Si la vida es una metáfora, póngame dos

La estadística en el baloncesto.

| 2 Comments

Los matemáticos, economistas y demás profesionales que traten con números estarán de acuerdo conmigo en esta afirmación: Entre otras cosas, el Mundo se compone de números o al menos de objetos que son cuantificables en magnitudes relacionadas con ellos, si queremos demostrar algo o llegar a un resultado determinado tenemos que recoger cantidades y operar con ellas, dando, realizados los pasos correctamente, soluciones ciertamente verídicas. En el deporte los números son prácticamente imprescindibles, tanto que sin ellos no habría ganadores claros o no podríamos diferenciar quién ha registrado un mejor récord a lo largo de la historia. En el baloncesto, como disciplina deportiva, ha de depender igualmente de los números.

A menudo, cuando vemos un partido de baloncesto nos encontramos con montones de números que a veces nos parecen indescifrables en el sentido de que no sabemos qué significa un concepto. ¿Qué es una asistencia? ¿Cuándo ocurre una pérdida (no es solo cuando un jugador pierde el balón, puede perderlo por cometer falta en ataque)? Para aquellos que nos encontramos familiarizados con los conceptos aplicados a la práctica no nos parece difícil diferenciarlos, pero mucha gente sólo se fija en la espectacularidad reinante y no conoce aquello que está detrás de las diferentes acciones, de las canastas o tampoco cómo se organiza el equipo para defender o atacar organizadamente. El baloncesto, como cualquier deporte, se compone de montones de estas piezas diferenciadas y que además se cuantifican a través de números, siendo los más fáciles de ver los relativos a la anotación, si un jugador canasta de 3, de 2 o en la línea de personal con su correspondiente puntito, pero no los únicos que existen.

En el fútbol es probable que nos encontremos con que un jugador tenga una asistencia, por dar el pase a un compañero que marca el gol, raramente dos por la dificultad que entraña ya de por sí anotar, pero en el baloncesto, siendo un deporte frenético y en el que en menos de un minuto se pueden conseguir muchos puntos, es más que probable que el asistente consiga bastantes más, siendo notable el hecho de dar entre 3 y 5 asistencias un jugador, y si supera esa cantidad, nos encontramos con una excelente actuación por parte del mismo. Lo mismo pasa con los rebotes, tapones, robos, pérdidas… Pueden ser infinitos, aunque sea difícil superar los récords (hasta acercarse a los mismos es tarea dura). También hay que entender que no en todas las categorías se van a conseguir las mismas cantidades, ya que el nivel entre el baloncesto amateur y el profesional es bastante diferente, aunque en el primero haya muchos buenos jugadores que no quieren dar el paso hacia escalones superiores.Partido

Ahora nos encontramos con una pregunta importante: ¿Para qué sirven estos números? La respuesta es que nos pueden indicar en qué partes del juego ha destacado un jugador o ver las razones por las que un equipo ha ganado o perdido. Cierto es que pueden no decirnos otros factores de juego como pueden ser, por ejemplo, la intensidad con la que ha defendido un equipo o el movimiento de balón realizado, pero sí que, sin embargo, podemos ver que un equipo ha perdido muchos balones y el otro, o los ha robado, o simplemente ha sido testigo de pérdidas no forzadas. Por otro lado, la eficacia con la que se ha lanzado a canasta, ya que, no es lo mismo marcar 20 puntos con un 10/20 (canastas anotadas, tiros intentados), que haya tirado un 5/14 y haya anotado 5 tiros libres o que esas 10 canastas hayan venido de 30 tiros. También quién ha sido un jugador notable en los rebotes, un huracán en la zona taponando muchos tiros o un ladrón de guante blanco robando muchas posesiones al equipo contrario.

Por otro lado, sirven también para elaborar una estrategia para futuros partidos en caso de no conocer al equipo o al jugador que más aporta, o, en caso de haber jugado un partido o conocer al equipo por haberlo visto, como complemento interesante para recordar aquellos aspectos que no permanezcan en la memoria de aquellos que mandan. También para recordar en qué partido un jugador desplegó su mejor juego y por qué razones, y, en caso de darse, volver a realizar las mismas acciones buscando el mismo éxito, o, si fue un mal juego, abstenerse de lo que dio lugar al fracaso.

expósito 1

Hasta ahora hemos hablado de las estadísticas en un partido, pero estas no terminan aquí, ya que sumando todos los números obtenidos a lo largo de las jornadas, podemos encontrar unos números bastantes fiables del rendimiento del jugador a lo largo de la competición, pero ya hablando en otros términos, como son las medias. De esta manera, si un jugador participa, por ejemplo, en 10 partidos anotando 150 puntos, nos encontramos con que promedia 15 puntos por partido. A efectos ejemplificativos os adjunto un cuadro con la media de un jugador en 12 partidos jugados.

expósito 2Cabe aclarar que en el cuadro el porcentaje de tiro corresponde a los tiros anotados, no al porcentaje del equipo sobre los tiros tirados de media, mientras que los demás datos sí que se establecen en la media de los partidos jugados. También, que los decimales sirven para ver si el jugador ha conseguido promediar más veces una cantidad por encima del número entero, por debajo o igual (por ejemplo, en robos, este jugador ha estado cerca de promediar 1, pero ha habido más partidos en los que no ha robado ningún balón (también menos partidos todavía que ha superado 1 robo), mientras que en faltas ha promediado más veces 3, que 4).

Por otro lado, es importante tener en cuenta que las medias pueden resultar a veces engañosas cuando hablamos de que se han celebrado pocos partidos o el jugador ha tenido un día muy bueno y otro regular. Pongamos dos ejemplos, uno en torno a los puntos anotados, en el que en el primer partido el jugador ha anotado 34 puntos por ver el aro como una piscina, mientras que en el segundo partido, por circunstancias desconocidas, no ha anotado más que 4 puntos con porcentajes de tiro bastante decepcionantes. Tenemos, sumados, ambos partidos, 36 puntos, quedando entre los dos 18 ppp. El segundo ejemplo lo centramos con las asistencias, un base en su primer partido de la temporada se encontró perdido y no consiguió ninguna asistencia, mientras que perdió muchos balones, sin embargo, en el segundo, después de unos entrenamientos y más acostumbrado al sistema del equipo, consiguió 5, por lo que la media fue de 2.5 asistencias. Poco a poco, partido a partido, los datos se irán consolidando hasta variar muy poco y dar una imagen fiable sobre el rendimiento del jugador.

Finalmente, y para terminar este breve resumen sobre estadísticas, indicar que, por ende, podemos sumar los datos de todos los partidos celebrados por el equipo para, a través de unas cifras medias, ver los puntos fuertes, las debilidades y de esta manera organizar una táctica para evitar que se sientan cómodos y jueguen a lo que mejor sepan. Realmente sufren los mismos vicios que los jugadores individuales, y por tanto creo que no cabe indicar nada más que la correspondiente tabla ejemplificativa.

CAT

Author: hhector

Estudiante de derecho en la UA.

2 Comments

  1. Buenas tardes me encanta vuestro favuloso articulo relacionado baloncesto simplemente quería mandar mi felicitación por vuestro blog y mandar un saludo, os sigo leyendo!

  2. Me pasaré seguido por esta web. Buen trabajo.

Deja un comentario

Required fields are marked *.