El contractualismo


El contractualismo es una doctrina filosófico-jurídica que sostiene que la sociedad y el Estado nacen de un pacto. Ese pacto lo establecen los individuos que comienzan a ser parte de esa sociedad, dirigida por el Estado. Esta doctrina se opone a la idea de que la sociedad o el Estado son algo natural o preexistentes a la voluntad de los individuos.

En la antigüedad hubo algunas posturas que pueden considerarse cercanas a la idea del contractualismo, como la de los sofistas o Epicuro. Sin embargo, el contractualismo tal como se entiende normalmente es una corriente filosófica que se desarrolla en los siglos XVII y XVIII.

En general, el contractualismo considera que puede pensarse un estado previo a la institución de la sociedad civil o el Estado. Ese estado se denomina “estado de naturaleza” donde los hombres llevan una existencia peculiarmente individual y no tienen ninguna conciencia de grupo. Por alguna razón, se da un “contrato social”, es decir, un pacto de unión entre los hombres que forma la “sociedad civil”.

Quizá el primer autor que habla de forma expresa del contrato social sea Grocio, en su obra, escrita en 1620, De iure belli ac pacis. Grocio da una definición novedosa del concepto de derecho y habla del contrato social y del derecho a la resistencia, no obstante, para algunos críticos no puede considerarse un moderno, sino que sigue la tradición medieval.

Los nombres más conocidos, sin embargo, de la tradición contractualista son los de Hobbes, Locke y Rousseau, probablemente por la profundidad de sus pensamientos y por la influencia posterior de sus obras.

Información y Enlaces

Integrese haciendo comentarios, revisando lo que otros tienen que decir o agregando enlaces desde su propio blog a nuestros Artículos


Otros Artículos

Comentarios de los Lectores

Me parece que la idea del pacto social es un mito sobre el que hemos descansado nuestro sistema político. Y digo mito porque no hay un momento en que podemos señalar como la creación del pacto, no podemos señalar la forma en que cada quien de los que estaban vivos participaron, ni explica porque funcionaron las cosas cuando no había estados nacionales.

Estoy completamente de acuerdo contigo. En el artículo de este blog denominado “Marx contra el contractualismo” se expone la tesis de Marx que viene a decir más o menos algo parecido a lo que tú dices, a saber, que la idea de contrato social es una “falacia”.