Convivencia entre cristianos y musulmanes

Los habitantes de Orihuela albergaban sentimientos contradictorios respecto a los musulmanes. Tenían todavía ese miedo en el cuerpo por ser territorio fronterizo (con Castilla, territorio musulmán y las morerías del Reino de Valencia), por lo que recelaban de ellos, pero al mismo tiempo necesitaban que se trasladasen a Orihuela para repoblar la ciudad y aumentar los ingresos (de comercio, agricultura, etc.) Necesitaban que los musulmanes viviesen en Orihuela porque tras la guerra de los dos Pedros solo quedaron un par de familias no cristianas y necesitaban mucha mano de obra para los trabajos agrícolas, para la huerta, por poner un ejemplo.

 

A ello habría que sumar que en el siglo XV había problemas con los musulmanes de las morerías de Crevillente y Elche, ya que se dieron varios episodios en los que iban a Orihuela, mataban a algunos cristianos, apresaban a otros, y poco podría hacer el gobernador de la ciudad porque no tenía autoridad para entrar en esas morerías para rescatar a los secuestrados y ajusticiar a los secuestradores.

 

De todas maneras los oriolanos tampoco eran unos santos, una vez consiguieron levantar una morería pocos años antes del 1450, ésta queda despoblada en unos cinco años después. Querían que se quedasen allí pero les imponían ciertas normas que atentaban contra ellos y sus creeencias, como por ejemplo, se les obligaba a musulmanes y judíos a arrodillarse y orar cada vez que las campanas de las iglesias sonasen. Era una forma de humillarlos diariamente.

 

La convivencia era difícil e incluso a veces imposible, ambos grupos no trataban al otro como se debería, con respeto, pero aún así pretendían utilizarse. Esto siguió así hasta que siglos después nos encontramos con las expulsiones de moriscos y judíos.

La oligarquía oriolana

En Orihuela nos encontramos con una élite compuesta por una caballería villana con hegemonía política, económica y social que vivía en una especie de tensión más o menos constante por las ansias de conseguir más poder. Y aparte otra que aunque no disfrutaba de un puesto en el gobierno local, sí tenían el suficiente poder como para poder interferir.

 

Sobre el primer grupo habría que decir que estaba formado por gentes con caballos para poder luchar, vivían en la zona intramuros (o extramuros pero contaban con propiedades importantes), habían recibido tierras, casas y privilegios por haber ayudado en la reconquista, etc. Eran pocos los linajes que conformaban este grupo y ponían todos los impedimentos posibles para que eso siguiese así y fuesen siempre los mismos los elegidos.

 

Esta oligarquía podía:

  • Controlar políticamente el territorio y a la población.
  • Redactar las ordenanzas municipales y normas electorales para que los mismos siguiesen en los puestos de poder.
  • Excluir a los rivales de turno del poder político.
  • Regular el tiempo, trabajo, moral, religiosidad, ocio y sexualidad de la población.

 

A todas esas ordenanzas e impedimentos varios para perpetuar el propio poder en la ciudad, os recuerdo que en el anterior comentario os puse que llegados a mediados del siglo XIII al XIV van excluyendo a mudéjares y judíos del poder.

 

Fue una forma de acaparar poder en unas pocas manos, lo que luego derivaría en la lucha de poder entre los oligarcas y el poder central. Problemática que duró varios siglos y que algunos historiadores todavía ven actualmente, por ejemplo, en España con el tema de las autonomías y deseo de independencia de algunos territorios.

Mudéjares en Orihuela

Antes de nada hay que tener claro qué significa el término mudéjar. Según la RAE, se dice del musulmán a quien se permitía seguir viviendo entre los vencedores cristianos sin mudar de religión, a cambio de un tributo.

 

Los reyes y conquistadores de esta época, tanto castellanos como aragoneses, daban concesiones a las minorías religiosas pero no por bondad, sino para ganar adeptos para sus políticas, tener más gente que pagase tributos para seguir con la reconquista y que hubiese paz en esas zonas.

 

En el caso específico de Orihuela, con Jaime II, esos derechos “se reconocen traducidos en privilegios, fraquicias, libertades, donaciones, mercedes, buenos usos y costumbres, de forma general en favor de todos los súbditos del lugar; (…)¹

 

Aunque no hay que pensar que es algo nuevo, lo toma de anteriores legislaciones de la Corona de Castilla en sus territorios conquistados.

 

Estos derechos, de forma muy general se podría decir que eran: Quedarse con sus tierras y bienes, libertad de desplazamiento, seguridad personal, seguridad en el tránsito comercial, respeto a sus costumbres, podían ejercer su propia jurisdicción en problemas entre musulmanes, etc.

 

¿Por qué tanta concesión? Para que la repoblación no tuviese que ser total y que la zona no sufriese una ruptura en cuanto al tránsito comercial afectando a la economía de la zona y el reino.

 

Pero esos derechos no les eximía de las obligaciones como el servicio militar obligatorio, los impuestos, rentas y tributos, aunque también gozaban de algunas exenciones temporales o permanentes sobre el patrimonio de esta minoría religiosa.

 

Sobre el papel todo esto queda muy bonito y armonioso, pero la realidad según un estudio de Antonio Barrio era bastante más diferente. A mediados del siglo XIII al XIV, es decir, con la llegada de Jaime II y la adhesión de Orihuela al Reino de Valencia, los oligarcas oriolanos van excluyendo a mudéjares y judíos del poder; tanto es así que en el siglo XV necesitaban que los musulmanes volviesen para reactivar la economía pero no lo consiguieron.

 

¹Martínez Almira, MªMagdalena. Derechos y privilegios de los mudéjares de las tierras alicantinas en la documentación de Jaime II. Revista de Historia Medieval. (1997) p. 670.

Lenguas oriolanas

Para poder entender mejor lo relacionado con la lengua o lenguas que se hablaban en la Orihuela medieval es necesario tener en cuenta un par de cosas en cuanto a cronología y reinos:

    • 929-1031: Orihuela pertenece al Reino de Murcia.
    • 1053-1212: Periodo en el que la ciudad va cambiando cada cierto tiempo a ser del Reino de Murcia al de Valencia.
    • Alfonso X el Sabio: Conquistó la ciudad para la Corona de Castilla en el 1242-1243.
    • Jaime II de Aragón: Conquista la ciudad a finales del siglo XIII para el Reino de Valencia (Corona de Aragón).

 

El tema de la lengua no es tan sencillo como podría parecer, ya que hay que entrelazar, entre otras cosas, repoblación (¿De dónde procedía esa gente? ¿Cuál era su idioma materno?) y política territorial (¿A qué reino pertenece? ¿Cuál es el idioma oficial de dicho reino?), pero intentaré resumirlo de manera que se entienda.

 

Los cambios lingüísticos en Orihuela se dan por la caída del reino musulmán y la llegada de gentes de otros lugares por la repoblación. La mayoría de estas nuevas gentes eran de Cataluña, Aragón y Navarra, lugares en los que se hablaban dialectos o idiomas diferentes. Es cierto que una vez ya se han asentado y pasado unos años, o incluso una generación, dejan de ser esos castellanos/catalanes/navarros que vinieron porque ya pertenecían a ese nuevo lugar que repoblaron. Las diferencias que pudieron observarse en los primeros años de la repoblación ya se habrían eliminado o quedado introducidas como algo normal en el nuevo lugar (aculturación). Esto se puede ver en los escritos de la ciudad en cada época concreta.

 

En un principio, al pasar al Reino de Castilla por la conquista de Alfonso X el Sabio, la lengua oficial fue el castellano aunque la gente que fuese a Orihuela no lo hablase o no lo tuviese como primera lengua, lo que obligó a catalanes y cualquier otra persona que hablase otro idioma a aprender el idioma oficial, por lo que nos encontramos con el bilingüismo ya en el siglo XIII. Esto pasó por la presión ejercida por los castellanos, tanto en la ciudad de Orihuela como en los alrededores.

 

Como ejemplo de lo que explico os dejo este fragmento:

“Desde nuestra perspectiva, creemos que se debe pensar en el reino de Murcia, en esos años del siglo XIII (1243-1283) como un lugar habitado por gente de distinta procedencia y, por tanto, por una población plurilingüe, que escribían y entendían el castellano y que sus escritos reflejan rasgos de otros dialectos y lenguas (aragonés y catalán) fruto quizá de la influencia de su lengua materna que, posiblemente, hablarían también. Creeemos que si la situación real era de bilingüismo (castellano/catalán) la castellanización fue progresiva en la medida que los inmigrados se integraban en la vida del reino.” (DÍEZ DE REVENGA TORRES, P.: Estudio lingüístico de documentos murcianos del siglo XIII. Universidad de Murcia, 1986. 577 p.)

 

Obviamente, una vez que Orihuela pasa a manos de Jaime II a finales del siglo XIII, cambia la lengua a usar. La ciudad se incorporó a la Corona de Aragón y el catalán pasó a ser la lengua oficial.

 

A principios del siglo XIV se dividió el territorio de Murcia en dos, una parte para los castellanos y la otra para los aragoneses, perteneciendo Orihuela a la de Aragón y por lo tanto imponiéndose el catalán y aragonés. Como el límite de esta división era parecida a la actual (provincia Murcia y Alicante) y Orihuela está muy cerca de Murcia y exitía comercio entre las dos zonas, en ambos lugares se seguían utilizando los dos idiomas, seguía existiendo el bilingüismo, solo que oficialmente se utilizaba uno en cada zona. Pero con el paso del tiempo, como solo se utilizaba esa segunda lengua para los intercambios comerciales, la no oficial cada vez se fue utilizando menos, terminó por olvidarse y al final, para entender los escritos que se enviaban de Murcia a Orihuela y viceversa se necesitaba la intervención de traductores.

 

Esto queda más que patente a a finales del siglo XIV y el XV. En esos momentos era difícil el comprender los textos oficiales que llegaban del otro lado de esa frontera por estar escritos en una lengua que se utilizaba cada vez menos. En ambos lugares tenían su propia lengua e intentaban que se utilizase lo más posible para crear cierta personalidad lingüística, cierto sentimiento de pertenencia a un lugar a través del idioma que se hablaba.

 

Se puede observar sin ningún tipo de problema que en el siglo XIV la castellanización de la zona era bastante homogénea, quedando los dialectos y otros idiomas plasmados en algunas adiciones y apostillas aisladas o en topónimos. Eso mismo fue lo que llevó a lo comentado un poco más arriba, a la necesidad de disponer de traductores para entender aquellos textos oficiales que venían del otro lado.

 

Para terminar solo haré un apunte: Os recuerdo que mi compañera tocó el tema de la expresión Orihuela catalana que viene en parte por lo que he comentado, la oficialidad del catalán en esta ciudad, tanto por pertenecer a la Corona de Aragón como por el importante contingente de población catalana que se trasladó a esas tierras, y la necesidad de crear una identidad propia.

Edificios medievales

Es hora de hablar de la cultura de la Orihuela medieval, en este caso de aquello que podemos ver y tocar, es decir, los monumentos. Ya en la siguiente entrada tocará hablar de un aspecto más específico de este tema, la lengua en la Orihuela de ese momento, tema que ya ha salido en este blog de mano de Ana Melendez en su entrada titulada Orihuela catalana.

En Orihuela podemos encontrar vestigios de esa ciudad medieval en la que nos estamos centrando en este blog. Aquí y ahora me centraré en:

  • Castillo
  • Muralla
  • Catedral
  • Iglesia Parroquial de Santa Justa y Rufina
  • Iglesia de Santiago Apóstol
  • Moros y cristianos

castillo de orihuelaEl castillo está datado del siglo IX al XVIII aunque hay algunos que sostienen que se construyó antes de la invasión musulmana y que con la reconquista el castillo se reformó. Se encuentra sobre el Monte de San Miguel y su estado de conservación no es bueno, pero igualmente es importante, ya que es grande y algunas habitaciones, zonas, aljibes y torres sí tienen un estado de conservación más o menos decente.

 

muralla

La muralla por su parte data de un poco más tarde, más concretamente del siglo XI al XV. En un principio esta construcción rodeaba toda la ciudad, pero a día de hoy solo se conservan algunas partes inconexas.

 

 

iglesia justa y rufinaLuego ya pasaríamos a los edificios eclesiásticos, la Iglesia parroquial de Santa Justa y Rufina, la de Santiago Apóstol y la catedral de la ciudad. La primera iglesia fue levantada entre los siglos XIV y XV, tiene un estilo gótico en cuanto a su tipo de planta, la mayor parte de la decoración (gárgolas) y su torre gótica, pero por ejemplo también tiene un presbiterio renacentista y partes barrocas por las posteriores reformas.

 

 

 

iglesia de santiago apostol

Lo mismo ocurre con la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, del siglo XV, de estilo gótico en su mayor parte pero por las reformas posteriores también hay zonas y elementos de estilo renacentista y barroco.

 

 

 

datedral de orihuelaLa catedral se fecha de finales del siglo XIII o principios del XIV, también de estilo gótico y encontrándose en el lugar donde antes había una mezquita aljama. Consta de tres naves características del estilo gótico, incluídas sus puertas, a excepción de la puerta denominada “Puerta de la Anunciación”, la cual ya es de estilo renacentista.

 

moros y cristianosY por último solo queda hablar de las fiestas de moros y cristianos de la ciudad. Realmente esto no es tangible tal cual, no puede visitarse los 365 días del año, pero sí es algo que puede verse y disfrutarse durante un tiempo determinado. Esta festividad nace a principios del siglo XV pero no se festejó ininterrumpidamente desde entonces, sino que durante un tiempo esta fiesta dejó de celebrarse.

Como en todas las fiestas de este tipo, se simulan las batallas entre los dos bandos, entre los moros y los cristianos durante la Reconquista, pero no solo eso, sino que también están los pregones, homenajes, desfiles, etc. Hay que tener en cuenta que esta festividad se da a lo  largo de toda una semana del mes de Julio.