Enrique IV el Impotente

Otro sitio más de blogsUA

Archive for the ‘Política matrimonial’ Category

El problema dinástico

without comments

El problema dinástico es simple. En teoría, tenían que reinar por vía constitucional Enrique IV (hijo de Juan II de Castilla), luego sus hijos (Juana ‘la Beltraneja”); y a falta Alfonso, su hermanastro (hijo de Juan de Castilla de un segundo enlace) o a sus hijos; y a falta, Isabel (hermana de Alfonso) o a sus hijos.

Juana, apodada Juana la Beltraneja (hija de Enrique IV), fue proclamada ilegítima por razones políticas (porque los bandos nobiliarios opuestos al monarca prefieren defender a Alfonso para manejarlo mejor) y fue descalificada para la corona de Castilla.

Al morir Alfonso en 1468, la nobleza opuesta a Enrique IV defiende esta vez las pretensiones de Isabel contra doña Juana. El nuevo rey Alfonso era considerado como un títere por el marqués de Villena y no fue aceptado por una gran parte del país. La situación degenero en disturbios que duraron hasta la muerte de Alfonso y el sometimiento de su hermana Isabel a la autoridad de Enrique. A continuación, el marqués de Villena y sus aliados rompieron con Isabel. Y al morir Enrique IV en 1474, decidieron apoyar a Juana como heredera al trono. Así que, es a partir de aquí cuando estallo la Guerra de Sucesión (que durara hasta 1479).

Luego, asistimos a la unión de Isabel con Fernando; es como si fuera una alianza mediterránea. Se destaca el despecho del monarca de Portugal que deseaba una unión con Castilla porque el equilibrio de fuerzas entre Castilla y Aragón amenazaba directamente Portugal. Entonces, Alfonso V de Portugal se casa con Juana e invade Castilla en 1474. Y este mismo año, es decir en 1474, Enrique IV fallece e Isabel enseguida se autoproclama reina de Castilla para adelantar a Juana (heredera legitima a la corona). Cabe señalar que todo eso ocurre dentro de la cronología de acceso al poder de los Reyes Católicos y que Isabel reinara de 1474 hasta 1504.

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 4:53 pm

Matrimonios del monarca

without comments

Enrique IV va a tener relaciones con los Infantes de Aragón y contra su padre Juan II. Además, está completamente en desacuerdo con su padre porque se casa con Blanca de Navarra (hija de Blanca I de Navarra y de Juan II de Navarra) en 1440, a la edad de 15 anos. Este matrimonio había sido acordado en 1436 como parte de las negociaciones de paz entre Castilla y Navarra.

Enrique IV acaba divorciándose de Blanca de Navarra. En mayo de 1453, el obispo de Segovia Luis Vázquez de Acuna anula este matrimonio diciendo que eso se atribuye a la impotencia del rey. El cronista Alonso de Palencia (uno de los detractores de Enrique IV) acusa al rey de despreciar a su esposa y de tratar de cometer adulterio para poder tener descendencia. En cambio, a propósito de este matrimonio, Enrique dice que no ha podido consumirlo sexualmente a pesar de haberlo intentado durante más de tres anos. En eso, los cambios políticos se reflejan: el apoyo desde 1521 a Carlos de Viana en su pugna contra Juan II de Aragón por el trono navarro, la ejecución de Álvaro de Luna en 1453 que permite al rey Enrique tener un mayor dominio sobre Castilla. Blanca y Enrique eran primos, al igual que también era primo de Juana de Portugal (hermana del rey Alfonso V de Portugal con la que Enrique IV quería casarse). El Papa Nicolás V corrobora la sentencia de anulación en la bula Romanus Pontifex en 1453 y proporciona la dispensa pontificia para el nuevo matrimonio de Enrique con Juana.

En mayo de 1455, Enrique se casa con Juana de Portugal: esta vez, es una mujer que a su padre le gusta (entonces, es como si se reconciliara con su padre; lo que provoca el concuerdo del país (ya no hay una guerra civil). Se casa pero sin acta notarial y sin una bula concreta que autorizaba la boda entre los dos. El 28 de febrero de 1462, la reina tiene una hija, Juana. Pero cabe decir que esta paternidad de Enrique IV va a ser cuestionada durante el conflicto para la sucesión a la corona.