Enrique IV el Impotente

Otro sitio más de blogsUA

Archive for the ‘Política’ Category

1479: fin de la guerra con el Tratado de Alcaçovas

without comments

 

El Tratado de Alcaçovas es firmado el 4 de septiembre de 1479 entre los representantes de los Reyes Católicos y el rey Alfonso V de Portugal. Pone fin a las hostilidades después de la Guerra de Sucesión Castellana (1475-1479). Alfonso Y renuncia al trono de Castilla e Isabel y Fernando renuncian al trono portugués. Además, este tratado permite repartir los territorios del Atlántico entre España y Portugal. E incluso, reconoce a Portugal la posibilidad de la reconquista del Reino de Fez.

Este mismo año, Fernando hereda la corona aragonesa y las dos Coronas se unen. Es una unión personal y no una fusión de los dos estados en uno. Cada corona tiene aduanas y fronteras diferentes, leyes y fueros diferentes, órganos de gobierno diferentes, lenguas diferentes… Entonces, Isabel no usurpó el poder mas gobernó gracias a un acto de fuerza, y defendida por una nobleza de la que siempre desconfiará por su aptitud a destabilizar el poder monárquico. Los RCCC empiezan la restauración del estado y la consolidación del poder monárquico.

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 3:42 pm

Posted in Política

Enrique IV y el caos político

without comments

Bajo Enrique (antecesor de los Reyes Católicos), estaban en cierne varios de los elementos innovadores que retomaron los RRCC: hace falta volver a organizar el poder real, crear una armada permanente, instaurar una inquisición episcopal para luchar contra los heréticos y una reforma monetaria, intentar volver a hacer la guerra de “reconquista” bajo la forma de una guerra de usura. Pero a partir de 1464, la liga dirigida por Pacheco vuelve a tomar el poder. Entonces, Enrique IV no puede hacer casi nada y la lucha contra las ligas nobiliarias va a volver una guerra civil.  Pero el reinado de Enrique IV es caótico a causa de la debilidad del monarca y de la potencia de la nobleza rebelde que siempre intento imponerse frente a la institución monárquica.

Entonces, el reinado de Enrique IV presenta una imagen negativa aunque el rey haya tenido un comienzo de reinado positivo. Nunca un rey ha sido tan criticado y vilipendiado. Enrique IV es víctima de una doble propaganda: es víctima del odio esquivo y tenaz de su mejor amigo Juan Pacheco y Juan Pacheco va a hacer la guerra contra Enrique IV porque no lo acepta como su privado. Así que, en cuanto a esta imagen negativa, cabe notar muchas opiniones negativas de la mayoría de los cronistas que han escrito sobre dicho monarca. Por lo demás, su reinado coincide con tiempos difíciles; tiempos en lo que vuelven a aparecer síntomas de la pasada crisis. No solo tiene que luchar contra los problemas políticos cada día, sino que también tiene que enfrentarse con los problemas de fondo y fortalecer el poder regio. Por otra parte, vemos esta exaltación del poderío real absoluto de Juan II (padre de Enrique IV el Impotente): la imagen del monarca que empieza por “Muy alto e muy poderoso prinçipe e muy esclaresçido rrey e señor, vuestros omildes seruidores…” en la obra Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla de 1866.

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 3:39 pm

El 5 de junio de 1465: la “Farsa de Ávila”

without comments

En 1464, los nobles de Castilla firman un manifiesto “Memorial de los Agravios”. Y un año después, en 1465, los nobles se reúnen en Ávila para deponer al rey Enrique IV de Castilla y proclaman rey a su hermanastro Alfonso. Encontramos esta “Farsa de Ávila”: los nobles contra el rey de Castilla en 1465 en la Crónica del rey Enrique Cuarto de 1953 en las páginas 144 y 145.

Durante el reinado de Enrique IV, varios bandos nobiliarios luchan entre ellos y contra el rey para apoderarse de parcelas del poder. El marqués de Villena (rival de la familia de los Mendoza) forma una alianza contra el rey con varios arzobispos (el de Toledo, el de Sevilla, el de Santiago), con la familia Enríquez, con los condes de Plasencia y de Alba y con otros nobles y eclesiásticos. El 11 de diciembre de 1464, asistimos a un ultimátum: si el rey no modifica su conducta y si no se deshace de su gobierno, lo destituyen. Con todo eso, el rey intenta negociar y encontrar acuerdos pero no lo ha conseguido. Así que, el rey es depuesto en Plasencia el 27 de abril de 1465 y luego en Ávila el 5 de junio de 1465.

Durante la ceremonia, los rebeldes leen todos los agravios por los que el rey fue acusado: el rey tiene y mantiene relaciones estrechas con los musulmanes (se viste de la misma manera que los moros), es impotente, es homosexual, no es el padre legítimo de Juana…). Después de los discursos, el arzobispo de Toledo le quita a la efigie la corona (cabe decir que la corona es símbolo de dignidad real). El arzobispo de Plasencia le quita la espada (símbolo de la administración de justicia). Y, el conde de Benavente le quita el bastón (símbolo del gobierno). También, para “ir más allá”, el hermano del conde de Plasencia grita “¡A tierra, puto!”.

Podemos decir que es un verdadero seísmo político. Por primera vez hay una semejante ofensa, un semejante ataque al poder real. Este acontecimiento acarea un periodo de turbios para Castilla. En vez de Enrique IV, después de grandes luchas entre las dos facciones, Alfonso (infante que es el hijo de Juan II de Castilla de un segundo enlace) es nombrado rey por los nobles. Pero, Alfonso fallece con 12 anos en 1468. Entonces, Enrique IV recupera plenamente el poder y el titulo de heredera pasa a ser disputado entre Juana e Isabel (hermana de Alfonso y segunda en la línea de sucesión).

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 3:18 pm

A partir de estos momentos (de esta primera Batalla de Olmedo), se constituye frente al monarca castellano una liga nobiliaria

without comments

Esta liga nobiliaria que se constituye es dirigida por el arzobispo de Toledo (Alonso Carrillo). A esta liga, incluso el antiguo favorito de Enrique IV adhiere: es el marqués de Villena. No obstante, la familia de los Mendoza se queda fiel al monarca, pero era de lo menos. Entonces, los rebeldes quitan a la efigie la corona a lo largo de una ceremonia que tiene lugar en las afueras de Ávila en 1465. Cabe añadir el testimonio del cronista Enríquez del Castillo que dice “[…] mandaron hacer un cadahalso fuera de la cibdad en un grand llano, y encima del cadahalso pusieron una estatua asentada en una silla, que descian representar la persona del Rey, la qual estaba cubierta de luto…”

Los nobles rebeldes leen un discurso en la que acusan al rey de cuatro cosas: “Que por la primera, merescia perder la dignidad Real (Don Alfonso Carrillo le quita la corona). Por la segunda, que merescia perder la administración de la justicia (Don Álvaro de Zúñiga, o sea el Conde de Plasencia, le quita el estoque que tenía delante). Por la tercera, que merescia perder la gobernación del reino (Don Rodrigo Pimentel, conde de Benavente, le quita el bastón que tenía en la mano). Por la cuarta, que merescia perder el trono y el asentamiento de rey (Don Diego López de Zúñiga derriba la estatua de la silla en que estaba).

En su lugar, los rebeldes proclaman rey de Castilla a Alfonso, hermano del monarca depuesto. Y al mismo tiempo, se difunde el rumor de que la heredera al trono (Juana) no es hija de Enrique IV sino que es hija de su nuevo favorito Beltrán de la Cueva. A pesar de todo eso, el monarca puede reaccionar en la segunda batalla de Olmedo en 1467.

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 3:15 pm

Principios de su reinado

without comments

Enrique IV es proclamado rey de Castilla el 20 de julio de 1454, al fallecer su padre Juan II. La primera preocupación del rey es la alianza con Portugal; por eso se casa en 1455 con Juana de Portugal. Otra preocupación suya es suprimir las posibilidades de intervención de Juan II de Navarra; por lo tanto, establece paces con Francia y Aragón y concede el perdón a varios nobles. Luego, convoca las cortes en Cuéllar para lanzar una ofensiva contra el reino de Granada (esta ofensiva es como una guerra de desgaste). Juan Pacheco y su hermano (Pedro Girón) se ocupan de las decisiones dl gobierno mientras que el rey hace entrar nuevos consejeros como Beltrán de la Cueva…

En 1458, Juan II de Navarra sucede a Alfonso V de Aragón. Juan II de Navarra apoya la oposición nobilia

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 3:07 pm