Las Academias.


Académie_des_Sciences_1671

Los avances propiciados por la pujante investigación científica, amén de los descubrimientos que venían realizándose en los más diversos campos de la ciencia, despertaron el interés de varios Estados del continente europeo. In primis la Santa Sede a la cual, posteriormente, se le sumaron las monarquías francesa, inglesa, alemana, española entre otras que, sucumbiendo al interés que generaba la ciencia, a partir del 1600 comenzaron a fundar Sociedades Cientificas y Academias de las Ciencias con el fin de estudiar, divulgar y compartirlos resultados obtenidos a raíz de las investigaciones que comenzaban a ver la luz en este embrión de comunidad científica que estaba delineándose en el horizonte de este nuevo mundo, cuyo afán principal era el conocimiento obtenido aunando esfuerzos y conocimientos, sin limitación de fronteras, ideologías o religión.

Las primeras academias científicas europeas sentaron las bases de la investigación, el estudio y la divulgación de las ciencias. En ocasiones éstas se fundaron a partir de iniciativas privadas, en otras fueron directamente impulsadas bien por la necesidad, bien por el interés de monarcas concretos que anhelaban utilizar los conocimientos científicos para poder así enriquecerse intelectualmente y materialmente, con el fin último de que sus Estados destacaran sobre los demás.

En este apartado se incluien las más antiguas instituciones científicas europeas, una pequeña sintesis de un fenomeno que sentará las bases del pensamiento , estudio y divulgación de las ciencias que, en ocasiones, perdurará hasta nuestros días.

Para saber más clica sobre las imágenes.

Academia fracesa

logo LINCEI

real academia de las ciencias madrid

Royal Society

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *