Melbourne

You are currently browsing articles tagged Melbourne.

Este día lo pasamos por completo en Melbourne. Es una ciudad muy diferente a Sydney. Está mucho más planificada, las avenidas son amplias y se nota que fue diseñada, no construída poco a poco. Se mezcla la arquitectura más clásica con edificios más modernos, altos (muy altos), muchas esculturas por toda la ciudad y se nota que está preparada para grandes eventos. De hecho, el Open de Australia se juega aquí. Y el fin de semana que viene es el gran premio de Formula 1.

La primera sorpresa, al ir a la oficina de información turística, es que tienen un tranvía circular que te permite ir a puntos más alejados del centro, gratis!. También tienen un autobús gratuito que te acerca a otros sitios. La verdad es que está muy preparada para el turismo y aprovechamos el día.

La ciudad surge alrededor del río Yarra. Como curiosidad, había un puente de donde saltó, a principios del siglo 20, el gran Houdini, encadenado. A los 30 segundos, salió del agua, riéndose. Una buena anécdota.

Melbourne

Tags:

Este fin de semana tuvimos uno de los últimos viajes en Australia. Decidimos acercarnos por el sur, en un combinado entre Melbourne y Adelaide. El primer día hicimos un tour de un día por la Great Ocean Road. El tour parte de Melbourne a las 7:30 de la mañana y recorre esa histórica carretera que bordea la costa. Fuimos en un minibús con un conductor que iba contándonos cosas tanto de la carretera como de los sitios por dónde pasábamos.

La primera parada fue en un pueblo (no recuerdo el nombre) para desayunar. Necesitaba café. Después paramos en Bell Beach. El conductor nos dijo que fue donde se rodó la última escena de “Le llaman Bodhi”, pero también he leído por ahí que realmente se rodó en EE.UU. Después paramos en una carretera secundaria donde vimos koalas y había multitud de aves (sobre todo loros), a las que podías dar de comer. Se te subían a la mano, la cabeza, el hombro. Fue muy divertido. También paramos para hacer una pequeña excursión por el rain forest.

El punto final de la excursión era los doce apóstoles. Es una formación rocosa (bueno, no son rocas exactamente) en medio del mar. Esa zona está formada por tierra arenisca, comprimida durante millones de años. El mar y el viento, poco a poco, van erosionando la costa y producen islas de más de 20 metros de altura. El espectáculo es genial y las vistas merecían la pena, después de más de cinco horas de viaje por una carretera con muchas curvas. Además de los 12 apóstoles, vimos el London Brigde, otra isla que hasta hace 18 años estaba unida a tierra. Nos contaron que dos turistas cruzaron al punto más extremo y justo en ese momento se hundió el puente. Tuvieron que ser rescatados en helicóptero :-). Mucho turista, pero ya digo que merece la pena, mucho.

El regreso fue directo, por una carretera a Melbourne. Llegamos sobre las 9 de la noche, muy cansados. En el hotel (Alto on Bourke) tuvimos una sorpresa: el chico de recepción (muy majo el día anterior) se disculpó por no poder darnos de cenar (ya había cerrado la cocina) y nos invitó a una botella de vino, de 25$!

Great Ocean Road

Tags: