Pensamientos

You are currently browsing the archive for the Pensamientos category.

Hola mamá:

Hace poco que te has ido. Tus últimos días fueron muy duros, sabiendo que te ibas, pero sin poder despedirnos. Tu último día con nosotros estabas dormida, descansando. Eso me gustó, no tuviste que sufrir. Fue mucha gente a tu entierro, pero sobre todo la familia. Eras muy querida en tu barrio y dejas un muy buen recuerdo entre la gente.

Naciste en 1930 y a los 6 años tuviste que vivir una guerra. Después de la guerra pasaste mucha hambre, como la mayor parte de España. No pudiste educarte, pero eso no impidió que adquieras un gran sentido de lo que estaba bien y lo que estaba mal. Siempre has valorado mucho la familia y te has puesto en el lado de los indefensos. Ahora que veo mucha gente que desprecia a la gente denominada de izquierdas, me reconforta recordar algunas de las cosas que me decías y enseñabas.

Tuviste cuatro hijos y los sacaste adelante. Esto es mucho para aquella época. Nunca tuviste ningún problema en trabajar hasta la extenuación. Si hacías algo, te dedicabas al 100% a realizarlo. No te hacían falta estímulos ni gratificaciones, hacías lo que considerabas que era tu obligación. Esta es una de las cosas que he aprendido de ti y que me han servido para prosperar. Recuerdo el día de la defensa de mi tesis y en la ceremonia de investidura como nuevo doctor. Estabais muy emocionados papá y tú.

Tengo muchas cosas en la cabeza y creo que esta carta podría quedar mejor, pero no me sale. En mi interior está todo.

Yo llevaba mucho tiempo esperando este momento. Aún así, no estaba preparado. He estado muy triste estos días, aunque lo voy superando poco a poco. Después de toda tu vida luchando por vivir, por fin has podido descansar. Me quedo con la sonrisa que tenías cuando veías a Biel, tu nieto. Me entristece que por unos días no hayas podido ver a Noa, tu bisnieta.

Descansa, lo necesitas. Adiós, mamá.

Hace justo un año que naciste. Los últimos meses de espera los recuerdo con un poco de nervios, pero sin imaginarme la que se me venía encima. Me contaron un chiste que resume esto:

“-Mi mujer está embarazada.
– ¿Y qué vas a tener?
– Sueño”.

Pues eso, mucho sueño he pasado este último año. Pero las sensaciones que he tenido, los sentimientos que se han formado, las experiencias que he tenido compensan y de largo los sufrimientos pasados. ¿Cómo puede ser que un bicho tan pequeño pueda convertirse en una parte tan importante de tu vida?. ¿Cómo puede ser que me haya cambiado tanto? Con respecto al sueño: yo tengo problemas para dormir y antes (ains, cómo añoro esos tiempos) cuando dormía menos de 7 horas al día lo pasaba fatal. Ahora duermo dos horas y consigo trabajar y tener una sonrisa cuando llego a casa a ver a mi peque.

Ver cómo alcanza los hitos más importantes de su vida es una delicia. Aprecio cada gesto, cada mirada, cada sonrisa, incluso cada llanto. Veo formarse en él a la persona que será en un futuro. Veo que se va a equivocar y no podré hacer nada, y me parece perfecto. Me siento orgulloso cuando va a revisión y me dicen que está en el percentil 90, aunque luego eso no importe nada. Me sigo emocionando cuando descubre cosas, o cuando me busca para dormir.

Creo que estamos criando a una personita y que lo estamos haciendo bien. Eso sí, somos primerizos y pagamos mucho la novatada. Pero todo esto no habría sido posible sin el apoyo de mi mujer. Ella es el pilar que se ocupa de todo. Casi no tengo que preocuparme de nada.

Espero que el segundo año de nuestro pequeño traiga nuevas experiencias. Ah, y que me deje dormir!!

Tags:

Muchas cosas han pasado desde la última vez que escribí. No tendría tiempo para describirlas en un post. Espero poder retomar poco a poco este blog. Lo prometo!

Este post lo llevaba retrasando desde hace mucho tiempo, va a ser corto, pero aún así quiero ponerlo. Al buscar el viaje de novios el año pasado, encontramos esta empresa, Mundinovios. Al principio todo parecía que iba bien, nos llamaban cada poco tiempo, el precio parecía competitivo, y nos ofrecían varios regalos (un trolley, un viaje con guía español por Nueva York). Pues nada, reservamos con ellos. Nos hicieron llegar la documentación, menos el trolley, que decían que no tenían en ese momento.

En general, el viaje fue bastante bueno (nuestra luna de miel, cualquier tontería la pasas por alto). Pero hubo unas cuantas cosillas que no nos gustaron.  En un hotel no habían pagado la reserva y me pedían que pagara de nuevo la estancia, a lo que me negué y conseguí resolverlo mediante email. Varios servicios contratados (desplazamientos entre el aeropuerto y el hotel) me pedían bonos que no me habían suministrado y que también me negué a pagar (imagino que luego el conductor reclamaría a la agencia). Lo más flagrante fue que nos “regalaban” un tour por New York con guía en español, y lo hicimos en italiano. Al regreso, me puse en contacto con la empresa para decirle estas cosas, que nos habían provocado un poco de estrés en el viaje y él nos dijo que reclamaría a la agencia. Le recordé lo del trolley, que no lo teníamos, y me dijo que nos lo enviaría. Eso fue a finales de octubre de 2009. Nos fuimos cruzando correos con él cada mes, aproximadamente, y siempre nos ponía excusas. Al final nos cabreamos, le dije justamente eso, que parecía que nos estuviera dando largas a lo que respondió, cito textualmente: “como comprenderas por un Trolly no me voy a complicar la vida” (sic). A esto le dije que vaya tela, que eso sobraba, que había pasado de nosotros después del viaje, una vez que ya había cobrado, claro está. Y que no era el trolley (que también), que lo que queríamos era un poco de atención por su parte.

Al final nos ha enviado el trolley, siete meses después. Pasamos ya de reclamar el resto de cosas. Después del viaje a Egipto, contratado con El Corte Inglés, nos hemos dado cuenta que merece la pena pagar un poquito más, y tener una mejor atención, durante y después del viaje (los de El Corte Inglés nos llamaron después del viaje para preguntarnos que qué tal fue todo y que si teníamos la más mínima queja se encargaban de solucionarla).

Ah, y lo mejor, hace poco se puso en contacto conmigo una persona que me preguntó por esta agencia de viajes y yo le conté lo que os termino de poner aquí, ni más ni menos. Esta persona me dijo que pasaba de reservar con ellos (ya le habían dado presupuesto). Pues mira, por no querer solucionar un tema, te has quedado sin una venta. Esto me anima a seguir escribiendo estas quejas, a ver si de una vez por todas algunas personas se vuelven más competentes.

Tags:

En mi línea de poner las quejas de las empresas que no nos tratan bien, voy a poner mi experiencia con la tienda Movistar situada en la Calle General O’Donnell en Alicante. Cuando fui a comprarme el iPhone, había una oferta en la que me regalaban un módem 3G. A caballo regalado no le mires el 3G, pensé. Nada, nada, dámelo, pero oye, esto tiene consumo mínimo. Nooooo, qué va, si no te conectas no te cobran nada, estás un año sin pagar y cuando te vayan a cobrar, lo das de baja sin coste para ti y te quedas con el módem. Pues ale, dame el módem. Uy, espera, que da un problema en “sistema” y no te puedo dar ahora de alta. No te preocupes, llévatelo, le doy de alta yo y te llamo cuando lo tengas activo.

Una semana, dos semanas, tres semanas, un mes, nada, que no llaman, nos pasamos por la tienda. No, no podemos dar de alta el módem, sigue el problema en el “sistema”. Pero no te preocupes, el módem no funciona, pero como no pagas consumo mínimo, no hay problema, ya os llamo. Dos meses, oye, esto sigue sin funcionar, ya, ya, seguimos teniendo problemas. A los tres meses me fijo en una factura de Movistar (agrupada por “tráfico de datos”, con otro módem que sí usaba) y me doy cuenta que me están cobrando 10€ al mes más IVA por consumo mínimo. A la tienda: oye, qué narices pasa con esto, ostrás, perdona, ha sido culpa de Movistar (¿?¿?¿), nada, reclamo y os devuelven el dinero enseguida. Seguid pagando y pronto os devuelven todo el dinero, ya os llamo en cuanto esté.

Durante las tres semanas siguientes estuvimos llamando nosotros (porque nadie nos llamaba) para ver cómo iba el tema y nos juraban y perjuraban que el tema estaba en manos de Movistar (¿?¿?¿) y que iba lento. Después de volver a pagar el consumo mínimo de ese mes (el módem seguía sin funcionar), ya empezamos a cabrearnos. Llamamos a Movistar, para quejarnos y, alucina vecina, nos dicen que no les consta ninguna reclamación por parte de la tienda. Desde Movistar nos dicen que tenemos razón, pero que ellos no pueden solucionar nada, porque es la tienda quien tiene que hacerse cargo, metieron la pata al poner el contrato en el “sistema” y son ellos quienes lo tienen que solucionar.

Bueno, hemos puesto una hoja de reclamaciones a la tienda. También hemos vuelto a llamar a Movistar para dar de baja el módem. Me han ofrecido quitar el consumo mínimo (no podían haber hecho eso desde la tienda desde el principio?????) y me han dicho que tengo toda la razón, pero que la tienda no ha reclamado nada.

Tened cuidado con esta tienda, que os la meten doblá. Es bastante indignante, sobre todo una chica que se llama Katy y otro chico que incluso cuando fuimos a poner la hoja de reclamación tenía una sonrisa estúpida en la cara.

Tags:

Me han pasado este post de www.elplural.com y creo que merece la pena redistribuirlo.

En 1956, Dolores Medio escribió “Funcionario público”, novela desgarrada donde se narran las penurias de Pablo Marín, funcionario atado a un sueldo mísero que malvivía en un cuartucho junto a su mujer.

Tras las décadas siguientes de desarrollo, la figura del empleado público casi indigente, trasunto del cesante de novelón galdosiano, fue poco a poco hundiéndose en el olvido.

Pero en los últimos días, la cloaca política y mediática neoliberal ha babeado de placer ante los ecos de una posible congelación salarial a los funcionarios. Sin embargo, nada sería más injusto que pasar la factura de la crisis a este colectivo.
Así, en los momentos de hervor económico y ladrillazo, un encofrador podía duplicar el sueldo de un Técnico Superior de la Administración, y para conseguir que un albañil viniera a casa había, poco menos, que apuntarse en una lista de espera y cruzar los dedos.

Mientras los funcionarios perdían poder adquisitivo y realizaban malabarismos contables con el sueldo, miles de paletos de eructo, puti club y caspa montaban una constructora y juntaban billetes de quinientos euros como cromos. Legiones de jóvenes abandonaban los estudios y dejaban sus libros escolares criando polvo mientras se pavoneaban en coches refulgentes… ¿los funcionarios? Unos “pringaos, hombre, unos “pringaos”… ¿para qué estudiar?, ¿para qué invertir?, ¿para qué innovar?…
“España va bien”.
Y mientras tantos celebraban sus ganancias entre cubatas, risas, rayas de coca y “España va bien”, miles de hombres y mujeres habían inmolado sus mejores años junto a una taza de café cargado, un flexo y un temario de oposiciones. Con los codos clavados en una mesa, viendo la vida desfilar a través del claroscuro de un ventanal, a la espera del momento crucial y temible de los exámenes.

Pues bien, ahora resulta que, según los neoliberales, los efectos de aquellos excesos han de pagarlos los “privilegiados funcionarios”, precisamente el colectivo que apenas se benefició del auge económico y que, por supuesto, no provocó la crisis.
Según ese planteamiento no pidamos cuenta a las entidades bancarias que prestaron dinero sin las debidas garantías. No pensemos que las ganancias obscenas de la especulación acabaron en paraísos fiscales. No indaguemos en ayuntamientos y comunidades que dilapidaron millones encargando obras absurdas que enriquecieron a empresarios. No, no… todo esto que lo paguen los funcionarios.

Sí, los funcionarios, aquellos “pringaos” durante los años del falso esplendor económico. Sí, el juez que sacrificó como poco cinco años en una oposición terrorífica (aparte de los cinco de carrera) para ganar menos que muchos fontaneros. Sí, los miles de opositores que hubieron de recurrir al Lexatín, el policía que se juega la vida por mil quinientos euros mensuales, el auxiliar que no gana más de novecientos… ¡resulta que estos han de pagar la crisis y son unos “privilegiados”!

Y todavía el funcionariado español no se ha mentalizado que todas las ideas de congelación salarial y ataque a lo público responden a la sobrecogedora ofensiva de la derecha ultraliberal, que ha sustituido a la derecha “de toda la vida” y que presiona con una fuerza devastadora acoquinando a muchos gobiernos de izquierda que, contra su sentir, han de plegarse a estas medidas.

Pero los funcionarios españoles, en una suerte de suicidio colectivo, votan masivamente a la derecha actual. Y esta derecha neoliberal odia lo público. La doctrina ultraliberal es muy simple: que unos pocos se apropien y aprovechen del esfuerzo y trabajo de la mayoría. En la más genuina línea de Esperanza Aguirre y su entrega de los servicios públicos a codiciosas manos privadas.

En este sentido, que un funcionario votase a la derecha “de toda la vida” podía entenderlo, pero que vote a la actual derecha, la neoliberal, me parece tan esperpéntico como que Emilio Botín se afiliara al Partido Comunista Revolucionario.

Gustavo Vidal Manzanares es jurista y escritor

Blog de Gustavo Vidal Manzanares

Tags:

Algunas veces (las menos) te encuentras que una compañía te sorprende gratamente. En este caso ha sido Movistar (me imagino a la gente leyendo esto de manera escéptica). Voy a poneros al corriente de los hechos.

Me di de alta en Movistar en octubre de 2009 porque quería conseguir un iPhone. Estaba en Vodafone e hice la portabilidad. Al darme de alta me regalaron un módem 3G que gustosamente acepté. El alta del iPhone fue inmediata, pero al intentar darme de alta el módem, el sistema lo bloqueaba. Me hicieron llamar al servicio de atención al cliente de Movistar y me pidieron que enviara una copia de mi DNI compulsado y un certificado de disponer de un saldo medio superior a una cierta cantidad en mi cuenta. Me mosqueé un poco con esto, más cuando vi que lo pueden hacer cuando piensan que eres moroso. En fin, envié la documentación a un número de fax y después de varios días (en los cuales mi enfado iba en aumento) conseguí que me dieran de alta el módem. En uno de estos días, les pedí explicaciones de porqué me pedían dicha documentación, y me dijeron que era porque pedía una segunda línea y, al haber un gran número de morosos, estaban tomando medidas cautelares. Bueno, hasta aquí de acuerdo.

En navidades me iba a ir una semana a Portugal, por lo que procedía a darme de alta del roaming. La operadora que me atendió lo hizo y me dijo que ya estaba activo. También me dijo que enviara un mensaje a un número para darme de alta en una oferta para el roaming, para que me salieran más baratas las llamadas. Así lo hice y recibí un par de mensajes indicándome que estaba dado de alta en la promoción correspondiente. También seguí los mismos pasos para el móvil de mi mujer.

Pues nada, hacia Portugal con los deberes hechos. Pasamos la frontera y ¡oh!, sorpresa, no funciona el roaming. Pues nada, llamadita a Movistar para solucionarlo. Después de 10 minutos intentando hablar con alguien que nos diera una solución, nada de nada. Vuelta a llamar (tened en cuenta que hay que pagar una llamada a móvil al extranjero, desde una cabina de teléfono, porque no teníamos ninguno móvil) y conseguimos que nos dijeran que el roaming estaba cancelado porque me pedían el DNI y el certificado de la cuenta (lo que ya envié antes) para darme servicio. Mi mosqueo fue monumental. Cuando llegaba a alguien que entendía del tema, me colgaba. Así hasta los 20€ en llamadas, que fue cuando desistí, no sin antes cagarme en los muertos de la operadora. Me pasé del 28 de diciembre hasta el 2 de enero sin teléfono (sin poder llamar a casa, salvo en cabinas de teléfono, ni mandar un mísero sms a los amigos, en fin).

Al regresar a Alicante, llamada al servicio de atención al cliente de Movistar para poner una reclamación. Ni caso: que si no era posible que me hubieran dicho que tenía activo el roaming (con dos sms que me enviaron, que todavía los conservo), que si los datos que envié eran para otro departamento (bueno, ¿y qué?, ¿no deberían tenerlo todo centralizado?), que si patatín que si patatán. Como mi mosqueo iba en aumento y no me solucionaban nada, desistí. Les mandé una queja a través de su web (única manera de hacerlo) y decidí que esperaría el tiempo de permanencia y me daría de baja.

La queja que puse fue: me estáis tomando por moroso cuando en mi vida lo he sido y me siento insultado por Movistar, gasto más de 100€ al mes, cobro tal y tal y nunca he tenido problemas con otra compañía de ningún servicio. Me llamaron el mismo día y al contarles el tema me pasaron con el servicio de roaming, el cual me indicó que tenía que mandar el DNI y el certificado para darme de alta en el roaming (como os podéis imaginar, casi llorando no sé si de la risa o de impotencia). Le dije que no hacía falta enviar nada, que me iba a dar de baja en cuanto cumpliera la permanencia (me quedaba un año).

Y ahora viene lo alucinante. Me llaman a la semana (ya casi me había olvidado del tema) y me dicen que lo sienten mucho, que tengo toda la razón del mundo, que no hace falta que envíe nada de nada y que ME VAN A DESCONTAR 20€ de la siguiente factura, por las llamadas que tuve que hacer desde Portugal. Luego pensé, ¿por qué no dije 40€? :-). La comercial que me atendió me dio su teléfono personal para que si tenía cualquier problema con Movistar le llamara a ella. Hoy he visto la factura y efectivamente me lo han descontado.

Esto me hace pensar que todavía existe esperanza en la atención al cliente de algunas empresas. Es lo más normal, hay que tracuando hay competencia hay que tener contento al cliente. Si el cliente es bueno, mucho más. Desde aquí sólo quiero decir que me siento satisfecho con el trato posterior recibido y que, a pesar de los problemas tenidos, creo que seguiré con Movistar durante mucho tiempo (si el trato es como el actual).

Tags: ,

Para aquellos que no conozcan el tema: la Semana de la Ciencia es una iniciativa del Ministerio de Ciencia e Innnovación para acercar la Ciencia (en mayúscula) a todo el mundo. Algo así como los museos de la ciencia de distintas ciudades, pero a lo bestia. Lleva realizándose durante muchos años y tiene una gran aceptación en toda España. La idea es que personas, grupos, instituciones, etc. realicen distintas actividades donde se muestre cómo es la ciencia en realidad. Algunos ejemplos pasan por exposiciones sobre Darwin, visitas a centros de investigación, hasta visitas a empresas innovadoras (o incluso tradicionales, como Freixenet).

Yo he venido realizando diversas jornadas de divulgación de la robótica dentro de la Semana (empezamos allá por el 2004). En ellas, enseñaba por un lado algunos robots de nuestro grupo, explicando qué partes tenía un robot, cómo interactuaba con el mundo y cuáles eran sus limitaciones. También enseñábamos resultados de distintos proyectos de investigación nuestros y sus posibles implantaciones en la industria. El plato fuerte era un partido de fútbol con perros robots, los famosos Aibos. Hemos tenido bastante éxito (era una de las actividades en la Comunitat Valenciana a la que asistía más gente, cerca de 400 personas cada año) y estamos bastante orgullosos de ello. Desde la FCAC (Fundación de la Ciencia y las Artes de Valencia: eran los que se encargaban de coordinar todas las actividades en la Comunitat) siempre me han animado a seguir organizando esta actividad.

Desde hace dos años hemos dejado de realizarlas. El motivo es que con la Iglesia hemos topado (entiéndase Iglesia por la Universidad). Han sido dos motivos principales:

El primero es que, a pesar de ser una de las actividades con más éxito, no he encontrado apoyo de mi universidad, más bien problemas. De hecho, desde la FCAC se ponían en contacto conmigo directamente, ya que la Universidad de Alicante parecía no darle demasiada importancia a la Semana. Eso me supuso más de un problema y al final no me informaban directamente. Resultado: no me llega la información. Si buscais las actividades de la Universidad de Alicante en la Semana encontráis esta, Emprendamos en las TIC. Es la única que se realiza en la Universidad de Alicante, orientada a los propios estudiantes. Nada hacia el exterior, hacia los colegios e institutos, que son nuestros “futuros clientes”. Alguien podría pensar: ah!, que haces esto para “captar” alumnos. Pues no, yo no. Pero ya estoy un poco harto de que cada año me pidan que haga demostraciones de los robots Aibos para colegios, institutos,  jornadas, ferias, etc. justo para eso. Estos “bichos” (me gusta llamarles así) necesitan de un mantenimiento, actualización, etc. Se necesita a una persona a tiempo completo para ellos, para programarlos, repararlos. No tengo a esa persona y los “bichos” están durmiendo una siesta que ya dura varios años. Mucho dinero y tiempo invertidos para que no se puedan ni mover.

El otro motivo es que las primeras veces (hace muchos años, cuando todavía era muy ingenuo) que me pedían realizar esas demostraciones acudía sin pensarlo. A cambio, pedía que me asignaran un espacio (25m²) para poder tener montado el campo de fútbol de los robots y poder realizar demostraciones más fácilmente. Pues no, no hay espacio para mí. Montar el campo me suponía más de cinco horas de trabajo y desmontarlo otras 2. Y todo ello para una demostración de no más de 15 minutos. Algunas veces me pedían que hiciera esto todos los días (montar y desmontar, y volver a montar y desmontar), vamos, dedicarme en exclusiva a esto. Me cansé.

Sólo le pido a nuestra Universidad que si quiere llegar a institutos, colegios, empresa, sociedad, etc., que apoye este tipo de iniciativas. Pero que no lo haga hoy sí “porquevienelaprensayhayquedarbuenaimagenytambiénhayquecaptaralumnos” y mañana, cuando no interese tanto, no.

Tags:

Llevo más de un mes y medio sin escribir. Parece que ha sido volver a España y no tener ganas. Intentaré ponerme otra vez en marcha.

El regreso fue un poco “raro”. El viaje fue muy largo y el vuelo desde Sydney a Hong Kong fue terrible, casi 9 horas de vuelo con turbulencias. No hubo manera de relajarse. Y el siguiente, Hong Kong-Londres, 13 horas donde sólo pudimos dormir apenas 3 ó 4. Pero bueno, llegamos a Alicante y vimos a la familia. Eso compensa.

El jetlag nos ha durado muchísimo. Creo que ha sido la vez en mi vida que más he dormido: mis 8 horas por la noche y dos o tres por la tarde. Y me moría de sueño a todas horas. Eso ha pasado también, menos mal.

La aclimatación a España ya está completada. He visto a casi todo el mundo, he solucionado las mil cosas pendientes y estoy casi poniéndome al día en el trabajo. El verano ya está aquí de nuevo (tres veranos consecutivos llevo) y eso me anima.

Hace un tiempo Google sacó una aplicación donde se podía buscar en la web tal como estaba en el 2001. Resultaba curioso ver algunas webs (recuerdo que vi la de El País), los colores y las disposiciones de elementos que se usaban. Mirabas las actuales y veías que todo había cambiado para mejor.

La web ha estado evolucionando rápidamente. Cambian los estilos, los colores, la distribución de elementos en una página. Por ejemplo, hace tiempo a la gente le dio por poner marcos y ahora nos parece algo de lo más feo. Todo ha evolucionado, marcado por conceptos como “usabilidad” y “no me hagas pensar”. Cuando entramos en un sitio y buscamos una cierta información, no tendríamos que pensar dónde puede estar la información, sino que tendría que ser algo sencillo.

Como ejemplo (más bien contraejemplo) de cómo no se tienen que hacer las cosas, podéis visitar la web de mi Universidad. Un estilo obsoleto y demasiada información, mal estructurada. No encuentras nada. Yo me sé atajos (o caminos largos, más bien) para llegar a la información que necesito, pero cuando necesito algo nuevo, me cuesta. Menos mal que hace poco instalaron un buscador integrado en Google y ahora te presenta resultados de búsquedas más o menos razonables. Lo que no tengo claro es porqué no evoluciona. Bueno, me puedo hacer una idea de porqué no, pero me la guardo para mí. Se nos llena la boca diciendo que usamos web 2.0 (red social) y luego lo más básico está en web -1.0. Ah, se me olvidaba, los documentos que dejen en la web, por favor, que estén en formado PDF, que algunos no usamos Windows (por raro que parezca) y no disponemos de las herramientas de Office. Por favor, señores de la web de la Universidad de Alicante, evolucionen. Fíjense en las web, por ejemplo, de la Politécnica de Valencia, de Madrid o de la Autónoma de Barcelona.

Otro día hablaré de otra cosa en los servicios de la web de la UA que me trae loco, como por ejemplo el Campus Virtual.

Tags:

« Older entries