Máster en Arquitectura

Entradas antiguas

PROYECTOS 1

PROYECTOS ZERO

ALICANTE 2013. En febrero de 2010, ante la necesidad de organizar en el nuevo plan de estudios de la Politécnica de la Universidad de Alicante un curso de INTRODUCCION AL PROYECTO DE ARQUITECTURA, decidimos poner la docencia de ese curso en manos de arquitectos recién licenciados en nuestra Escuela y por tanto sin ninguna experiencia educativa. Salvo la experiencia de Albin Boyarsky en la Architectural Asociation en 19770 cuando creó las famosas UNITS, no conocíamos una actividad docente parecida. Frente a otras posibilidades más convencionales de desarrollar esta docencia, nos pareció que esa experiencia, libertaria y altruista, se sobreponía con mucho al género de actividades que la Universidad propone, y abría una cantidad importante de interrogantes que esperábamos que funcionaran en la dirección que nosotros necesitábamos. Los interrogantes a los que me refiero fueron tres. El primero tenía que ver con la reconstrucción del idea de autoridad. En este caso esa autoridad del profesor no procedía del reconocimiento de títulos sino de la seducción provocada por la construcción de la emoción puesta en juego. El segundo interrogante hacía referencia a la extrema generosidad de unos oficiantes, que sin recibir retribución alguna devolvían, solo por amor al arte, y por consideración imperiosa de construir un espacio de felicidad, formulaban una enunciación colectiva dela docencia sin precedentes hasta ese momento. Y tres, demostraba que el aula como tal, ya no era el espacio adecuado para que ese juego de voces antiautoritario y emocionado de unos y de otros fluyera en libertad.
Así lo explicamos en su día:
“…. Somos conscientes de hasta qué punto un curso como el que proponemos, que oscila por igual entre un curso sin-profesores ó un curso en el que todos-somos-profesores, cuestiona modelos establecidos en la universidad y cuestiona sobre todo los criterios de jerarquía, autoría y autoridad de la tradición docente.
Pero es precisamente la posibilidad de explorar los límites de las experiencias docentes lo que hace de la Universidad un lugar esencial en el que pensar cómo hacer las cosas de otra manera, y al hacerlo, pensar activamente realmente lo que ES la Universidad. Una Universidad que evoluciona e innova a través de desarrollar prácticas basadas en la generosidad educativa de personas trabajando puntualmente de una manera no remunerada, que practican un vívido sentimiento de colectividad en sus acciones y en sus decisiones a través de su militancia en la comunidad virtual y su fantástica entrega en términos presenciales . Estas dos formas de construcción del dispositivo colectivo, forman parte de nuestro profundo convencimiento de la importancia de los nuevos espacios educativos como espacios políticos de acción para redefinir y para argumentar los nuevos espacios profesionales.
2
¿Puede un alumno, o un joven e inexperto profesor, oscurecer una historia y oficial y consolidada, hasta colocar delante de ella escenarios inéditos, descaradamente nuevos, insultantemente emotivos, y por lo tanto reales?
La valoración de una experiencia debe establecerse a dos niveles. Por un lado ser sometida a la evaluación de los expertos. Por otro ser juzgada por una audiencia no exclusiva. El propósito de este escrito es una reflexión acerca de cómo construir ambos procesos para la continuidad enriquecida de esa experiencia, y demostrar que ambos procesos coinciden con la idea de expandir internacionalmente esa actividad docente que hemos denominado PROYECTOS ZERO.
La actividad docente internacional ha estado fundamentalmente centrada en desarrollar experiencias didácticas puntuales, aplicando sobre una estructura docente dada los criterios desarrollados en otro lugar y en otro contexto. El grueso de Talleres, work-shops, cursos, seminarios etc. se han basado en una proyección unidireccional de una experiencia previa de un profesor, sobre un nuevo lugar con unos nuevos alumnos. Esta práctica ha dado unos frutos casi siempre demasiados cargados de significación personal, y casi siempre limitados al ámbito espacio/temporal de la incidencia. Una práctica más relacional de la actividad docente pasa por dos cuestiones: 1 mostrar que el aspecto principal de la contradicción entre enseñar/aprender, reside en el factor enseñar 2. Entender la enseñanza como construcción de proyectos paralelos a los procesos de aprendizaje.
La experiencia de PROYECTOS ZERO se ha basado a la larga en ambos supuestos. Por un lado, ese aprendizaje extremadamente forzado de la actividad docente por los inexpertos profesores, los ha puesto en la tesitura del amateur que tiene que producir realidades afectivas generadoras de confianza para poder ejercer momentos de autoridad. La actividad de enseñar se constituye entonces sin solución de continuidad en un procedimiento de aprendizaje, no por la genérica condición de que al enseñar se aprende, sino porque esa forma de enseñar no produce de un modo directo arquitectura, sino que produce la enunciación y el deseo de construir una colectividad arquitectónica. Y esa colectividad arquitectónica así formada, que opera como ámbito profesional, pequeño cuerpo docente de inexpertos entusiastas, es la gran condición para que se produzca esa doble incidencia: la renovación de los argumentos y de los procesos organizativos, tanto dentro de la Universidad como en el contexto profesional. No es, solo, una docencia determinada la que modifica un contexto dado. Lo que modifica un sistema docente es una proyección colectiva de esa docencia, si ella es capaz de encontrar una práctica que siendo menor y extrema y revolucionaria y bizarra, logra crear un devenir, y ella misma es un progreso.
INTERNACIONAL
Cada Universidad es, en el mejor de los casos, un lugar vivo, pero pequeño y cerrado. Los estados, los planes educativos, los ministros de cultura, los rectores, los catedráticos más inteligentes siempre han hablado de la necesidad de internacionalizar la enseñanza. Pero siempre se ha entendido esa internalización como un servicio de estado: hacer del conocimiento una mercancía con la que se trasiega alegremente en lugar de ver esos movimientos como parte de un pequeño sueño que conecta emociones distintas y lejanas para convertirlas en conocimiento. Por lo tanto, para ir más allá del obvio interés que siempre tiene ese despliegue de viajes y prácticas en otros países, y más allá del valor innegable de esos viajes personales hacia lo novedoso y lo distinto de la vida, la política o la cultura de otros lugares, el valor de internacionalizar una experiencia reside en la posibilidad de establecerse una cosa común, libre y sin condiciones, situada en una zona franca cuyas reglas no son otras que las acordadas entre muchos o las consensuadas por una mayoría.
La posibilidad de repetir en distintos contextos universitarios el intercambio de la experiencia de PROYECTOS ZERO, daría forma a una red colectiva de experiencias educativas basadas en los mismos principios en los que se basó en el origen esa experiencia. Apostar por construir esa red es apostar por construir en el seno de nuestras universidades estructuras paralelas que lejos de las condiciones regladas abren posibilidades infinitas a la actividad docente. Y la oportunidad de que esa construcción parta de PROYECTOS ZERO, reside precisamente en la ambigüedad de manejarse en la condición límite y fronteriza de una situación protagonizada por quienes acaban de dejar de ser alumnos pero todavía no son profesionales.

 

ESCENARIO 1. Los arquitectos de Alicante seleccionados, en número de unos cinco, imparten un curso en Iniciación al proyecto en la Universidad A. Los arquitectos nativos les ayudan y les dan soporte para el desarrollo de la experiencia En el segundo semestre los jóvenes arquitectos de la Universidad A que han ayudado a los de Alicante, se desplazan a esta ciudad e imparten la docencia durante un semestre. Simultáneamente entre las Universidades C y D se desarrolla la misma experiencia.

 

Alicante. Febrero 2013
Jose M. Torres Nadal dR. Arquitecto. Caetrdratico de Poryectos de Arquitectura. Politecnica Universidad de Alicante