El Privilegio de la Insaculación o de “Sac i Sort” de 1633

La organización política de la ciudad de Valencia descansaba en el Consell como órgano consultivo cuyos miembros se reunían para adoptar asuntos de mayor interés. Por otro lado, el Consell destinaba parte sus tareas a un comité ejecutivo (Consell Secret) el cual estaba integrado por oficiales temporales y vitalicios encargados de reunirse de manera diaria para tratar asuntos de todo tipo. Sin embargo, el peso específico del gobierno recaía sobre los jurados, el racional y el síndico como cargos más trascendentales de la ciudad.

La organización política de la ciudad de Valencia sufrió una evolución marcada por una secular oposición monarquía-ciudad ya que ambas luchaban por el control del gobierno. Ese deseo de autogobierno se vio intensificado en 1626 hasta que en 1633 el monarca Felipe IV accedió a otorgar nuevamente el privilegio de la insaculación que consistía en la elección de cargos al azar al colocar una serie de bolas en un saco. Esto se dio como consecuencia de la crisis financiera, aportando la ciudad de Valencia 20.000 libras a las arcas reales.

A pesar de que el cambio más trascendental vino dado de la mano del rey al aumentar el número de insaculables con la finalidad de evitar una concentración masiva de poder en manos de una pequeña oligarquía, por lo que aunque este privilegio venía a satisfacer el deseo de autonomía del municipio valenciano en realidad supuso una mayor intervención real.

 

El monarca Felipe IV

El monarca Felipe IV

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *