Viajes

You are currently browsing the archive for the Viajes category.

A mediados de julio Eduardo y Olga Nebot hicieron una escapada por España. Contactaron con nosotros para ver si podíamos vernos por Barcelona unos días y enseguida nos apuntamos. Planificamos un viaje en coche por la costa de Girona. Paso a detallar el recorrido.

Primero nos encontramos en Barcelona. Los recogimos en el aeropuerto y directos al hotel. Media hora para dejar las cosas y a comer (había que empezar con nuestra “dieta” :-)). Primer recorrido por el barrio gótico, mucho calor. Descansamos un poco, cenamos y a dormir.

Al día siguiente hicimos un recorrido por el Parc Güell. Por la tarde, recorrido por las ramblas y una visita al Bosc de les Fades. Terminamos en la Plaza de España, viendo las fuentes.

Era el último día en Barcelona, por lo que al día siguiente temprano nos fuimos a Girona. Vimos la ciudad (más calor) y después de comer enfilamos hacia Tossa de Mar. Ahí hicimos dos noches. Es una ciudad muy turística, pero la parte del castillo es preciosa.

Desde Tossa de Mar visitamos dos pueblos medievales, Peratallada y Pals. A mí me gustó más Peratallada, pero están muy cerca uno de otro, por lo que se pueden visitar perfectamente. Al día siguiente vimos otro pueblo, Besalú, mucho más grande que los anteriores. Ese día compramos embutido y comimos en la orilla del río, viendo todo el pueblo enfrente de nosotros.

Desde Besalú teníamos que ir a Roses y por el camino paramos en Figueres, para ver el Museo-Teatro Dalí. En Roses pasamos una noche. Allí cenamos en un restaurante de carne a la brasa (había que darles el gusto a los argentinos :-)).

El último día fuimos a Cadaqués. A mí personalmente no me gustó mucho. Las playas con todos los barcos anclados no me gustaban. De allí decidimos ir al Cap de Creus (sin mucho interés al principio). El mejor sitio que vimos de la Costa Brava. Eduardo se empeñó en bajar a una cala y allí que fuimos. ¡Genial! Disfrutamos de un merecido baño. Y ya tomamos el camino de regreso a Barcelona. Hicimos noche en el Prat del LLobregat, puesto que ellos tenían que tomar un vuelo hacia Alemania al día siguiente. Fue una de las mejores cenas de todas, aunque un poco tristes por la despedida.

Los viajes con nuestros travelling buddies siempre son impresionantes. Puede que no vayamos al 100% viendo cosas, pero disfrutamos mucho del tiempo juntos. Con Edu y Olga hemos conectado tanto, que nada más despedirnos nos quedamos con ganas de más. Nos reímos a todas horas, aprendemos unos de otros, arreglamos el mundo cada día. Qué más se puede pedir. Ah, y además descubrimos un remedio que cura el jetlag! Haremos todo lo posible por acercarnos a Sydney en diciembre.

Barcelona y Costa Brava

Tags:

Nuestra primera visita a Francia. Tenía que ir para concretar un convenio entre la Universidad Jean Monnet y la de Alicante, para un máster conjunto. Además, tenía que dar unas pocas clases y entablar relaciones de investigación con un grupo de esta Universidad.

La ciudad de St. Etienne está a unos 60kms de Lyon. El viaje fue largo, porque volamos por Madrid, luego tren hasta Lyon, tren hasta St. Etienne y, por último, tranvía hasta la residencia donde nos alojábamos. Muy cansados, pero con ganas de conocer la ciudad. Con tanto trabajo que tuve que hacer, apenas tuve tiempo de hacer mucho turismo, pero lo que vimos nos gustó mucho. Ciudad muy tranquila, no demasiado grande, la gente muy agradable. De hecho, este aspecto fue una cosa que nos sorprendió mucho: todo el mundo nos pareció encantador, nos ayudaron en todo (no hablábamos nada de francés y nos pudimos hacer entender, medio en inglés, medio en español). Nos faltó por ver las minas (se puede descender a las galerías). Este ciudad tuvo una importante industria minera. De hecho, algunas montañas que bordean la ciudad son los restos del material extraído de las minas.

Los alrededores de St. Etienne son espectaculares. Visitamos una ruta en coche que llega a St. Victor, un pequeño pueblo rodeado de castillos, con un embalse rodeado de montañas, que nos hizo sentirnos en un viaje al pasado. Uno se podía imaginar cómo sería la vida allí hace varios siglos. De allí nos adentramos al parque nacional de Pilat, todavía con nieve de una reciente nevada. Desde lo alto de una montaña pudimos ver los Alpes, que distaban unos 300kms de donde estábamos. Qué más podíamos pedir!

El último día lo pasamos en Lyon. Es la segunda ciudad más grande de Francia y fue capital de Francia. Nos encantó. Esta ciudad esconde muchos secretos. El que más me gustó fue unos pasadizos para entrar a casas particulares, que pueden ser visitados. La ciudad está construida alrededor de dos ríos, uno de ellos muy caudaloso. Todo lo vimos muy rápido, pero como tenemos que regresar…

No quiero terminar este post sin agradecer a las personas con las que estuve trabajando allí: Marc, Leonor, Eliza y Amorie. Hicieron que nos sintiéramos muy a gusto. A pesar de tener mucho trabajo, nunca pierden su sonrisa y siempre sacan un momento para, fuera del trabajo, ahondar en las relaciones personales. Agradecidos estamos!

 

St. Etienne

Tags:

Este fin de semana hemos hecho dos cosas impresionantes. La primera es ir a un hotel que es un auténtico placer, el Hotel Alahuar en Benimaurell http://www.hotelalahuar.com/ Reservamos una junior suite con jacuzzi y media pensión. Una gozada para escapar en pareja.

Pero lo mejor es la ruta que hicimos. La conocida como la Catedral del Senderismo (ficha técnica), exigente por lo larga que es, pero un auténtico placer para quien le guste el senderismo. No voy a comentar la ruta, porque ya existen muchos blogs que hablan de ella, comentaré nuestras sensaciones al hacerla.

No estábamos seguros si hacerla o no, porque amaneció lluvioso. Pero nos lanzamos a la aventura con el plan: si vemos que llueve mucho, nos volvemos. Salimos de Benimaurell y enseguida empezamos a bajar. Llegamos al cruce con Fleix donde empiezan los escalones. Por cierto, más de 6000 escalones, yo quise contarlos pero cuando estábamos llegando casi al final me desconté y quise volver para empezar de nuevo… 🙂 Según bajas empiezas a ver el barranco del infierno. Esto nos preocupaba, porque hacía una semana que había muerto una persona allí. Pero vamos, estaba seco y esta ruta sólo lo cruza en dos puntos, así que si va con agua, se regresa y au.

Al terminar la bajada y llegar al barranco te quedas maravillado. Tiene unos 10 metros de ancho y ves marcas de agua de hasta 3 metros. La verdad es que verlo con agua debe de ser impresionante. Y nada, a subir. La subida es ligera, no muy exigente, además con escalones, pero es larga. Cuando llegas arriba (en Juvees d’Enmig) estás listo para bajar de nuevo. Se vuelve al mismo barranco, pero por otro sitio. En la bajada se ve perfectamente una parte del barranco que me parece brutal: dos paredes de 200 metros de altura cierran el barranco. Imagino que será uno de los sitios más peligrosos.

Tocaba empezar a subir otra vez. Esta es la parte peor señalizada de todas. Hay que fijarse mucho y la subida no es tan fácil como las anteriores. Pero al poco tiempo el camino se vuelve más transitable, justo cuando se empieza a bajar de nuevo. Las fuerzas ya empezaban a flaquear (cuatro horas de ruta) cuando empezamos a subir otra vez (la última, menos mal). Esta última subida nos costó. Parecía que el final no llegaba nunca. Pero llegó. Nos esperaba un buen descanso y una buena cena en el hotel. Casi 5 horas de ruta (sin parar), pero con las mejores sensaciones posibles.

 

La Catedral del Senderismo

 

Tags: ,

Hemos vuelto al Pirineo. Nos encanta, disfrutamos un montón allí, y el otoño es un buen momento para acercarse, con todo el colorido de los árboles en pleno cambio. Hemos estado en el parque nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, en el Pirineo catalán.

Llegamos sin ningún reto, a ver qué tal era y hacer una pequeña rutilla. No nos encontrábamos en forma y nos planteamos ver cosas, más que intentar subir mucho. Con el coche hay que ir hasta Espot, el pueblo desde donde parte la carretera hasta el parque nacional. Hay que ir con cuidado por los animales salvaje, nosotros nos encontramos un ciervo por la carretera. Desde allí se llega a un aparcamiento donde se deja el coche y sale un camino hacia el lago de San Mauricio. Se puede hacer el recorrido en 4×4 organizado, pero es bastante caro.

El tramo hasta San Mauricio nos encantó: un camino por el bosque, con un río al lado, animales, naturaleza, qué más pedir. Cuando llegamos al lago, resulta que no sé bien porqué el lago estaba medio vacío. Como llegamos en una hora, pues nos decidimos a ir a otro lago que estaba a otra hora, el lago de Ratera. Aquí el camino no era tan bonito como el anterior, pero lo hicimos rápido también, menos de una hora.

Cuando llegamos, el cuerpo nos pedía más, así que nos propusimos ir al refugi d’Amitges. Este tramo es bastante duro, con una pendiente final bastante pronunciada. Llegamos al refugio y comimos allí. Si tenéis oportunidad, comed en algún refugio, la comida sienta muy bien. Estábamos a 2380 metros de altitud. Nos animamos a seguir subiendo algo más (yo ya me proponía subir un 3000), pero había bastante niebla y el camino ya era muy estrecho. Preferimos bajar (nos quedaríamos en 2500 metros), ya habíamos llegado a la nieve. La bajada fue espectacular. No nos habíamos dado cuenta que habíamos subido tanto. Llegamos destrozados al aparcamiento, pero supercontentos.

Nos alojamos en Esterri d’Aneu, un pueblo a 7 kilómetros de Espot. Cualquier pueblo de alrededor merece la pena. Ya estamos pensando en volver de nuevo, aunque los casi 800kms que nos separan del Pirineo nos impiden viajar tan a menudo como quisiéramos.

LagoSanMauricio2011

Tags: ,

Este fin de año nos hemos ido a una de las islas más interesantes de las que hemos estado: Lanzarote, en las Islas Canarias. La isla está impregnada del artista César Manrique. Por toda la isla se pueden ver obras suyas (en las rotondas de las carreteras, en los sitios turísticos, por todos lados).

Se puede comprar un bono por 30€ que sirve para entrar en 6 sitios, que de todas maneras se van a visitar. Merece la pena. Lo mejor para moverse es alquilar un coche (unos 25€ al día). La gasolina es muy barata y en total hicimos menos de 300kms en cinco días. Había mucha gente haciendo los recorridos en bicicleta. No es mala opción, puesto que las distancias no son demasiado largas.

Durante el primer día, optamos por la visita obligada al parque natural del Timanfaya. Es una extensión enorme de lava volcánica, resultado de las últimas erupciones en la isla. El paisaje es espectacular. La visita dura en total, desde que llegas a la entrada al parque hasta que sales, unas dos horas. Tenemos la visita en autobús (obligado), donde te cuentan cómo se formó ese paraje y la demostración de que justo debajo de ese sitio todavía hay actividad volcánica (haciendo arder algo de hierba, provocando un geiser o bien viendo cómo se cocina carne en un agujero, que luego se puede comer en el restaurante). Después nos acercamos a la Laguna verde (la zona de El Golfo), donde comimos. Por la tarde, vimos la magnífica puesta de sol en Los Hervideros, un sitio donde el agua del mar parece hervir, al chocar contra las rocas.

El segundo día optamos por ir hacia el norte. Primero vimos el jardín de cactus, un espacio creado por César Manrique donde hay multitud de especies de cactus de todo el mundo. De allí, seguimos hacia el norte hasta Jameos del agua, una cueva donde viven unos cangrejos únicos en el mundo. De ahí, a menos de 1km, está la Cueva de los verdes. Se trata de un tubo volcánico por donde bajaba la lava hacia el mar. De hecho, los Jameos forma parte de ese tubo. Es impresionante pensar cómo debía bajar la lava por ahí. Antes de comer fuimos a ver el punto más al norte, el Mirador del río. Desde allí se puede ver la pequeña isla de La Graciosa y tiene unas buenas vistas de la parte norte. Decidimos ir a comer a Arrieta, al puerto. Buena y barata comida. Decidimos regresar al hotel para poder descansar un poco antes de la cena de nochevieja. Cenamos (y nos comimos las uvas) en un restaurante de Arrecife. Muy buena la cena y unas risas para decir adiós al 2010.

El día de año nuevo decidimos descansar e ir a la playa. Nos acercamos a la parte sur de la isla, a Playa blanca. Esta parte es la que tiene las playas de arenas más blancas y una buena vista de la isla de Fuerteventura. También nos acercamos (y comimos) en la playa del Papagayo. Sopla mucho el viento en esta parte y el mar demuestra toda su fuerza. Por la tarde, nos fuimos a ver la puesta de sol en Puerto del Carmen, sitio orientado al turismo.

El siguiente día era domingo. Decidimos acercarnos a la Fundación César Manrique (su antigua casa). Me gustó mucho, se notaba que el autor quería a la isla y que intentó mantener un equilibrio con ella. El domingo se monta un mercado en el pueblo de Teguise. De camino a Teguise vimos el monumento al campesino. Estuvimos dando vueltas por el mercado, donde se puede encontrar de todo, desde artesanía local a comida autóctona, recuerdos, etc. Comimos en la Caleta de Famara. Merece la pena acercarse a la playa de Famara y ver a multitud de personas haciendo surf.

El último día estuvimos por Arrecife, esperando la salida de nuestro vuelo. Cansados pero contentos de haber disfrutado de esta isla.

Lanzarote 2010

Tags: ,

En el mes de octubre, durante el puente, nos fuimos a un hotel rural en Tarragona, el hotel Peralta. Es un hotel muy cercano a la ciudad, a unos 15 kilómetros. Las habitaciones están muy bien decoradas, cada habitación tiene un estilo distinto.

Nosotros escogimos una con la cama colgante. Un error. Menudo mareo. Tuvimos que poner un tope para que no se moviera, porque me muevo mucho durante la noche y casi no pudimos dormir el primer día. El desayuno es bastante bueno y cenamos un día. La cena fue bastante buena, pero un pelín cara.

Durante el día aprovechamos y nos acercamos a Tarragona. La ciudad es impresionante. Nos gustó mucho. Vimos todas ruinas romanas y nos empapamos con la historia de la ciudad. También aprovechamos y visitamos la región del Priorat, rica en vinos. Los pueblos son bastante agradables, con mucha historia y se come genial.

Es una lástima que haya tardado tanto en escribir este post, porque no recuerdo muchos detalles (nombre de pueblos, sitios donde comimos, lugares que visitamos, …) y la verdad es que nos gustó mucho.

Tarragona

Tags: ,

Esta semana hemos estado una noche en un hotel rural: el Castell de la Solana. Está situado en la zona montañosa del interior de Denia, cerca de los pueblos de Xaló, Alcalalí y Pedreguer. Se trata de una antigua casa que han reformado (con mucho gusto) y que tiene mucho encanto. Cada habitación está decorada de distinta manera. Nosotros nos alojamos en la Tatami. La habitación tiene dos alturas, estando la cama en la parte superior. También tiene una bañera donde caben dos personas de sobra y una terraza genial con vistas al valle.

La casa tiene varias zonas comunes. Destaca el salón donde siempre está sonando música y como curiosidad, tiene un bar de autoservicio (de honestidad le llaman): te tomas lo que quieras y lo apuntas en un papel. Puedes comer y cenar en el mismo hotel. No puedes elegir, el menú es único, pero está muy elaborado y el sitio, cenando en medio de la montaña con las estrellas por encima de tu cabeza, es inmejorable. También tiene piscina y salen muchas rutas de senderismo desde la casa.

Un sitio idóneo para relajarse, desconectar y tener unos días románticos con tu pareja. Para nosotros resultó un poco caro, pero bueno, disfrutamos el momento.

Castell de la Solana

Tags: ,

Me tengo que poner con los posts de viajes pasados, que se me van acumulando. Voy a quitarme los más rápidos, para dejarme el viaje de novios para el final.

En abril de 2010 fuimos a pasar una semana a Vitoria. Mi sobrina Tania estaba haciendo un máster allí y decidimos hacerle una visita. Vitoria no es muy grande, por lo que encontramos un hotel a las afueras bastante bien de precio. Además de ver Vitoria, también nos acercamos a Donostia y de allí a Biarritz. Tuve ganas de quedar con Juan, el que conocí en Australia, pero íbamos muy pillados de tiempo y no quise molestar. Otro día lo dedicamos a Bilbao, aunque al final nos fuimos a Las Arenas. Me impresionó el puente que permite pasar de un lado a otro de la ría.

El mejor día para mí fue la visita a la bodega de Marques de Riscal y La Guardia. La bodega es impresionante, diseñada por Frank Gehry, el arquitecto del Guggenheim de Bilbao. La visita merece mucho la pena y, sobre todo, la degustación final :-). La Guardia es un pueblo amurallado que te hace sentir como si estuvieras en la edad media.

Un buen viaje, sí señor. Comimos genial, bebí buen vino y descansamos (bueno, no demasiado).

Vitoria2010

Tags:

Sin duda, uno de los mejores viajes de nuestra vida. Hemos tenido de todo: relajación, cultura, gente muy maja. Y conocer una de las culturas más antiguas. Egipto es alucinante, visto desde la perspectiva de un turista, claro está.

Lo primero que tuvimos que hacer es elegir la agencia de viajes. Hay una gran cantidad de oferta, con precios que varían muchísimo para ofrecer (aparentemente) lo mismo. Nosotros, después de mirar en varios foros (losviajeros es uno muy bueno), decidimos contratarlo por El Corte Inglés. El problema no te suele venir por la agencia con la que contrates en España, sino por la agencia local de Egipto que te recibe. ECI trabaja con Galaxia, una de las mejores. Mucha calidad, aunque el precio está por encima del resto. No nos arrepentimos de nada, vimos a otra gente que iban con otras agencias y tuvieron quejas (por ejemplo, visitas que no se hacían). Nuestros guías eran estupendos (unos mejores que otros), y te resolvían cualquier problema o petición que tuvieras (como ir a comprarte tabaco ellos mismos). Uno de ellos es egiptólogo y nos explicaba muy bien todo (tenía una gran capacidad comunicadora).

El viaje que escogimos (de 11 días) estaba dividido en tres partes: crucero por el Nilo, crucero por el Nasser y El Cairo. Los cuatro primeros días fue por el Nilo (viaje en avión a Luxor y embarque en la motonave), desde Luxor a Assuan. En este trayecto cabe destacar los templos de Luxor y Karnak, el valle de los reyes y de los nobles, aunque cualquier templo o monumento que veíamos nos dejaba asombrado. El ritmo de visitas era bueno (salvo el primero día, que fue agotador), nos levantábamos temprano, veíamos cosas y a descansar en la piscina. Comíamos y a descansar. Cenábamos pronto y a descansar. Claro que descansar incluye tomarte una copita, alguna fiestecita que hicieron, etc. Te relajabas mucho y conocimos a un montón de gente genial.

Una vez que llegamos a Assuan, fuimos en Avión a Abu Simbel. Los templos que encontramos allí eran impresionantes. Hicimos la visita de rigor y asistimos al espectáculo de luz y color por la noche. De ahí, a otra motonave para hacer el crucero por el Nasser. Este crucero fue algo distinto, porque no vimos muchas cosas (apenas una visita al día, con el resto del tiempo libre), así que lo dedicamos a descansar. Llegamos de nuevo a Assuan y desde allí a El Cairo.

En el Cairo, teníamos sólo una mañana ocupada, dos tardes y un día completo libres. Contratamos lo que nos ofrecía la agencia: la ciudadela y la mezquita de alabastro, la ciudad de los muertos, el museo egipcio, el mercado de Al Khalilly, la pirámide escalonada, etc. Y por supuesto, las pirámides de Gizé.

El hotel de El Cairo fue el Conrad y merece la pena, mucho. Creo que eran 100 euros más (en total, los tres días) y la diferencia con el otro hotel era abismal (además de la happy hour de 17:00 a 19:00 con alcohol gratis!!). La motonave del Nilo era la Kahila, que no estaba nada mal. En el Nasser no había elección, sólo había una.

Egipto

Tags:

Desde el 28 de diciembre al 3 de enero hicimos un viaje a El Algarve, en Portugal. Nos fuimos con unos amigos, Pepe y Rosa, el hermano de Pepe, Julián, su mujer Cati y su hijo Julián. Tuvimos un buen viaje, con muchas risas, viendo muchas cosas y disfrutando mucho. Y comiendo :-). Voy a describir el viaje y las cosas que fuimos viendo.

Partimos de Alicante y fuimos directamente a Lagos. Un poco largo el viaje (casi 900kms) para hacerlo del tirón, pero con las ganas que teníamos no se nos hizo tan pesado. El problema fue la lluvia. En algunos momentos (a partir de Sevilla) la lluvia apenas dejaba ver la carretera. Por cierto, qué infierno es cruzar Sevilla (por la circunvalación). Muy mal planificada. Llegamos a Lagos y no fue complicado encontrar el hotel (gracias San GPS).

Lagos es una ciudad bonita. Pensábamos que era más pequeña, pero es bastante grande, orientada al turismo, como todo el Algarve. Desde allí se pueden visitar muchos sitios de interés. Cabe destacar la praia de Santa Ana, con unos acantilados que nos recordaron los doce apóstoles en Australia. También el Cabo de San Vicente, el punto donde se pensaba que estaba el fin del mundo (otro más :-)).  Y Sagres, la cuna de la cerveza portuguesa. El hotel de Lagos era un aparthotel con selfcatering. Muy barato, 22€ la noche una habitación doble. Sin servicio de habitaciones, pero suficiente para pasar un par de días.

En Lagos estuvimos dos noches. El tercer día nos fuimos hacia Faro, la capital de El Algarve. Hicimos una parada en Albufeira para comer. Albufeira nos recordó a Benidorm, orientada al turismo anglosajón. En Faro pasamos tres noches en un hotelito majo, muy céntrico. Faro tiene una ciudadela bastante maja y muchos restaurantes. Desde allí visitamos Tavira y Loulé. Merecen la pena una visita rápida a cada ciudad.

Para el regreso paramos en Granada. Buena elección, porque estábamos bastante cansados y merecía la pena pasar un día en Granada. Allí tuvimos una noche de vinos con tapas (demasiadas) y una comida de tapas antes de coger el coche para Alicante.

Como conclusión general, el Algarve es un sitio bastante agradable, pero me imaginaba otra cosa. Quizá la mejor época para visitarlo es verano, aunque imagino que estará muy concurrido. La comida me resultó un poco aburrida: carne y pescado, sota, caballo y rey. Siempre lo mismo. Al final terminamos comiendo en pizzerías algunas veces, por puro aburrimiento. La compañía fue muy agradable y nos reímos y disfrutamos mucho.

Fin de año 2009 – Algarve y Granada

Tags:

« Older entries