Miguel Hernandez

Muchos tragos es la vida y un solo trago es la muerte

Miguel Hernandez - Muchos tragos es la vida y un solo trago es la muerte

Obras completas I

Hernández, M. Obras completas I. Editorial RBA Barcelona. 2005. 1174 págs. ISBN:  84-473-4690-0

RBA, con la colaboración del Instituto Cervantes, editaron en el año 2005 las obras completas de Miguel Hernández, llevando introducción y notas de Agustín Sánchez Vidal, José Carlos Rovira y Carmen Alemany. En este primer tomo se recogen “Poemas sueltos”, “Perito en lunas”, “El rayo que no cesa”, “Viento del pueblo”, “El hombre acecha” y “Cancionero y romancero de ausencias“. Como ilustración he elegido el siguiente poema de “El hombre acecha”, poemario inédito hasta 1981 en que vio su publicación.

David Fernández Rivera homenajea a Miguel Hernández

El artista y poeta vigués David Fernández presentó en la Universidad Miguel Hernández de Orihuela, el disco ‘Miguel Hernández. Poemas selectos’. ‘Miguel Hernández. Poemas selectos’, editado por la firma madrileña ‘Visión Libros’, es un trabajo sumamente singular, pues además de ser un homenaje a la figura del gran poeta, el disco reflexiona a través del arte sobre las convenciones musicales, así como de la interpretación. Son nueve poemas, entre los que están los conocidos ‘Nanas de la cebolla’, ‘Vientos del pueblo‘ o ‘Elegía a Ramón Sijé’, componen esta ambiciosa realidad musical. Para Rivera, ‘Miguel Hernández, es una de las pocas voces de la naturaleza para un mundo que ha perdido su identidad’. Durante la velada se hizo entrega a David Fernández Rivera del galardón de la entidad, en palabras del director: ‘Por su aportación e innovación a la poesía y al teatro internacional, la divulgación e investigación artística de la obra de Miguel Hernández, así como una lucha constante como motor de la cultura rural, especialmente en su comunidad autónoma, Galicia‘.

Konsumo respeto y el Cancionero y romancero de ausencias

Konsumo respeto presentan su nuevo trabajo discográfico con el título “….Como te iba diciendo” y en el han registrado 11 temas, 10 propios y la musicalización del poema de Miguel Hernández “Cancionero y romancero de ausencias”. El disco abre su presentación con “Para ti”, tema melódico que junto con “Si te he visto no me acuerdo”, revelan desilusión por algunas personas. La segunda canción que encontramos, “Una nueva vida”, está introducido por un rift de guitarra que da caña a la canción desde el principio, siendo una de las más potentes del disco. Y cerrándolo está “Cancionero y romancero de ausencias”, poema de Miguel Hernández y título de un libro de dicho autor, ahora musicado por la banda alicantina.

Hoy converso con Miguel

“Hoy converso con Miguel” es el tema que el rapero alicantino Nach le ha dedicado a Miguel Hernández. Aunque pueda parecer un acto de oportunismo, en realidad no lo es ya que fue un encargo que le hizo la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elx (Alicante) con motivo del Centenario del nacimiento del poeta. Desde la propia universidad se dio a conocer en una rueda de prensa que este tema incluía varios versos de diferentes poemas del poeta alicanto. En él podréis encontrar versos de El rayo que no cesa, Nanas de la cebolla o Sobre los muertos. En esta ocasión, ha conseguido un resultado más que decente con lo  que supone hacer un homenaje en versión rap de alguien de la talla de Miguel Hernández, sólo al alcance de gente como Joan Manuel Serrat.

El niño yuntero por Victor Jara

El derecho de vivir en paz es el sexto álbum de estudio del cantautor chileno Víctor Jara como solista, lanzado originalmente en abril de 1971 por el sello DICAP. En este álbum, Victor Jara aprovecha para introducir el famoso poema “El niño Yuntero”, poema de Miguel Hernández. Este poema forma parte del libro Viento del Pueblo. Es por ello que el cantante chileno Victor Jara se fijase en él, dada su connotación política, en la que ambos artistas se hallaban inmersos.

Joan Manuel Serrat y Miguel Hernández

En 1972 ‘Miguel Hernández’, Joan Manuel Serrat lanzó un histórico disco con algunos de los poemas más conocidos del malogrado poeta y dramaturgo levantino. En aquella ocasión visitó a la viuda, Josefina Manresa, para enseñarle una grabación y ver si le daba la venia, y se encontró con que la señora no tenía tocadiscos; Joan Manuel le compró uno para remediar el problema y Doña Josefina no sólo le dio permiso, sino que le otorgó su bendición. Ese primer disco contenía versiones musicadas de poemas como Menos tu vientre, Nanas de la cebolla o Elegía, indiscutibles obras cumbre de la lírica española, y en el nuevo álbum podremos disfrutar de Ay del ay por el ay, El silbo del dale o Tus cartas son un vino, composiciones que no le van a la zaga a las primeras. Con ambas grabaciones, Serrat, honra no sólo la obra, sino también la memoria de un hombre que murió de un modo cruento y que, de no ser por su fiel amigo Vicente Aleixandre, se hubiera perdido en gran parte por el abismo del olvido.

Homenaje de Enrique Morente a Miguel Hernández

Con Homenaje flamenco a Miguel Hernández (1971) Enrique Morente inauguró una tendencia, de la que es sin duda el más destacado representante, consistente en adaptar textos de la llamada poesía culta a los ritmos y estilos del flamenco. Una tendencia frecuente en aquel momento en el ámbito de la canción popular, pero que en el caso del flamenco resultaba casi inédita (hubo algunas experiencias previas pero apenas merecen ser consideradas) y, desde luego, bastante arriesgada. Tan arriesgada que, a pesar de los valores intrínsecos y de su carácter pionero, no podemos contar los tres poemas de Miguel Hernández musicados por Morente (Sentado sobre los muertos, El niño yuntero, Nanas de la cebolla, a ritmo de romance, malagueña y nana, respectivamente) entre lo mejor de la producción del cantaor granadino.

Homenaje de Adolfo Celdrán a Miguel Hernández

En 1975 el cantautor, músico, poeta y autor teatral de Alicante Adolfo Celdrán, se graba y edita su segundo LP, titulado 4.444 veces, por ejemplo. En este trabajo reivindica al gran poeta Miguel Hernández, musicando el texto Antes del Odio y convirtiéndolo en una canción que por su construcción y desarrollo musical, y por su interpretación es una auténtica joya (F.G. Lucini). En esta obra, además de las canciones basadas en textos de poetas como León Felipe, Nicolás Guillén, Jesús López Pacheco, Fernando Brasó, y, se incluyen cinco canciones del propio autor, contiene además un texto de Antonio Gómez, basado en un personaje de Federico García Lorca y que titula Doña Rosita. Es en este trabajo dónde se aprecia la cultura y el arraigo a las raíces del autor Alicantino, mostrando así este entusiasmo por la figura del poeta oriolano Miguel Hernández.

24 poemas inéditos

La Diputación de Alicante ha rescatado 24 sonetos inéditos del poeta que forman parte de un conjunto de 39 sonetos escritos entre 1932 y 1934. Estos sonetos constituyen una de las más singulares creaciones de Miguel Hernández y pertenecen a la fase en que el poeta pasa del gongorismo de Perito en lunas al aprendizaje de la lección renacentista, en opinión de José Carlos Rovira, estudioso de la obra del poeta. Fueron escritos cuando éste regresa a Orihuela en 1932 y antes de su viaje definitivo a Madrid, en 1934. Los sonetos están escritos en cuartillas mecanografiadas, sobre las que Miguel Hernández introdujo correcciones a mano, con tres tintas diferentes, y es difícil establecer el orden temporal de los mismos.

Poemas Últimos (1938-1941)

Como decíamos en el apartado anterior, otros poemas de esta época, aunque conservan los temas del Cancionero…, por su forma y estilo se han considerado como Poemas Últimos, aunque la palabra “últimos” no debe interpretarse como posteriores a este libro. Se trata de poemas de mayor extensión y de arte mayor, que no pueden clasificarse como canciones o romances. Es por ello que nos encontramos ante poemas que, a pesar de su distinta estructura formal, coinciden en gran manera con el libro anterior en temas y rasgos estilísticos. Estos poemas quedan, por tanto, separados del Cancionero y formarán parte de una compilación de sus poemas últimos.

Dos cuentos para Manolillo de Miguel Hernández

Se trata de dos volúmenes, donde ya en sus últimos momentos de vida, M. Hernández elabora un cuadernillo confeccionado a mano por sí mismo en la Cárcel de Alicante, con los dos cuentos —El potro oscuro y El conejito— que escribió, dibujó y encuadernó como regalo para su hijo Manuel Miguel. En la cárcel se los entregó a su esposa, Josefina Manresa, que los mantuvo inéditos mientras vivieron ella y su hijo, con quien tantas veces los leyó. Las huellas de las lágrimas de Manuel Miguel quedan como borrones entre sus páginas. Posteriormente M. Hernández terminará su obra mediante sus últimos poemas sueltos.

Cancionero y Romancero de ausencias

Los primeros poemas de Cancionero y romancero de ausencias empezó a escribirlos hacia 1938, cuando todavía estaba escribiendo El hombre acecha. Probablemente, motivados por el nacimiento de su primer hijo Manuel Ramón y su posterior fallecimiento. Los borradores de estos poemas aparecen a lápiz sobre unas cuartillas de igual papel al de su anterior libro. Varios de estos poemas aparecerán de hecho en El hombre acecha, por ejemplo, el poema «Carta», que vimos en el apartado anterior, dirigido a la mujer y al hijo muerto, como lo demuestran tanto la lectura atenta del poema como los borradores previos. Existe en el Cancionero y romancero de ausencias un aspecto esencial: es su capacidad de sufrimiento. El morir diario ya de por sí es bastante para aniquilar a un hombre y mucho más si ese hombre es un poeta. Esa inclinación por la muerte, esa visión y concepción de la muerte desde que empezó a sentir, esa predisposición, presentimiento de muerte que le acompaña, va más allá de su propia persona.

Teatro en la guerra

El triunfo del Frente Popular le implicará más en sus ilusiones políticas, hasta que el asesinato de Federico le adentra al máximo en el compromiso político. La poesía de Miguel Hernández se hace imprescindible en los frentes de la guerra y en las retaguardias, y trascenderá el final de la contienda y su muerte para hacerse objeto de culto para los antifranquistas. Sin embargo, otros textos, de compromisos políticos fehacientes y animadores de moral en las batallas ven la luz en los boletines de guerra. Compromiso hasta el final. Estos textos, sólo conocidos por los soldados lectores del frente, nos llegan hoy de la mano de la Fundación Domingo Malagón y de su estudioso Javier Ruiz.

El labrador de más aire

El teatro de Miguel Hernández constituye una notable singularidad en la literatura española del siglo xx que sobresale por su carácter mixto. Escrita por un poeta de superior inspiración, responde, sin embargo, a circunstancias externas al quehacer literario que revisten una notoria peculiaridad. El labrador de más aire se inscribe en el llamado teatro social dentro de la producción dramática hernandiana. Es la principal pieza dramática en verso del poeta de Orihuela, de clara intención social y de raíz tradicional, rara combinación de eficacia dramática y acento lírico, salpicada de canciones populares. Una nueva visión -ahora dramática- que enriquece la oferta de Letras Hispánicas de la obra de Miguel Hernández. Este es el cuarto volumen dedicado a ella. Los profesores De Paco y Díez de Revenga han colaborado ya en la colección y son un buen aval para la difusión de la obra.

El viento del pueblo

M. Hernández busca una poesía útil que llegue al corazón del pueblo llano, escrita para ser recitada en las trincheras, aldeas y pueblos, y busca emparejarlas con el cancionero popular con la intención de «mantener la moral del soldado, para adoctrinarle a propósito de la causa…». Es su primer libro de poesía de guerra, de tono «viril y apasionado», canta el dolor de un pueblo en guerra, preso de un feroz odio a sus propios hermanos que han desenfundado las «garras» del instinto salvaje y del tigre. Impregnado de terrible amargura con metáforas animalistas. Quizá sea uno de los libros al que más estudios le han dedicado los especialistas, quienes afirman que es un libro heterogéneo y publicado por razones de propaganda política y que su organización carece de una estructura definida». Y, sin embargo, hay un hilo conductor: el dolor. Dolor en las Elegías y en las Odas; dolor en los poemas imprecatorios y en los cantos épicos. El viento del pueblo lo contiene todo y todo lo arrastra sin detenerse a clasificar o jerarquizar. De aquí que la obra muestre una estructura compacta y fluida al mismo tiempo.

El Rayo que no cesa

El rayo que no cesa es uno de los más conmovedores libros de poesía castellana. El descubrimiento del amor constituye para Miguel Hernández una extraordinaria aventura poética. Empieza a explorar una nueva dimensión de su ser, la que le liga a los más elemental humano, y descubre que amor y muerte son cara y cruz de una misma moneda. De ahí brota la vivencia básica de la “pena”, que, rebasando los límites personales, hace al poeta cargar, solidario, con el dolor de todos los desheredados. Autor de estudios básicos para el conocimiento de la época y del poeta -La poesía española entre pureza y revolución y La poesía de Miguel Hernández-, Juan cano Ballesta ofrece en este volumen una guía segura para adentrarse en la riqueza de El rayo que no cesa, así como en los poemas de “El silbo vulnerado” y los publicados en la revista El Gallo Crisis que dirigió Ramón Sijé, su “compañero del alma”.

El silbo vulnerado (Imagen de tu Huella)

M. Hernández escribe El silbo vulnerado en 1934 con evidentes resonancias místicas. En El silbo vulnerado primitivo los temas principales son el aire libre, la pastoría… es decir el juego de convivencia entre el poeta y su entorno junto a la influencia de los clásicos entre los que podemos destacar a Garcilaso de la Vega y San Juan de la Cruz, sobre todo, además de Góngora, Quevedo, Boscán… dando paso a un segundo «Silbo» influenciado por Benjamín Palencia que desembocaría en un tercero definitivo donde Hernández refleja sus objetivos como poeta. El conjunto de estos «Silbos» dan lugar a lo que en 1935 denominaría el poeta Imagen de tu huella, dando forma a la obra. Dicha denominación sería muy breve al ser sustituida en poco tiempo por el proyecto que acabo titulando El Rayo que no cesa compuesto por 30 poemas, diez de los cuales toma de este libro. Fue publicado en Orihuela en El Gallo Crisis. Como los autos sacramentales, debe mucho a la poesía mística de San Juan de la Cruz, y de Baltasar de Alcázar. “Poesía de factura clásica…”, confesado por el propio Hernández. También se ve reflejada la mano impresionista y colorista de Gabriel Miró.

Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras

Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras es una obra teatral de Miguel Hernández escrita en 1933, y publicada al año siguiente en la revista Cruz y Raya que dirigía José Bergamín. En ella intenta componer un auto sacramental a imagen y semejanza de los que escribió Calderón de la Barca en el siglo XVII. Se trata de su primera obra teatral y fue escrita aún en su lugar de origen, Orihuela, aunque revisada y finalizada ya en pleno traslado a Madrid. Miguel Hernández recrea, con mayor extensión, en un auto sacramental calderoniano en tres actos titulados: Estado de las inocenciasEstado de las malas pasiones y Estado del arrepentimiento, el Génesis, la caída en pecado original y la redención del Hombre, que representa por figura alegórica a toda la humanidad.

Perito en Lunas

Hernández, M. Perito en lunas.

M. Hernández quiso hacer en este libro un homenaje tardío a Góngora, tal como ya lo hicieran los de la generación del 27, del que se dice que era un miembro tardío de esta. Tanto apostó en el empeño que no la entendió nadie, y Perito en lunas no tuvo en su momento el éxito esperado. De hecho, el libro durante tres décadas fue menospreciado por la crítica, que lo acusaba de deshumanizado conceptismo y de huera retórica, vacío de toda emoción y sentimiento. Por su dificultad, apenas se parece a sus nítidas y emocionales composiciones posteriores. El neogongorismo aparece en Hernández como vía de una poesía renovadora, cuya búsqueda será constante a lo largo de toda su obra. En Perito en lunas aprende Miguel Hernández, a través del cultivo de la metáfora gongorina, a transformar la realidad en palabra poética y a la conversión del lenguaje poético en un instrumento riquísimo para la expresión. Un lenguaje que le permite, para siempre, elevar a categoría poética lo humilde, lo cotidiano, y hasta lo rastrero y zafio.

Poemas de Adolescencia

Se conservan más de 100 poemas de esta época iniciática. Son los poemas que han quedado en llamarse: «periodo cíclico de Perito en lunas». Los poemas primeros de Hernández, no publicados en vida y que han quedado autógrafos en un cuadernillo que el poeta conservó siempre, son en su mayoría de arte menor. Los versos aparecen combinados libremente o siguen las formas tradicionales de la poesía popular: romancillos, endechas, romances, redondillas, cuartetas… El poeta adolescente maneja generalmente con soltura  el hexasílabo (once cuartetas asonantadas), el heptasílabo, el octosílabo, el eneasílabo, y también combina bisílabos y tetrasílabos, casi en ritmo de saltarello. Sólo en algunos pocos poemas ensaya el arte mayor: el endecasílabo en «A la muy morena y hermosa ciudad de Murcia» (en tercetos), que también combina con alejandrinos y heptasílabos en «La cumbre». En algunos títulos presenta una estructura caracterizadamente rítmica y musical.

Entrada de prueba

Mourinho quiere un lateral para Reyes. Ya en pretemporada, el luso intentó sin éxito que el Madrid le trajese un lateral derecho que sirviese de competencia para Arbeloa. Y ahora lo intenta otra vez, como anunciaron en Futboleros.

Pero como diría Eugenio D’Ors, «los experimentos, con gaseosa». Al Madrid le hace falta un lateral. Mourinho no ha expresado sus preferencias, aunque no se busca un jugador titularísimo. La idea es que quien venga pueda competir con Arbeloa o Coentrao y ganarse un puesto en vista de la tardía vuelta de Marcelo. El portugués no tiene clara la fecha de vuelta de su lateral estrella -como mínimo, en enero- y el tiempo de readaptación a los terrenos de juego que deberá afrontar.