En primer lugar: El aumento de la habilidad del trabajador necesariamente amplía la cantidad de trabajo que puede realizar (consecuencia directa de ello es más ganancia para el empresario), y la división, al reducir la actividad de cada hombre a una operación sencilla inevitablemente aumenta la destreza y conocimientos del trabajador.

En segundo lugar: La ventaja obtenida mediante el ahorro del tiempo que se pierde de manera habitual al pasar de un tipo de trabajo a otro es mucho mayor de lo que nos creemos. Es imprescindible no perder tiempo al saltar de una labor a otra en la que tengamos que cambiar de lugar y de herramientas. Así se ahorra y se gana tiempo y eficiencia.

En tercer lugar: La aplicación al trabajo de una maquinaria adecuada facilita, abrevia el tiempo de trabajo y amplía la producción. Además Smithindicó que “es mucho más probable que los hombres descubran métodos idóneos y expeditos para alcanzar cualquier objetivo en laboral cuando toda la atención de sus méritos está dirigida hacia éste único objetivo que cuando se disipa entre gran variedad de cosas”.

Los comentarios no están permitidos.