William Gilbert

William Gilbert, nacido el 24 de mayo de 1544 en Colchester, Essex, siendo anterior al nacimiento de Galileo, posee el título de primer científico de la historia. Nacido en el seno de una familia importante pudo realizar sus estudios en Cambridge y posteriormente en Oxford, aunque esta última sede es una suposición, no hay registros de su paso por esta universidad. Estudió Humanidades con el título de Doctor en el año 1564 y Doctor en Medicina en 1569 entrando a formar parte del Royal College of Physicians en 1573.

(c) Wellcome Library; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Destacando como eminencia en el campo de la medicina, ocupó todos los cargos del Royal College llegando a ser médico personal de la Reina Isabel I obteniendo el título de Caballero.

Sus mejores contribuciones a la ciencia no se deben tanto a sus estudios en medicina sino a los relativos a la física, donde, a lo largo de más de treinta años investigó meticulosamente la naturaleza del magnetismo, sufragando sus estudios utilizando su fortuna personal.

Tras dieciocho años de estudios sobre las que se consideraban especulaciones sobre la materia, realizadas por los filósofos griegos dos mil años antes, Gilbert publica, en el año 1600 De Magnete Magnetisque Corporibus, et de Magno Magnete Tellare, un tratado científico sobre el magnetismo, los cuerpos magnéticos y el gran imán que es la tierra.

Su obra fue reconocida como una referencia sobre fenómenos magnéticos y eléctricos a lo largo de toda Europa. Gilbert llegó a comparar la polaridad de un imán con la polaridad de la Tierra llegando a sugerir que el magnetismo era el alma de la Tierra y que ese alma era perfectamente esférica con una rotación propia, como sus polos, al igual que la Tierra gira sobre su eje desacreditando las creencias de los cosmólogos tradicionales, proporcionando a Galileo elementos de reflexión que desembocaron en la idea de que la Tierra revoluciona alrededor del Sol, una música celestial para los oídos de éste y un gran cambio general para la filosofía científica. Galileo además, calficó a Gilber como el fundador del método científico experimental debido a que éste realizaba experimentos para corroborar sus teoráas, distinguió magnetismo y electricidad estática entre otras cosas, frotando con un paño de seda materiales como el ámbar o el cristal, acuñando el término eléctrico.

El 30 de Noviembre del año 1602, quizás a causa de la peste, se apagó la llama de la ciencia que iluminó a William Gilbert, una llama que iluminó el camino de científicos posteriores que llegaron a colocar el sol en el centro del Universo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *