El embrión de la Comunidad Científica

stalbentd1 (1)

Los avances propiciados por la pujante investigación científica, amén de los descubrimientos que venían realizándose en los más diversos campos de la ciencia, despertaron el interés de varios Estados del continente europeo. In primis la Santa Sede a la cual, posteriormente, se le sumaron las monarquías francesa, inglesa, alemana, española entre otras que, sucumbiendo al interés que generaba la ciencia, a partir del 1600 comenzaron a fundar Sociedades Cientificas y Academias de las Ciencias con el fin de estudiar, divulgar y compartirlos resultados obtenidos a raíz de las investigaciones que comenzaban a ver la luz en este embrión de comunidad científica que estaba delineándose en el horizonte de este nuevo mundo, cuyo afán principal era el conocimiento obtenido aunando esfuerzos y conocimientos, sin limitación de fronteras, ideologías o religión.

Para saber más, clica en la imagen o en Academias de las Ciencias.

This entry was posted in Ciencia and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *