Luchas Religiosas

Lutero

De procedencia humilde, estudió Teología en Wittenberg. Tenía un carácter especial, con una extrema sensibilidad. Siempre prefirió la predicación a la enseñanza.  En 1517 comienza la ruputa con la Iglesia tras la publicación, en la Universidad, de las “95 Tesis”, en una de ellas criticaba la actitud del Papado por lo que se le requirió para retractarse de sus palabras, no lo hizo. La Dieta de Worms declaró su exilio y la quema de sus obras; el Papado vetó 41 de sus proposiciones. De nada sirvió, la bula papal fue quemada y Lutero recibió protección del Príncipe Federico el Sabio de  Sajonia. Según Lutero “cada hombre se salva por su sola fe”; esto nos lleva a las principales características, como la búsqueda de una relación más personal, espiritual y directa  con Dios. Busca una Iglesia mas igualitaria y una liturgia más participativa. Su Reforma dió comienzo tras una crisis de convicciones a la vuelta de un viaje  a Roma, se caracterizó por exhortar a que la Iglesia cristiana regresara a las enseñanzas originales de la Biblia, impulsando con ello una restructuración de las iglesias cristianas en Europa.

Calvino y los Calvinistas

De procedencia burguesa y autodidacta en teología. El Calvinismo supone la perfección, el ordenamiento del culto protestante. Su doctrina se centra en la transcendencia absoluta de Dios es decir, muestra un dios distante, riguroso, lejano al misericordioso Cristo. Su doctrina se expande en medio de una grave crisis política y en muchos casos se impone por medio de las armas y la violencia. Cabe decir que fueron excluídos de la Paz de Augsburgo (1555).

Anglicanos

En Inglaterra el protestantismo era una minoría en un principio, pero el descontento popular y la corrupción de la Iglesia permitieron que cuando Enrique VIII quiso separarse de Catalina de Aragón, no encontró mayor oposición. A lo largo del reinado de Enrique VIII se va matizando en que consiste pero con sus sucesores se sucederán diversos problemas como por ejemplo la quema de protestantes durante el reinado de Maria I. Es con la llegada de Isabel I que cuando se restaura el protestantismo firmando el Acta de Uniformidad, el Acta de Supremacía, y los Treinta y nueve artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *