Home » Farsa de Ávila

Farsa de Ávila

Como Enrique no había aceptado las disposiciones de la Sentencia de Medina del Campo, la respuesta de los nobles fue destituir a Enrique y proclamar a su hermano Alfonso, que entonces tenía 11 años, rey de Castilla y León , en Plasencia el 27 de abril de 1465, ceremonia que fue ratificada en Ávila, el 5 de junio de 1465, en la conocida “Farsa de Ávila”.

Junto a las murallas de Ávila, los nobles alzaron un tablado y, sobre él pusieron un muñeco, representando a la figura del rey, que vestía de luto y tenía los atributos regios (una corona, un estoque y un bastón). Los nobles se pusieron alrededor de la figura y leyeron una carta donde acusaban al rey de cuatro cosas: la primera era que merecía perder la dignidad real y entonces llegó el Arzobispo de Toledo, Alonso Carrillo y le quitó la corona de la cabeza; la segunda, que merecía perder la administración de la justicia, y llegó Álvaro de Zúñiga y le quitó el estoque; la tercera, que merecía perder la gobernación del reino y llegó el conde de Benavente, Rodrigo Pimentel y le quitó el bastón; y la cuarta , que merecía perder el trono y llegó Diego  López de Zúñiga y derribó el muñeco de la silla, acompañándose de insultos hacia el rey.  Tras esto, llevaron al príncipe Alfonso a encima del tablado y lo sentaron en el trono, proclamándolo rey con el nombre  de “Alfonso XII”.

Enrique IV no aceptó esto y respondió haciendo reconocer a su hija como princesa heredera.

Podéis visualizar una representación de esta “Farsa de Ávila”, en un fragmento de un capítulo de la serie Isabel de TVE, pinchando aquí.

Farsa de Ávila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *