La operación de prótesis de rodilla: todo lo que debes saber

Cada vez en España son más usuales las operaciones de prótesis de rodillas: personas mayores con enfermedades degenerativas o con artritis y artrosis o deportistas lesionados son las personas que más papeletas tienen para necesitar una intervención de este tipo.

Aunque todas estas personas suelen someterse a la operación por cuestiones de desgaste del hueso, lo cierto es que muchas veces los hospitales no contemplan la intervención quirúrgica como primera opción para los pacientes. Básicamente, se debe a que los costes de todo el proceso de la operación son bastante elevados.

Hoy en día, se han abaratado muchísimo los costes y, aunque no suelen tomarlo como intervención de preferencia, la seguridad social apuesta más por estas operaciones ahora mismo. Sin embargo, si sabes que te tienes que operar para colocarte una prótesis de rodilla, lo más rápido será que realizar la operación en una clínica privada.

La operación de prótesis de rodilla no es una intervención excesivamente complicada, no obstante, se han de estudiar en cada caso, las garantías de éxito y la situación personal del paciente, ya que lo que se aconseja es que todo el proceso se lleve a cabo lo más rápido posible para evitar futuras complicaciones. La recuperación de esta intervención es realtivamente rápida y debe ser evaluada siempre por un equipo médico profesional.

Costes de la cirugía y la prótesis

En cuanto al coste de la cirugía es cierto que nunca se puede dar una cantidad fija porque todo dependerá del estado en el que se encuentre el paciente, y de cuál sea la política de precios de la clínica.

Cada paciente deberá tratar con su especialista las cuestiones que entran dentro del presupuesto (que pueden variar mucho de una clínica a otra) y asegurarse de tener todos los cabos bien atados. Es importante saber que en el presupuesto que te den, deben estar incluidos todos los gastos, así como el precio de las prótesis.

El coste medio de una intervención de prótesis de rodilla, con todos los gastos incluidos (preoperatorio, intervención, postoperatorio, rehabilitación, prótesis…) ronda entre los 7.000 y los 8.000 euros. Aunque en muchas clínicas aparecerá un precio bastante más bajo, lo mejor es informarse bien, porque, probablemente, no incluya todo lo necesario y sea un “precio gancho”.

Es cierto que, dependiendo de las necesidades del paciente, el precio puede incrementarse, por ejemplo, por el tipo de prótesis. Hay muchas personas que no necesitarán una prótesis completa, sin embargo, muchas otras sí, lo que encarecerá la intervención.

Lo mejor para esto es pedir ayuda al especialista que, sin duda, nos dará a elegir la opción que mejor se adapte a nuestras necesidades, garantizando que, después de la operación, la rodilla quedará totalmente operativa y recuperada, al 100% de su capacidad.