hay algo especial en Shingu y en sus maestros, no me cabe la menor duda.

Lo que ha hecho Diego en este curso creo que en realidad es muy sencillo: nos ha enseñado el siguiente paso, el objetivo, lo que ocurrirá cuando completemos la segunda fase de nuestro viaje. Hace más de una década que empezamos a entrenar con Charly Sensei, a quien mando un abrazo especial desde aquí (sé que me lee desde Vietnam, Google Analytics no engaña); él nos inculcó su admiración por Hikitsuchi Sensei (10º Dan) y por el Kumano Juku Dojo, él nos dejó la base técnica y nos llevó a muchos a completar la primera fase del camino: el primer Dan. Ahora tenemos que pulir la técnica —aún tenemos lagunas lógicas, debido a los años sin la supervisión de Charly Sensei—, eliminar la fuerza bruta de la ecuación (cuando le atacabas nunca sentías fuerza bruta, a pesar de lo energético que resultaban sus movimientos) y trabajar más con la energía, presencia y actitud propias de los maestros de Shingu.

En definitiva, un gran curso, un gran Sensei, una gran escuela. En la próxima entrada os resumiré lo aprendido en el curso. Un saludo,

Daniel

Las tres fases del aprendizaje: Shu, Ha y Ri

Hace ya tres años y un mes que empecé este blog. Desde entonces he aprendido muchísimo, tanto de lo que he leído como de vuestros comentarios. Tanto que no dejo de sorprenderme.

Hace poco cayó en mis manos un enlace a una entrevista de Endo Shihan donde este gran maestro explicaba varios conceptos realmente complicados y abstractos con una sencillez abrumadora, pedagógica. Volveré a citar esta entrevista más adelante, porque tengo que digerir algunas cosas, pero mientras quiero compartir con vosotros algo que se me quedó grabado y que me ayuda a entender lo que veo en los dojos y por qué son tan diferentes unos maestros de otros. Se trata de las fases de aprendizaje japones: shu (aceptar), ha (romper) y ri (liberarse). Estos son los kanjis de cada uno:

shu ha ri

Como Endo Sensei lo explica mejor que yo, os traduzco un párrafo muy clarificador:

En Japón transmitimos y aprendemos la cultura a través de la forma. A menudo acabamos siendo cautivos de esas formas, hasta tal punto que nos llaman “la cultura de la forma”. Las formas son el corazón/mente de nuestros ancestros y un modo de transmisión de los mismos. Es sabido que, cuando aprendemos o entrenamos algo, pasamos por las etapas shu, ha y ri. Estas fases se explican de la siguiente manera: en shu repetimos las formas y nos disciplinamos para que nuestros cuerpos absorban las formas que nuestros ancestros crearon. Nos mantenemos fieles a las formas sin desviación alguna. Después, en la etapa ha, una vez que nos hemos disciplinado para adquirir las formas y movimientos, empezamos a hacer innovaciones. En este proceso las formas pueden romperse y descartarse. Finalmente, en ri, nos apartamos completamente de las formas, abrimos las puertas a las técnicas creativas, y llegamos a un estado en el que actuamos de acuerdo con lo que nuestro corazón/mente desea, sin límites salvo no quebrantar las leyes.

Los alumnos que llevamos poco tiempo (me incluyo sin dudarlo, sólo llevo 10 años practicando) estamos en el estado shu, los instructores, senpai y senseis suelen estar en ha y los grandes maestros (me refiero a octavos danes) japoneses que nos visitan en ri. Los que estamos en la fase shu nos volvemos locos cada vez que vemos a un gran maestro en un curso, porque imitamos la forma y ésta cambia, por definición, en cada maestro. Los instructores y senpai están más cerca y son capaces de intuir y escoger mejor a quién seguir. A nosotros no nos queda otra que confiar en ellos ciegamente y esperar a que las horas de entrenamiento hagan su efecto, pero saber en qué fase estoy me ayuda a tranquilizarme. ¿Tú cómo lo ves?

Curso de Ishimoto Sensei

Los seguidores de Hikitsuchi Sensei y los aikidocas españoles en general estamos de enhorabuena: el próximo mes de octubre nos visita Ishimoto Tomio Sensei (8º dan), que vendrá por primera vez a Europa invitado por Diego Espinosa (5ºdan). Ishimoto Tomio fue alumno directo de O´Sensei y posteriormente de Hikitsuchi Sensei, en el Dojo de Shingu, el Kumano Juku Dojo. En la actualidad es el Shihan Bu-cho (Jefe de Instructores). Le acompañará Togawa Sensei (6º dan), también de Shingu.

Durante su estancia impartirá 2 cursos:

  • MADRID: días 7, 8 y 9 de octubre.
  • PALMA DE MALLORCA: días 14, 15 y 16 de octubre.

Estos cursos, organizados desde el Dojo C.A.M. (Centro Aikido Mallorca), están abiertos a todos los grados  y el único requisito es disponer de Licencia Federativa o de un seguro de accidentes que cubra la práctica del Aikido.

Para cualquier aclaración o ayuda que preciséis, no dudéis en poneros en contacto con los organizadores:

Ishimoto Sensei es una de las figuras destacadas del Kumano Juku Dojo, y una de las referencias fundamentales de mi primer maestro, Charly Sensei, junto a Tojima Sensei, de quién ya os hablé con anterioridad. Os dejo un vídeo para ir abriendo boca:

Yo voy con seguridad a Madrid, aunque me gustaría ir a los dos eventos, pero eso ya es otra cuestión…

Vídeo del Kumano Juku Dojo

Fantástico vídeo donde se aprecia el dojo por fuera y por dentro:

Lo más curioso para mí ha sido poder ver la planta de arriba, donde hay instalaciones para hacer estancias; ya había leído que se podía hacer, pero no entendía cómo. Parece que cuesta 2000 yenes por noche, y que las clases cuestan entre 1000 y 1500 (datos de 2010, y el forero habla de memoria, así que entendamos que son sólo una orientación). Hay una clase a las 6 y media de la mañana, conducida por Anno Sensei, y otra por la tarde, a las 7 y media si no recuerdo mal, que la da el sensei de más graduación.

Los datos de contacto del Dojo son:

〒647-0005
和歌山県新宮市元鍛治町1丁目5−1
0735-21-3103

Señores, ya tenemos todos los datos sobre el Kumano Juku Dojo que necesitamos. ¡No tenemos excusa para no ir a entrenar a la raiz del Aikido!