Escrito por cabohuerta el 21 de agosto, 2007

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/DeMnVdYeF1I" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

Versos para José Menese.


Fué la voz
quien te dejó el dolor
suspendido en la memoria.

Fué la voz
quien recompuso tus partículas
de hombre herido.

Fué la voz
quien calmó tu musculatura
maltrecha en la batalla.

Aquella voz terrible, cósmica,
sangrienta, hermosa,
asistida por la razón de todos los tiempos.

Una voz samaritana
una voz mordida
una voz tersa
una voz escrita sobre la tierra
una voz que cauteriza las llagas del camino.

Fué la voz
cuando faltaba el viento.

Fué la voz
cuando lloraba el niño.

Fué la voz
cuando las calles cerradas
estaban sin dueño.


Desde esa voz
te anunció el sol la destrucción
fatal de lo finito.

Desde esa voz
te nació el hermano
para las noches de soledad.

Desde esa voz
te sabes la leyenda no contada
por la historia
de las gentes sin nombre.

Esa voz del solano
esa voz del rastrojo
esa voz de la oliva.
Esa voz de brasa humeante,
roja, bruñida,
crisol de ferocidades populares.

Esa voz testigo, paciente,
azabache, clara, empinada,
medular, arrebatada, consoladora.

Esa jonda voz.
Esa voz
que nos mantiene de pié.

(Versos que escribí en La Puebla de Cazalla, en 1991)


Tags: ,