Si la vida es una metáfora, póngame dos

Las zonas ajardinadas de la Avenida de Elche y su carril bici.

| 2 Comments

La avenida de Elche, desde hace muchos años y como parte de la Nacional 332, ha sido una de las vías más utilizadas de toda Alicante por coches, camiones y demás vehículos para los desplazamientos hacia las diferentes poblaciones cercanas a la capital (y otras no tan cercanas), desde la avenida de Loring hasta el enlace con la Nacional 340, pasando por lugares tan pintorescos como el barrio de San Gabriel, el Palmeral, varias industrias, la sobrevalorada Ciudad de la Luz (con sus diferentes chanchullos y sobrecostes) o la importantísima OAMI, la Oficina de Armonización del Mercado Interior, que se encarga del registro de marcas europeas entre otras funciones de gran calado europeo. Finalmente, el citado enlace que manda cada carril hacia una carretera distinta y que significa el final de la avenida, indicando el cartel que, a la izquierda, la Nacional 332 nos lleva a Cartagena, pasando por el Aeropuerto Alicante-Elche (de toda la vida, El Altet) y Santa Pola entre otras, como por ejemplo Guardamar del Segura o San Pedro del Pinatar. Por otro lado, la Nacional 340, indicando Torrellano, Elche y Murcia.

Volviendo a lo que nos interesa, esta avenida siempre ha sido tomada como una autovía con límite a 50 km/h en la que solo los baches enormes hacían circular con algo de precaución a los conductores más alocados. Luego, las aceras destrozadas y sin que nadie pensara que necesitaban mantenimiento también anunciaban la dejadez a todo aquel que utilizara la avenida, además de la presencia de señoras dedicadas al ocio y placer de sus clientes tampoco ayudaba mucho a la imagen de la zona.

Estas circunstancias hicieron necesarios movimientos administrativos para reanimar la zona y arreglarla para que la imagen de Alicante al entrar por la zona sur no fuera tan triste. Es así como llegó el Proyecto de la Entrada Sur de Alicante, que hoy por hoy se encuentra finalizada, aunque con diferentes cambios como la no construcción de alguna rotonda (como la que se preveía en el límite con Benalúa Sur o las fuentes que se proyectaban en el paseo paralelo al tramo que pasa por delante de los silos de Harinas Bufort y Cloquell, tal vez por la crisis y porque resultaba ciertamente más caro).

El otro día, dando una vuelta en bicicleta, acabé por San Gabriel y decidí, aprovechando que ya lleva abierto unos cuantos meses el paseo, acercarme para ver cómo está. Las últimas noticias decían que, a pesar de que había sido rematado hace nada (el carril bici en mayo carecía de líneas de separación), estaba sufriendo una rápida degradación, pero gracias a una denuncia del periódico La Verdad, el renovado ayuntamiento respondió, adecentando la zona, aunque eso estaba por ver.

Comencé donde empieza (y/o acaba) el carril bici de la Avda. de Elche; pasado el puente del Barranco de las Ovejas, San Gabriel te recibe sin ningún indicio ciclista y te invita a perderte por sus calles irregulares, disfrutando del ambiente que solo se vive en este barrio, entrañable y pintoresco, ya que parte de las calles se mantienen como antaño, estrechas, y muchas personas se sientan en las mismas pasando la tarde como se hacía antiguamente. Volviendo a la ruta, el carril bici, después de 2 meses sin pasar por él, ha perdido parte de su nombre y se puede llamar “acera”, monda y lironda, ya que el trazado de doble sentido a penas se puede ver porque la pintura se ha borrado por completo, en parte por el desgaste que parece sufrir por estar debajo de los árboles. Como podemos ver, en las partes donde no hay árbol se ve la línea.

Esta circunstancia me hace ratificar el hecho de que Alicante empezó con muchas ganas de convertirse en una ciudad moderna en la que promover la movilidad ciclista, pero todo se quedó en buenas intenciones de unos cuantos a los que hace hacer ciertas obras les convenía. Podría echarle la culpa al nuevo gobierno, pero el desgaste de las vías ciclistas alicantinas viene de antes, y este carril bici no estaba en perfectas condiciones para las elecciones.

Continuamos,  pasado el puente que lleva a los camiones de la A-31 al Puerto, empieza “la cara” del carril bici de esta Avenida de Elche, un carril bici en perfectas condiciones ocupando la acera, pero guardando el espacio peatonal gracias a un parque en el que se puede correr, pasear al perro o hablar en los bancos. Un sitio muy agradable que, para los que desconozcan la zona, auguran un carril bici que continúa más allá de San Gabriel.

Y por fin, llegamos al punto clave, donde empieza la renovada avenida de Elche en el tramo que lleva desde la subida al barrio de José Antonio, las urbanizaciones y el hotel Campanile, hasta la Casa del Mediterráneo, antigua estación de Murcia. Tras unas cuantas maniobras en las que el ciclista puede perder el rumbo y meterse donde no debe, alcanzamos la continuación por el nuevo parquecito.

Toca investigar: ¿Qué nos encontramos? En parte una zona verde joven en la que la mayoría de los árboles son jóvenes, unas cuantas palmeras conservadas que estaban ahí desde antes de las obras, zonas irregulares de paseo y un carril bici bastante zigzagueante. Sin embargo, la calidad parece vislumbrarse desde un primer momento porque no se optó por farolas de marca blanca, sino, ¡¡¡Philips!!!

Más adelante, y como estaba fijado en el proyecto, un gran carril bici recto nos lleva hasta la mismísima puerta de la Casa del Mediterráneo.

No obstante, antes nos tenemos que fijar que no todo es asfalto bonito y calidad de la luminaria; el césped está estropeado y necesita de un mayor mantenimiento (tal vez con un poco de cariño no estaría así). También, las zonas adyacentes, que entenderíamos en el proyecto como el lugar en el que estarían las fuentes, no están terminadas correctamente, ya que la tierra se presenta de forma bastante brusca y tal vez, con un poco de césped, se notaría un poco menos la dejadez en la finalización.

Y ya, pidiendo tal vez demasiado, tengo que puntualizar la lástima que me da ver que en el proyecto no se haya considerado la posibilidad de ampliarlo hasta la Casa del Mediterráneo a partir de las vías en desuso de la antigua estación, teniendo que, en caso de no ser suelo de dominio público, adquirir los terrenos por los medios que tiene la administración, y de esta manera incorporar un espacio mayor de parque para el uso y disfrute de los ciudadanos. Es verdad que no estamos en época de gastar y que el ayuntamiento de Alicante está en una situación desastrosa, pero, en un futuro, con un poco de ganas, podríamos tener un parque precioso en la zona sur donde disfrutar de tardes en familia, un programa cultural interesante combinando la Casa del Mediterráneo con otras ofertas, teniendo la posibilidad de sufragar el dinero invertido en el parque con bares y restaurantes, además de otras opciones como tenderetes. Es, como digo, cuestión de ganas y de querer invertir en ocio y cambiar esta estampa:

Finalmente, y como penúltimo punto antes de finalizar el recorrido, fijarnos en el tinglado de la antigua estación de Murcia, que no ha tenido la suerte de ser remodelado al igual que el edificio principal. La foto no es la mejor para reflejar de manera elegante el estado de ambas naves, pero sí para indicar que, con un poco más de lo que ha costado la reforma, podrían haber dejado completamente arreglado el complejo en su totalidad.

 

Y como fin a esta entrada, una foto desde un ángulo distinto a la fachada de la Casa del Mediterráneo. Desde aquí (humilde blog sin relevancia, escrito por un ciudadano más) quiero animar a las instituciones a retomar el proyecto bici que inició el anterior equipo de gobierno, con sus pros y sus contras, adecuándolo a la realidad, tanto económica como social, además de atender a las peticiones, tanto del Organismo Europeo, la OAMI, como de asociaciones vecinales y colectivos ciclistas que piden también la creación del carril bici, no solo a la Oficina de Marcas, sino también hacia Urbanova. Igualmente, no solo la creación de parques, sino el mantenimiento eficaz de los mismos, sin tener que destinar la cantidad en flores que Sonia Castedo instaba para adornar su Alicante, guapa, guapa y guapa. Otra Alicante es posible, y está en manos de todos.

 

 

Author: hhector

Estudiante de derecho en la UA.

2 Comments

  1. Te felicito por tu artículo. Lo he compartido con la asociación Gran Vía Sur Puerto que trabajan en línea con tus propuestas. Sería bueno que continuarás escribiendo y proponiendo ideas que muchos apoyaríamos.
    Un saludo y enhorabuena.

    • Muchas gracias, tanto por la felicitación como por dedicar una parte de tu tiempo a leer el artículo y compartirlo. 🙂
      En lo que se pueda intentaré continuar con la actividad del blog para aportar desde la perspectiva ciudadana a Alicante.
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Required fields are marked *.