Tag Archives: O-sensei

Crónica del primer curso en Alicante de Diego Espinosa Roca, 5º Dan (2ª parte)

“Herir a un oponente es herirte a ti mismo. El Arte de la Paz es controlar la agresión sin producir daños”
Morihei Ueshiba

Diego Sensei citó el libro “El Arte de la Paz”, una compilación de citas y conferencias de O Sensei, como una de las fuentes de las que debemos beber si queremos entender algún día el Aikido del Fundador. La cita que abre esta entrada es precisamente de este libro. Diego Sensei comentó algunos de los pensamientos de Osensei que corren el peligro de caer en el olvido si no hacemos este ejercicio de volver una y otra vez al origen del Aikido:

  • Nada contra el oponente compañero
  • No pensar en el adversario compañero
  • Atraer al atacante compañero
  • Guiar al enemigo compañero

Hablo escribo de memoria, de modo que no te tomes mis palabras como una transcripción, sólo son reflejo de lo que yo soy capaz de recordar —y ya sabes que la memoria es traicionera—. Me han llamado la atención estas cuatro frases porque se pueden relacionar con los principios del Aikido del Kumano Juku Dojo:

  • No pongas guardia
  • No mires a los ojos
  • Empezar primero
  • Trabaja sin aberturas

Permíteme que te explique cómo entiendo yo estos cuatro principios:

  1. No pongas guardia: mantente en calma y sin mostrar enfrentamiento; no quieres pelear ni hacerle daño a tu oponente, deseas que no te ataque, por lo que no le das nada a lo que enfrentarse. También tiene la ventaja de que puedes adoptar una guardia en movimiento sin preocuparte de por qué lado te atacan.
  2. No mires a los ojos: podrías quedar atrapado por la energía de tu adversario —por ejemplo me han contado que atacar a Tamura y mirarle a los ojos era sinónimo de quedarte sin fuerza en las piernas—, y también es incitar al ataque (mirar a los ojos directamente es lanzar un reto en todas las culturas que conozco). Es una manera de concentrarte en tu movimiento, en tu técnica y no en tu atacante ni en su energía. También permite tener una visión amplia del escenario y estar preparado para varios ataques simultáneos.
  3. Empezar primero: cuando tu enemigo se acerca a tu círculo de seguridad y sientes su intención de atacar, tomas la iniciativa y le atraes hacia donde tú quieres, a ese espacio donde le estás esperando con tu mejor técnica energía. Si le esperas de forma pasiva, él tendrá la iniciativa y tienes grandes posibilidades de recibir un golpe. Si empiezas primero, cuando quiere atacarte ya no estás allí y puedes resolver el conflicto de manera pacífica y sin hacerle daño. Eso es atraer y guiar al compañero, se trata de la única posibilidad de reconciliarte y de convertir a un enemigo en amigo. Recuerda que el Aikido es el Arte/Budo de la Paz/Amor.
  4. Trabajar sin aberturas: este principio es bastante obvio, no puedes trabajar de manera que tu adversario pueda retomar la iniciativa y golpearte. Debes mantener en todo momento la distancia y el control de la situación, jutno con el tempo (timing), la postura y la actitud correctas. Sólo practicando sin aberturas puedes olvidarte de tu atacante y tener una mirada amplia por si hay otro adversario esperando su momento.

Diego Sensei dedicó bastante tiempo a explicar estos conceptos de manera sublime y entretenida, en este curso hizo hincapié en el principio de empezar primero, explicando detalladamente cómo hacerlo en cada ataque (hasta ahora sólo sabía hacerlo con shomen uchi y con Katadori men uchi). Especialmente difícil el trabajo de jukumen… tenemos deberes para practicar meses.

Termino la segunda parte de la crónica con la cita de Hikitsuchi Sensei que estudiamos a final del curso, porque resume todo lo anterior:

“Si cambias de postura, cambiarás de actitud.
Si cambias de actitud, algo en tu interior va a cambiar.
Si algo en tu interior cambia, toda tu vida va a cambiar.
Si tu vida cambia, todo tu destino va a cambiar”
Michio Ikitsuchi

Las cuatro palmadas

No recuerdo muy bien si hay algún vídeo de O Sensei donde se vea el saludo completo que hacemos en el Kumano Juku, con las tres reverencias y cuatro palmadas. Cada vez que encuentro algo similar el plano empieza con una sola reverencia y cuatro palmadas. Veamos unos ejemplos:

Minuto 2:50:


Minuto 0:56:


Lo curioso del segundo vídeo, cortesía de Stanley Pranin (director de la revista Aikido Journal), es que las dos primeras palmadas son paralelas al suelo y las dos siguientes son ligeramente circulares. Ignoro si el montaje ha eliminado alguna reverencia previa, tendré que investigar un poco. Si encontráis el saludo completo en algún sitio, por favor, pasadme el enlace para que lo compartamos. Gracias.

Crónica del curso de Ishimoto Sensei en Mallorca

Hay momentos en la vida que te marcan; hay un antes y un después de estos instantes: el primer beso, la boda, el nacimiento de un hijo… Se recuerdan, se rememoran y se cuentan de manera insistente cuando ya somos viejos y nuestra hora está más cerca. Yo tengo que añadir este curso a la lista.

Seguramente mi mujer no entendería lo que voy a escribir —por suerte no me lee— pero el Aikido ya es parte importante de mi vida, hasta el punto que ya no hay marcha atrás, salvo lesión que me impida entrenar (y ni eso, pues puedes hacer Aikido con cualquiera que te plantee un problema, una confrontación o que te quiera hacer una jugarreta en el trabajo) o algún problema familiar grave. Por lo tanto no es de extrañar que alguno de las historias vividas haciendo Aikido se deslicen en esa lista de momentos mágicos en la vida de uno.

Bien, hace apenas una semana que he vuelto del curso de Ishimoto Sensei (8º Dan) en Palma de Mallorca, y os voy a ser sincero: no es lo más impresionante que he visto (ese honor es para Anno Sensei) pero este gran Sensei es el que más impresión me ha causado. Sin duda en el Kumano Juku Dojo se guarda la esencia del Aikido de O Sensei.

Intentaré explicarme: Ishimoto sabe llegarte, conecta contigo; bromea, golpea, pide perdón cuando te alcanza… te hunde en el tatami sin contemplaciones, con potencia pero sin fuerza bruta (no puede, es muy bajito y delgado, además de tener 66 años), y no sientes en ningún momento agresividad ni animadversión. Como el mismo explicaba, se trata de vaciar la mente (MU) y centrarse tan sólo en tirar al compañero, en la técnica que vas a hacer. Es eléctrico, fulgurante y enérgico. Su lenguaje corporal, simplemente fantástico: verle hablar y gesticular ya vale lo que has pagado. Te deja descansar mientras te cuenta una anécdota vivida en primera persona con O Sensei, con lo que el ritmo del curso se hace más llevadero (he estado en algunos en los que el cansancio no te permitía disfrutar, y en éste he disfrutado como nunca).

Recuerdo que tras la explicación del concepto MU, y de la demostración del principio a base de varios Jiju Waza impresionantes, tuve mi primer momento zen: sábado al mediodía, acaba la sesión matinal y me dispongo a cumplir con el ritual del plegado de la hakama. Pero algo cambia. De repente, como en las películas americanas de deportes, dejo de oir el bullicio y los comentarios de los compañeros que me rodean, y noto que tan sólo existo yo y la hakama. Recuerdo que canturreaba algo para mis adentros, una melodía inventada —quizás recordada de una vida pasada— y que por  vez primera los pliegues me obedecían, y no tenía que esforzarme por recordar el orden de los nudos de las cintas. Creo que no volveré a plegarla tan bien en mi vida. Sucedió poco después de hacernos esta foto y de transmitirle (gracias a Fuku Sensei) un mensaje de Charly Sensei:

Photobucket

También consiguió (porque sin duda, el mérito es suyo, consigue conectar la energía de todos los presentes a la suya) que un servidor, por primera vez, consiguiera acompañar luna técnica con la respiración y el sonido de forma natural. Quizás tenga que ver con MAKOTO (sinceridad): Ishimoto Sensei lo repitió varias veces, tenemos que ser sinceros, y nuestro Aikido también. Realmente me hizo sentir como un hijo o un hermano pequeño, te corrije con cariño, te anima y luego te da un consejo. También hizo hincapié en AI (unión), en acercar todos los dojos que practican Aikido, especialmente los que seguimos a O Sensei a través de Hikitsuchi Sensei. Bien, esto ya es más difícil, porque somos humanos y nuestros egos todavía son musculosos, creo que nos hace falta entrenar más.

Pero donde hay Aikido hay esperanza: si os fijáis en la siguiente foto, está Gérard Blaize y algunos de sus alumnos, de modo que puede que falte menos para que haya cierta armonía entre los grupos que siguen a Hikitsuchi en España. A mí me habría gustado que el curso hubiese tenido tanto público como el de Anno Sensei, y que hubieran venido de más sitios de España a sentir con nosotros este Budo que contagia Ishimoto. Pero por otro lado me he aprovechado y he recibido muchas más correcciones que en un curso de 100 personas.

Photobucket

Polémicas aparte, también estoy muy agradecido de haber conocido a Togawa Sensei (6º Dan), que está justo a la derecha de G. Blaize, con esa sonrisa de la que hizo gala en todo momento (menudo crack). Su manejo del bokken es espeluznante, seguramente superior al del mismísimo Ishimoto. Su suburi es el más potente y relajado que he visto, se puso en un aparte con Xisco y Mateo y nos dejó a todos boquiabiertos, golpeando a otro boken con una potencia bestial (a Fuku se le cayó al suelo, no se lo esperaba), con unos gestos muy sutiles de cuello y cadera al golpear. Sin duda tenemos mucho que aprender. Togawa Sensei es tierra, roca pura, mientras que Ishimoto Sensei es fuego, y Anno Sensei, agua.

Me fui con la impresión de que a algunos de los alumnos de Diego, acostumbrados a la sutilidad de Anno Sensei, les sorprendió la contundencia de Ishimoto, el énfasis en el atemi, el puño cerrado en el iriminage, la garra de la muerte y los dedos en los ojos… a mí me dio la sensación de volver a mis principios, pues ver a Ishimoto es como ver una versión (mejorada, claro está) de Charly Sensei, mi primer maestro. Ahora entiendo de dónde salen tantas cosas que nos enseñó, realmente no se las inventó ni las deformó para su mayor gloria, como hacen otros maestros. El camino que nos mostró, tras difuminarse durante la época de su marcha a Vietnam, vuelve a verse claro y perfectamente dibujado. Además tenemos la suerte de poder enriquecerlo con ese agua que nos aporta Anno Sensei desde la distancia y con la supervisión de Diego Sensei.

Conclusión: viví un curso emocionante pero curiosamente lo sentí con calma, con naturalidad (¿tendrá también esa acepción MAKOTO?), con energía, vitalidad y cercanía. Cuando soltó la broma de que había recibido un mail de O Sensei y de Hikitsuchi Sensei desde el cielo casi nos morimos de la risa, o cuando el sábado por la mañana nos preparábamos para hacer Sho-chiku-bai no ken y dijo que nos pusiéramos casco que había bebido mucho sake; las anécdotas de O Sensei (en futuras entradas) también fueron muy buenas.

También fue muy interesante ver el examen que hizo, según él al más puro estilo Kumano Juku Dojo (yo creía que no hacían exámenes, por lo que me han contado Charly y Diego), en el que Ishimoto iba pidiendo técnicas concretas (en esta ocasión en Suwari Waza, Hanmi Handachi Waza, Tachi Waza y Ushiro Waza). Luego pidió un Jiju Waza y ver cómo hacía de uke para Togawa Sensei. Como era un examen de 4º Dan, también se le pidió al candidato que hablara sobre el Aikido.

Buenol lo dejo aquí, quizás vuelva a escribir algo más sobre el curso más adelante.

CHIN PUN (Fin en japonés)


AGRADECIMIENTOS:

Diego Sensei: no tengo palabras para agradecerle que haya traído a estos dos grandes maestros de Shingu, discípulos directos de O Sensei y de Hikitsuchi Sensei. Sin duda ha hecho un gran esfuerzo personal y no pocos sacrificios, y sería injusto no reconocerlo. Arigato Gozaimasu!

Un recuerdo y agradecimiento especial a Ricardo, me ayudó mucho con la rodilla y gracias a él pude entrenar con menos dolor. Gracias!!

También tengo que dar las gracias a Xavier, que me llevó y me recogió en el hotel, a Artur por invitarnos a cenar en su casa (lo que nos reímos con los vídeos de humor del blog) y por el rato tan agradable hablando de Aikido sin parar. Vaya, que a pesar de ir sin compañía para Mallorca, nunca me sentí solo. Gracias a todos!

 

Curso de Ishimoto Sensei

Los seguidores de Hikitsuchi Sensei y los aikidocas españoles en general estamos de enhorabuena: el próximo mes de octubre nos visita Ishimoto Tomio Sensei (8º dan), que vendrá por primera vez a Europa invitado por Diego Espinosa (5ºdan). Ishimoto Tomio fue alumno directo de O´Sensei y posteriormente de Hikitsuchi Sensei, en el Dojo de Shingu, el Kumano Juku Dojo. En la actualidad es el Shihan Bu-cho (Jefe de Instructores). Le acompañará Togawa Sensei (6º dan), también de Shingu.

Durante su estancia impartirá 2 cursos:

  • MADRID: días 7, 8 y 9 de octubre.
  • PALMA DE MALLORCA: días 14, 15 y 16 de octubre.

Estos cursos, organizados desde el Dojo C.A.M. (Centro Aikido Mallorca), están abiertos a todos los grados  y el único requisito es disponer de Licencia Federativa o de un seguro de accidentes que cubra la práctica del Aikido.

Para cualquier aclaración o ayuda que preciséis, no dudéis en poneros en contacto con los organizadores:

Ishimoto Sensei es una de las figuras destacadas del Kumano Juku Dojo, y una de las referencias fundamentales de mi primer maestro, Charly Sensei, junto a Tojima Sensei, de quién ya os hablé con anterioridad. Os dejo un vídeo para ir abriendo boca:

Yo voy con seguridad a Madrid, aunque me gustaría ir a los dos eventos, pero eso ya es otra cuestión…

Anécdotas de O’Sensei II

Vuelvo a la carga con anécdotas de Morihei Ueshiba, el Fundador del Aikido, para que todo el mundo se haga una idea de su nivel de maestría en el Budo. Ésta la he leído aquí.

O'Sensei joven

En tan solo un año el pequeño dojo que Morihei había hecho para la práctica de los estudiantes de shintoismo Omoto‐Kyo se volvió muy famoso por todo Japón, y grandes personalidades fueron a aprender con el gran maestro Ueshiba, como el famoso Almirante Takeshita.

En aquellos días los alumnos de Kenji Tomiki, alumno destacado del Dr. Jigoro Kano (creador del Judo), le pidieron que se probara con el Maestro Ueshiba, a lo que él respondió: “Yo también he oído de esas demostraciones fraudulentas de Ueshiba, pero miren él tiene más de cuarenta años. Si yo le diera una paliza me vería muy mal con mis compañeros de Judo y dirían que soy un abusón”, pero sus alumnos le dijeron que nadie se atrevería a pensar algo así. Entonces Tomiki accedió y fue a retar a Morihei Ueshiba.

Ya en combate, Tomiki trató de sujetar la solapa y la manga de su adversario (como buen judoka), pero antes de que lo lograra se encontraba proyectado a varios metros. Luego, el maestro Ueshiba lo clavó firmemente en el tatami sin que pudiera moverse. Dejó que se levantara y le dio otra oportunidad, Tomiki Sensei volvió a intentar otra de sus llaves, pero nuevamente se encontró suspendido en el aire para finalmente aterrizar de espaldas en el suelo; después de esto se disculpó y le pidió respetuosamente si lo aceptaba como alumno. Años después Tomiki Sensei recibió en 1940 el primer 8º Dan de Aikido que otorgó Ueshiba, equivalente a un diploma Menkyo Kaiden (certificados de maestría total de un arte marcial).

Diario de O’Sensei

Recientemente Stanley Pranin, el mayor estudioso del Aikido y director de la prestigiosa revista Aikido Journal, ha podido acceder al cajón secreto de Hikitsuchi Sensei en el Kumano Juku Dojo (construido por Morihei Ueshiba y por Hikitsuchi Sensei en Shingu, prefectura de Wakayama, cerca de Tanabe y las cataratas de Kumano), donde ha encontrado su diploma de 10º Dan, varios diplomas de danes sin otorgar y unos viejos cuadernos que han resultado ser los diarios personales del Fundador, Morihei Ueshiba.

Lo curioso es que están escritos en inglés (seguro que ayudado por un asistente), por lo que he podido traducir uno de los días al azar; éste es un día cualquiera en la vida de O’Sensei:

1 de abril

4:30

Me levanto y subo al tejado a saludar a la diosa del Sol. Por supuesto, nuestra conversación giró en torno al jo. No acierto a comprender por qué Kisshomaru no hace más uso de este maravilloso instrumento. Después de todo, yo lo usé bastante a menudo.

Tuve una discusión con Amaterasu sobre su nieto Masakatsu Agatsu. Le conté que era mi deidad favorita, junto con su hermano Susano O, pero esto NO le cayó demasiado bien EN ABSOLUTO. Me contó que ella todavía tiene serios problemas con Susano O y que esos problemas afectan al universo entero. También están interfiriendo en mi propio trabajo como Avatar (N. del T.: dios reencarnado) entre los tres Reinos. Aquí estoy, en el Puente Flotante del Cielo, constantemente entrenando para asegurarme que el Aiki es el Aiki (me alegra que el japonés sea una lengua tan rica en recursos; es completamente diferente al opaco y aburrido inglés), pero los continuos problemas con Amateratsu y su hermano hacen que las cosas sean muy, muy difíciles.

De modo que la tranquilicé con la observación de que todo el problema se basa en la traducción al inglés. El idioma inglés simplemente no tiene los recursos para capturar el completo rango de significados que encierra (¿lo deletreo bien?) la frase el Aiki es el Aiki. Concluyo que todos mis discursos están siendo traducidos al inglés por un profesor de Budismo que vive en el norte de Japón (me suena porque a veces lleva hakamas de flores y hace cantos de Kotodama en iglesias inglesas: al menos se agradece porque aquí en Japón se oyen cantos muy aburridos).1 Le explico que el profesor ha traducido el nombre Masakatsu Agatsu como victoria SOBRE uno mismo, no victoria POR uno mismo, que es MUCHO más claro que todo eso de ganar y perder, especialmente para nuestros alumnos americanos.

A propósito, me he enterado de que hay una película que sale con el nombre de Avatar. Cuando oí sobre ella la primera vez, me alegré mucho y esperaba que hablaran de mi trabajo en el Puente Flotante del Cielo, uniendo los Tres Mundos, pero el film era competamente decepcionante. El argumento era TOTALMENTE erróneo y se centraba en estúpidas relaciones con una extraña gente azul, de nariz larga y con cola. Si a la gente empieza a salirle cola vamos a tener que rediseñar el equipamiento completo de entrenamiento (keikogi), especialmente lospantalones y las hakamas.

Así que le digo a mi nieto Moriteru que lidie con ese problema, pero de todas formas él parece completamente despreocupado. “Ojiichan”, me dice, “si la gente viene al Hombu Dojo con cola, ten por seguro que manejaremos la situación diligentemente. Ahora somos una organización muy eficiente y en mejora contínua”. No me quedé muy convencido, pues leí en algún sitio que los pliegues de la hakama representan siete virtudes; pero ahora hemos de añadir una octava virtud para la cola. ¿En QUÉ se está convirtiendo el mundo?  De todos modos todavía no he visto a nadie con cola entrenando, pero debo consultar con Deguchi Sensei. Seguro que se ha encontrado avatares azules durante sus últimos viajes por el Mundo de los Espíritus. Deguchi Sensei es una fuente constante de inspiración, como Goi Sensei, aunque los métodos espirituales de ambos son muy diferentes. Deguchi Sensei es refrescante, constantemente regalándome informes sobre visitas al mundo de los espíritus y sus actividades con los espíritus, aunque el uso que hace de su miembro masculino hace que uno se ruborice. Goi Sensei, por otro lado, es mucho más pedestre, aunque está de acuerdo conmigo mucho más a menudo. De todas formas todo lo que parece hacer es poner carteles de oraciones por todas partes, deseando la paz mundial. Por supuesto que todo eso merece mucho la pena, pero no seré yo quién le diga que mi trabajo en el Puente Flotante del Cielo, trabajando para unir los Tres Mundos y completamente en consonancia con la idea de que el Aiki es el Aiki, es MUCHO més efectivo que los carteles de oraciones. Sólo el tiempo le dirá.
6:30

Bajé las escaleras y me preparé para la práctica. Decido explicar con más detalle el sonido Kotodama SU y cómo creó el universo. PERO TODO cayó TOTALMENTE en terreno pedregoso (¿dónde he oído esta frase antes? nota: es una buena frase, totalmente apropiada para el actual grupo de uchi-deshi: debo empezar a usarla a menudo).2 Simplemente se sentaron ahí con cara de tontos. Probablamente esperaban que parara de hablar e hiciera algunas técnicas. Seguro que os hacéis una idea: gente que te mira atentamente y da cabezadas, esperando que pienses que entienden mientras mueven las rodillas con disimulo por estar sentados en seiza tanto tiempo. Pero finalmente, cuando llamo al americano grande para hacer de uke (creo que su nombre es Dogson, Dodgson, Dobson, Fogson, Edison o algo así: prefiero llamarle Teru), llevaba demasiada energía y se equivocó en el tempo, vaya en todo. Cielos, ni siquiera pudo hacer correctamente el tori fune, el ejercicio de remo, y debería saber que es absolutamente crucial para invocar a los kami correctos para el entrenamiento. ¿Cuando aprenderán estos uchideshi?

Todavía estaba un poco gruñón después del entrenamiento, para descubrir que el uchidesi a cargo del baño matinal no había llenado la bañera correctamente. Había comprobado la temperatura poniendo la mano en el agua, contaminándola por completo. Deberían saber que el agua del baño, de hecho cualquier tipo de agua, tiene que ser prístina y pura. De otro modo es completamente inútil para el misogi (purificación). No dejo de hablar sobre estas cosas durante el entrenamiento, pero los uchidesi no parecen entenderlo. El otro día uno de los deshi apareció en ropa interior, por el amor de Dios. Creo que era Saotome. Así que le envié al tatami muy pronto y le hice sentar en seiza y mirar todo el rato.
9:00

Me siento mucho mejor después del desayuno, que fue correctamente preparado por Ella-a-la-que-debe-Obedecerse, aunque me echó la bronca por haber tenido que remendar mi hakama, porque algún uke estúpido la había destrozado. Me maldijo por no controlar al uke correctamente, en vez de al uke por no caer adecuadamente (obviamente ella sabe más aikido de lo que pensaba). Durante el desayuno mi díscolo hijo murmullaba algo sobre hacer algún tipo de demostración pública. Es una pena que suspendiera los exámenes médicos para entrar en el ejército.  Una temporadita en la Armada Japonesa, o incluso en las nuevas Fuerzas de Ocupación (creo que se llaman Marines y por el aspecto de algunos soldados parece que aceptan extranjeros) le habrían dado las agallas que tanto necesita.
10:00-12:00

Tengo otra larga conversación con Amateratsu y decido ir a Iwama para hablar con mayor detalle con Susano O. Así se lo anuncio a Ella-a-la-que-debe-Obedecerse y entra en pánico. No tengo ni idea de por qué… murmulla algo sobre los horarios de los trenes, pero le aseguro que NUNCA llego a la estación una hora antes de que el tren salga, de modo que no hay por qué preocuparse. Me asignan al deshi que mató al perro (creo que se llama Chiba), pero me cuentan que mi hijo Kishomaru también me acompañará. Me huelo que quiere discutir algo muy importante.
16:00

PIERDO EL TREN A IWAMA. Esto NUNCA me había pasado. Llegué a la estación una hora antes de que saliera el tren, pero descubrí que llegaba 5 minutos tarde: el tren ya había partido. Y para colmo Kisshomaru y el deshi se habían esfumado, estaba anonadado. Menos mal que Deguchi me dijo que fuera paciente, que había consultado a algunas de sus deidades amigas y me aseguró que era mi destino llegar a Iwama hoy.
18:00

Finalmente llegamos a Iwama y tomo un baño de bienvenida. El agua estaba bien. Kisshomaru, que había tomado el tren correcto, estaba allí para recogerme con Saito padre e hijo. Fui al templo y discutí algunos asuntos con Susano O concernientes a los Tres Mundos. Me explicó algo sobre los problemas de Amateratsu, pero me quedé de piedra cuando de nuevo me sugirió que viera la nueva película Avatar —y se mostró bastante impasible ante el asunto de las colas y las extrañas narices. Me dijo que el Aikido debía estar en total sintonía con la ecología, sea lo que sea eso.
20:00

Tengo una discusión insoportable con Kisshomaru después del keiko. Parece que ha decidido que el Aikido debe ser popular, ahora que la guerra ha terminado, y por eso quiere hacer una demostración pública. Cuando le rebato que uno sólo hace demostraciones en presencia de Su Majestad, le echó huevos y me dijo que había tenido la idea en agosto de 1945, cuando Su Majestad anunció la rendición de Japón. Kisshomaru claramente tiene más agallas de las que pensaba; obviamente ha estado hablando con su madre. Todavía estaba flipando cuando me cuenta que el sitio sería el TEJADO de una tienda, argumentando que mucha gente iría a ver la demostración si se hacía allí. Que de todas formas el Aikido tenía que volverse relevante para las vidas de la gente normal, no sólo de los aristócratas. Por supuesto, me dijo que entendía el brillante trabajo que yo había estado haciendo manteniendo los Tres Mundos unidos, pero que su trabajo estaba aquí, en la tierra. Fue muy firme a este respecto y su segundo argumento fue que el dojo de Tokio tenía que ser demolido y reemplazado por otro mucho más grande y adecuado para el Aikido como un Budo universal. No puedo discutir esto, pero echaré de menos el viejo dojo de madera. Le digo que por lo menos dejemos Iwama como está. En todo caso ahí está Saito que es capaz de plantarle cara a Kisshomaru.

De todas formas era de día cuando me desperté. He debido caer dormido mientras anoche Chiba leía Reikai Monogatari. Me levanto y voy fuera a saludar a la diosa Sol y enterarme de las últimas noticias de Susano O…

1 N. del T.: se refiere a John Stevens, en el blog aparece el vídeo del Kotodama al que se refiere el Fundador.
2 N. del T.: se refiere a la Biblia y a la parábola del sembrador: Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. Y se le juntó mucha gente; y entrando Él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: «He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga.»

Más información aquí.

Otra de tortazos

O’Sensei no deja de asombrarme. Aquí lo tenemos poco antes de su muerte, con 84 años, acabando la mayoría de las técnicas con un tortazo a la cara del uke (obviamente, estos se tiran al suelo antes de recibir una dosis letal de energía):

Otra de las curiosidades es comprobar cómo Hikitsuchi le acompañaba siempre que podía; se le ve al principio y al final, haciendo de uke con el boken y recibiendo un tsuki en toda la cara.

Crónica del 2º Curso Nacional de Aikido Budo (1ª parte)

Un fin de semana intenso.
Reencuentros.
Abrazos.
Emoción.
Dolor (de rodillas, se entiende).

Tres años después, Charly Sensei reapareció como si el tiempo se hubiera detenido, como si no hubiera pasado el tiempo. Él sigue igual, mientras que nosotros estamos más viejos, gordos y calvos (menos las chicas, que cada día están más guapas). Eso sí, como nos comentó orgulloso y emocionado, menos patosos que antes de marchar a Vietnam. Tres reverencias y cuatro aplausos a los 4 puntos cardinales y el curso ya había empezado. Calentamiento clásico de Shingu, Chinkon Nishin no Hoo y Tai No Henko. Como siempre, como hemos seguido haciendo mientras él no estaba.

2CAB2010_4

Foto de grupo del sábado; falta gente, pero está casi todo el mundo.

El tatami: magnífico, la verdad es que el Centro de Tecnificación es el mejor sitio de Alicante para un curso de estas características; había suficiente sitio para trabajar sin agobios y trabajar los ukemis con tranquilidad. Agua fresca en cantidad, un Kamiza desmontable cortesía de Juanjo y todos los detalles controlados. Desde aquí quiero felicitar personalmente a Fernando y a Juanjo por la espléndida organización, a la que sumé lo mejor que pude y supe. Muchas gracias, chicos, sois grandes.

2CAB2010_1

Charly Sensei con los tres mosqueteros: Fernando, Juanjo y un servidor

El ambiente: eso no se puede describir con palabras, había que estar allí para sentirlo; para que os hagáis una idea, hasta la gente que se acababa de conocer ese fin de semana se despedía con un abrazo de varios segundos. El verdadero Aikido genera ese estado de paz y de armonía, y creo que ese era el sueño de O’Sensei, que todo el mundo practicara Aikido y se olvidara de guerras y disputas. Cuando hablaba de amor y de paz, se refería a un estado mental conseguido a través del entrenamiento, no a practicar sin buscar hacerle daño a nadie; ya lo dice el refrán, quién bien te quiere te hará llorar.

2CAB2010_2

La foto deseada: Charly Sensei y yo ¡con hakama!

Las técnicas: en su línea, con varias intensidades, desde el Aikido más fluido y circular hasta el más duro y directo. Mucha iniciativa y trabajo de armas relacionado con el de manos vacías. Todo magnífico, la gente entusiasmada, y Charly emocionado y orgulloso de sus alumnos, pues tras tantos años ya sólo tenía que pulir detalles.

2CAB2010_3

Kote Gaeshi clásico de Shingu. SIn palabras…

Bueno, éstas son mis primeras impresiones escritas a vuela pluma, conforme vayan llegando las fotos y subiéndose los vídeos iré publicando más detalles sobre el encuentro. Hablamos…

2º Curso Nacional de Aikido Budo (II)

Ya queda menos de un mes para que venga Charly Sensei a España, y ya estoy que me entreno encima. Hace mucho tiempo que no le veo en persona, y más todavía sin entrenar con él. Va a ser algo memorable, un curso con la energía habitual y como siempre, combinando el Kihon Waza con un poco de Budo, donde se le cambia el chip a las técnicas para hacerlas más marciales, más efectivas. Para haceros una idea, Fernando acaba de subir un vídeo se su último curso en España, espero que os guste:

En las imágenes se ven técnicas calcadas a las de Hikitsuchi Sensei, con quién Charly entrenó 5 años consecutivos en Shingu, Japón. Si os extraña ver golpes de puño como final de una técnica de Aikido, echad un vistazo a estos vídeos:

http://www.youtube.com/watch?v=LUajLtAMZ8Y

Mucha gente tiene la idea de que O’Sensei, al predicar que el Aikido es amor, dejó atrás las técnicas con atemis y golpes de puño, pero los documentales son claros al respecto. Los practicó hasta el último de sus días, y sospecho que pensaba que un golpe en la cara se puede dar con cariño. Ahora en serio, creo que tiene que ver con el poder de atracción del que siempre hablaba: si tu adversario decide atacar, ya ha perdido, porque se encuentra el golpe o la proyección; dicho de otra manera, es él el que te pega con la cara en el puño. 😉

Anécdotas de O’Sensei I

Hay muchas anécdotas del Fundador, contadas en primera persona por sus alumnos y quienes le conocieron, que describen hazañas imposibles, cosas que desafían los límites de la física. Cualquiera que practique un tiempo artes marciales sabe que la mente guía al cuerpo y que el poder oculto del ser humano es increible. Con un poco de suerte y muchos años de entrenamiento uno mismo puede llegar a experimentar o ver fenómenos igual de extraños que los que voy a empezar a recopilar:

Esta anécdota le ocurrió a Hikitsuchi Sensei mientras entrenaba con el Fundador. La primera vez que leí esta historia se citaba un detalle que en los textos que he encontrado no aparece, y es que el entrenamiento se hizo a oscuras, con la luz de la luna que entraba por las ventanas:

« Un día del mes de Agosto de 1957, hacia la 1 de la madrugada, el Maestro Morihei UESHIBA me pidió que me lavantase para ir a entrenarnos al dojo y practicar el ken (SHO CHIKU BAI NO KEN). En el dojo, pues, yo atacaba a O Sensei, pero durante la ejecución de uno de estos ataques sentí que el bokken de O Sensei se había roto. Su bokken efectivamente estaba cortado a una buena longitud de la punta. Me puse a buscar dentro del dojo el extremo cortado, pero O Sensei me dijo « ¿Qué es lo que buscas? ¿No es esto lo que buscas? » y diciéndolo sacó el extremo roto del bokken de dentro de su keikogi (vestidura de entrenamiento). Yo estaba estupefacto ya que estaba convencido de que el extremo roto se había dispersado por el dojo y me preguntaba cómo había podido caer en el interior del keikogi de O Sensei. Fue aquel día que O Sensei me desveló el “secreto” del ken del aikido (SHO CHIKU BAI NO KEN) y me entregó el makimono del palo del aikido (MASAKATSU BO-JUTSU). »

O'Sensei con Hikitsuchi
Traducido por Aikido Ibiza a partir del libro de Gerard Blaize.