4. En la Edad Conteporánea

 

Durante la Edad Contemporánea, comenzaron a generalizarse nuevas manifestaciones de las escrituras expuestas. Entre ellas, podemos citar  las placas e inscripciones de personajes ilustres, los recordatorios de hechos destacados, los monumentos a los caídos, los recordatorios de visitas oficiales, las placas de inauguración de edificios…

Así mismo, la publicación de pasquines o carteles siguió siendo habitual, como medio de crítica, propaganda y movilización del pueblo. En España, durante determinadas coyunturas históricas (como la Guerra Civil o la Transición a la democracia), la exposición pública de carteles fue especialmente frecuente.

En la actualidad, las calles continúan siendo un lugar idóneo para exponer todo tipo de mensajes. Las fachadas y los muros se han convertido en soportes de escrituras expuestas, de vida generalmente efímera y marcado carácter iconográfico. Las principales manifestaciones son las pintadas, los grafitis, los murales, las pancartas y  los anuncios publicitarios y propagandísticos.

Por otra parte, algunos investigadores consideran que en la actualidad, Internet es el mejor soporte de las escrituras expuestas, ya que desde el desarrollo de la Web 2.0, los autores pueden dar a conocer sus ideas y mensajes y difundirlos de forma masiva a través de los foros, los blogs, los sitios web y, sobre todo, las redes sociales.