Gracias a los profesores y profesoras de la educación pública

 

Gracias a los profesores y profesoras de la educación pública

Me enseñaron
a sumar ilusiones,
amigos y esfuerzos.

Me enseñaron
a restar enemigos,
miedos y desconfianza.

Me enseñaron
a multiplicar experiencias,
esperanza y sueños.

Me enseñaron a dividir
para compartir entre todos.

Me enseñaron
a leer cartas de amor,
periódicos,
historias para mis nietas.

Me enseñaron
a escribir novelas,
poemas y la lista de la compra.

Me enseñaron
a hacer ecuaciones,
comentarios de texto
y barquitos de papel.

Me enseñaron
a ver los colores del mundo,
aprendí a sentirme valioso,
a respetar a los demás
y a ser mejor persona.

Aprendí a defender mis derechos,
que con esfuerzo todo es posible
y que debemos tener
las mismas oportunidades.

Aprendí a usar el verde,
y el azul, y el amarillo,
y que ser diferente
significa ser igual.

Aprendí en la de todos, y todas,
y para todos, y para todas.

Gracias al de Lengua
por enseñarme a sumar versos.

Al de Física,
por enseñarme a sentir la Química.

Y al de Latín
porque Vini, vidi, vinci.

Gracias al de Tecnología,
por tanto empeño y entusiasmo.

Al de Filosofía,
por la lógica de la vida

Y al de Mates,
por llegar al infinito

Thanks to my English teacher,
who opened the borders of my life.

Gracias a la de Francés,
porque mi novia es francesa.

Y al de Música,
por marcarme el compás.

Gracias a la de Naturales,
por poner su corazón.

A la de Economía,
por educarme en valores.

Y al de Educación Física,
por animarme hasta la meta.

A la Orientadora,
por indicarme el camino.

A la de Dibujo,
por ilustrarme el futuro.

Y gracias a mi maestra,
por enseñarme a ser maestra.

Gracias mamá,
gracias padre,
por haber confiado en la escuela pública
para nuestra educación.

Gracias al de Historia,
por contarme cómo se luchó,
para poder seguir luchando.

De todo corazón…
MUCHAS GRACIAS

Dedicado a todos los profesores y profesoras
que decidieron formar parte de la educación pública.

 

Marea Verde

Palabras

 

«…con palabras, que son el origen de cualquier creación. Porque son las palabras las que crean la vida y le dan consistencia y grosor, significado y permanencia. (…) Las necesito, porque son lo que tengo para andar el camino y llenar el vacío de mis propósitos…» (14)

Luciano G. Egido, Los túneles del paraíso.

Negro

 

«Confiaba que aclararía, pese a que el mundo parecía volverse más oscuro por momentos».

Cormac McCarthy, La carretera.

Citado por Luciano G. Egido, Los túneles del paraíso.

Código de conducta

 

«Cada uno de nuestros conciudadanos arrastra un sable por la cubierta del barco, y a la menor oportunidad traza una línea divisoria para separar las cosas que está dispuesto a aguantar, de las que considera intolerables. A este lado de la raya…  En la orilla contraria… (…) cada cual tiene su estricto código de conducta que aplica con severidad contra lo que se le antoja, y que infringe cuando le viene en gana, porque para algo es de uso privado…» (108)

Carlos Marzal, Los reinos de la casualidad.

 

Quién sabe…

 

«Así se revelan los acontecimientos con la perspectiva del tiempo. Nuestras historias de amor y las de desafectos, las decisiones profesionales, los encuentros y las despedidas. En el momento en que ocurren, nos parecen de una tonalidad bien definida: a veces tristeza, otras alivio, otras alegría o euforia.  Con el tiempo, los colores se mezclan y las emociones se confunden. Aquella pérdida fue sufrimiento y desgracia, pero nos permitió descubrir nuevas ternuras. ¿Quién sabe si la victoria de hoy no se convertirá en tormento mañana?»

Alberto Sicilia, Ni bueno, ni malo, sino real, Principia Marsupia.

 

Ni bueno ni malo

 

«Nadie sabe realmente lo que la vida le prepara. Podemos hacer planes y podemos disfrutar de lo que nos gusta, pero no podemos pretender que todos nuestros planes funcionarán. Algunos lo harán quizás, la mayoría fracasarán. Nuevas ideas, nuevas ilusiones irán apareciendo: ocurrirán sucesos imposibles de imaginar con antelación. Todo esto no es ni bueno ni malo, sino real.»

Derek Miller

The last post, 4 de mayo de 2011.

Gracias a Alberto Sicilia, Principia Marsupia.

«It turns out that no one can imagine what’s really coming in our lives. We can plan, and do what we enjoy, but we can’t expect our plans to work out. Some of them might, while most probably won’t. Inventions and ideas will appear, and events will occur, that we could never foresee. That’s neither bad nor good, but it is real.»

«The world, indeed the whole universe, is a beautiful, astonishing, wondrous place. There is always more to find out. I don’t look back and regret anything, and I hope my family can find a way to do the same.»

 

Camariñas

 

Ao pasar por Camariñas
por Camariñas, cantando
por Camariñas, cantando
as nenas de Camariñas
quedan no río lavando
quedan no río lavando

Camariñas, Camariñas
xa me vas camariñando
xa me vas camariñando
por unha de Camariñas
vivo no mundo penando
vivo no mundo penando

Luar Na Lubre, Camariñas.

 

Tears in heaven

 

Would you know my name
If I saw you in heaven?
Would you feel the same
If I saw you in heaven?
I must be strong and carry on
‘Cause I know I don’t belong here in heaven

Would you hold my hand
If I saw you in heaven?
Would you help me stand
If I saw you in heaven?
I’ll find my way through night and day
‘Cause I know I just can’t stay here in heaven

Time can bring you down, time can bend your knees
Time can break your heart, have you begging please, begging please

Beyond the door there’s peace I’m sure
And I know there’ll be no more tears in heaven

Would you know my name
If I saw you in heaven?
Would you feel the same
If I saw you in heaven?
I must be strong and carry on
Cause I know I don’t belong here in heaven

Eric Clapron, Tears In Heaven.

 

Conversar

 

The stronger the jaw, the weaker the conversation.

(Cuanto más fuerte es la quijada, más débil la conversación.)

Adolfo Bioy Casares, De jardines ajenos.

 

Lela

 

Están a nubes chorando
Por un amor que morréu
Están as ruas molladas
De tanto como chovéu (bis)
Lela, Lela,
Leliña por quen eu morro
Quero mirarme
Nas meniñas dos teus ollos
Non me deixes
E ten compasión de min
Sen ti non podo
Sen ti non podo vivir
Dame alento da túas palabras
Dame celme do teu corazón
Dame lume das tuas miradas
Dame vida co teu dulce amor (bis)
Lela, Lela …
Sen ti non podo,
Sen ti non podo vivir.

Carlos Nuñez y Dulce Pontes

Letra: Alfonso Daniel R. Castelao


Un verso anónimo

 

«He creído leer un verso anónimo labrado en su piel (un largarto) hace miles de años: olvida los amores perdidos y toma el nuevo amor que la hora presente te regala.» (152)

Manuel Vicent, Cuerpos sucesivos.