Política de repoblamiento en los señoríos moriscos

   El instrumento jurídico para esta operación fue la carta puebla o de poblamiento, documento notarial  por el que el señor feudal y los nuevos pobladores suscriben un contrato de poblacion en un lugar dado.

El repoblador se obliga  a ‘avasallarse’, a prestar homenaje y obediencia al señor, a reconocerle como señor directo de todos los bienes y aceptar su jurisdicción Civil y Criminal .El gobierno del señorío es regulado atendiendo primeramente a los cargos directivos. En cada lugar hay  un representante del señor, un baile, y si se trata de una zona amplia, un Procurador General, del que dependen los bailes locales demás criados y oficiales. Su misión es velar por los intereses señoriales. Entre los vecinos se ha de nombrar a un Justicia, dos Jurados y un Almotacén o Mustassaf, y más secundariamente ‘cequiers’ y ‘guardes’ rurales (una reproducción a escala de la administración reales).

En unas cartas-pueblas los nombramientos son directamente hechos por el señor o bien los pobladores ofrecen un listado de candidatos (‘nominaciones’) siendo la duración del cargo anual y retribuido. Estos cargos podrán emitir bandos, ordenanzas, estatutos e imponer impuestos generales o específicos. Se podrá hacer consejo general de todos los vecinos siempre y cuando se cumplan condiciones procurando el control y vigilancia de la actividad político-social de los vecinos.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *