¨La Valencia Medieval¨

Una breve descripción de la ciudad de Valencia durante la Edad Media

¨La Valencia Medieval¨ - Una breve descripción de la ciudad de Valencia durante la Edad Media

Violencia y política

Un fenómeno extendido por toda Europa fue la lucha de distintas familias burguesas y nobles por el control de los puestos de administración urbanos y Valencia no fue menos. Estas familias forman verdaderas clientelas en busca de apoyos, estas acababan uniéndose en dos bandos con intereses enfrentados que acaban explotando en unas auténticas luchas armadas dentro de la ciudad, en Valencia conocidas como Bandositats.

Una consecuencia clara de esta, será la aparición en la ciudad de Valencia de auténticos palacios fortificados y llama verdaderamente la atención, como la burguesía pese a que lo que le interesaba a sus negocios era mantener la paz en la ciudad participará activamente en esta lucha por el poder.

El germen de estas bandositats lo tenemos en los amprius, los derechos comunales; todo ciudadano valenciano tenía pleno derecho a acceder a los bienes comunales del reino. La nobleza no toleraba esto y mediante sus tropas ponía trabas a los vecinos para acceder a estos recursos. Los roces entre unos y otros acabaron estallando en una lucha entre las villas reales y la nobleza que tuvieron especial virulencia en 1340. Estos episodios eran un intento de la nobleza de acceder al gobierno de las villas reales, de las que estaba excluida. Aunque también hubo disputas entre distintas familias nobles principalmente por temas de jurisdicciones en sus respectivos señoríos.

San Vicente Ferrer impone la paz entre los Centelles y los Vilaragut

Los conflictos por el salario, horario laborales, reivindicaciones económicas, así como la obligatoriedad de trabajo para residir en la ciudad provocó conflictos entre maestros, asalariados y aprendices, así los  oficis se unirían a las luchas, su participación en el movimiento unionista en 1347-1348, llevaría a los Jurats a pedir al monarca que prohibiera estas agrupaciones entre 1349 y 1363.

La formación de facciones políticas que querían acceder al poder por cualquier medio, llevó a la reforma del sistema electoral, con el objetivo de eliminar a las familias que participan en luchas armadas del gobierno de la ciudad, así los Marrades, los Soler y los Novals, quedaron excluidos del poder en 1401. Sin embargo, estas luchas se recrudecieron aún mas y sólo pararían con la llegada de los Trastámara, el carácter más autoritario e intervencionista del monarca pondría fin a estas luchas.

 

El agua y su administración

Como una sociedad con un modelo económico principalmente agrícola, el agua tenía una gran importancia, de hecho los furs recogen el derecho al acceso a esta. Cada parcela poseía una parte de regadío, reparto bien reflejado en los furs. Por esto para convertir una parcela de tierra a regadío había que seguir un proceso arduo y bien reglamentado.

Para rentabilizar el uso de esta tras  la conquista de la ciudad, se mantuvo el modelo administrativo musulmán ya que estos tenían más experiencias en el regadío. Este consistía en dotaciones continuas de agua para unas 8.000 hectáreas mientras que el resto se regaban según dotaciones temporales.

tribunal-aguas-2

Este sistema fue posible gracias a la creación de comunidades de regantes, se establecieron cuatro para las acequias superiores de Moncada, Quart, Tormos y Mislata, más otras cuatro para las inferiores de Mestalla, Favera, Na Rovella y Rascanya. Se reunían  en edificios eclesiásticos donde a través de ordenanzas regían la distribución y el mantenimiento. Esta institución evolucionará hasta tal y como conocemos el actual Tribunal de las aguas de Valencia (Thomas Glick).

Todo labrador tenía la obligación de arrancar hierbas yacequia limpiar el cauce. Para ello, al menos una vez al año, el çequier le cortaba el agua, hasta que no arreglara el cauce, no se la devolvería.  Este çequier tenía además plena autoridad sobre los repartos de los turnos, hacía de juez entre los litigios de los regantes, mantenía los ribazos y como ya he comentado se encargaba del mantenimiento y limpieza de los cauces.

Los çequiers respondían ante el çabaquies, cargo que se ocupaba del suministro de agua en la ciudad de Valencia, al menos hasta 1283, año en que Pedro el Grande transfirió esta responsabilidad al Consell de Valencia.

El sistema de provisión de cargos

La sociedad de Valencia desde su conquista por Jaume I en 1238 es una sociedad en tránsito, provocada por un incipiente desarrollo de la burguesía, al igual que en el resto de ciudades europeas. A estas transformaciones la provisión de cargos de la ciudad se irá adaptando sufriendo hasta ocho modificaciones.

–          El primer sistema transcurre entre 1245 y 1266: Los jurats eran renovados anualmente en la festividad de San Miguel y estos elegían directamente a sus sucesores e igualmente designaban a los consejeros oportunos. Debían jurar el cargo ante el rey, o en su ausencia el Baile y el Curia.

–          En 1266 se establece por un privilegio la renovación del cargo en Pentecostés y les retiran la capacidad de elegir a sus sucesores, ahora tendrán que tomar esta decisión con la participación de sus consellers. En 1278 se establece que los consellers deberán proceder de los tres estamentos.

–          En 1283 Pedro II introduce el sorteo como única vía de acceso a las magistraturas municipales, los redolins. Los jurats y los consellers, nombraban un candidato por cada una de las parroquias, de los que por sorteo, saldrían sus sucesores.

–          En 1321 serán solo los consellers quienes podrán nombrar candidatos. Debían proporcionar 12 candidatos ciudadanos y 12 nobles. De estos, por el sorteo de los redolins, saldrían los 6 jurats del año siguiente (4 ciudadanos y 2 nobles), quienes nombrarían directamente a su consejo consultivo.

–          En 1403, casi sin advertirlo, se introdujo otra modificación. Los jurats salientes serían quienes elegirían a los consellers del próximo gabinete de gobierno.

–          En 1412 el azar en la elección de los cargos se potencia complicando el sorteo de los redolins. Mediante este sorteo se eligen 13 electors de entre los consellers salientes. Estos electors eligen 8 candidatos por parroquia de mutuo acuerdo, después por sorteo, saldrán los próximos consellers ciutadans (4 por parroquia). Estos consellers recién electos nominan 12 nobles y 12 ciudadanos para el sorteo, del que saldrán los próximos 6 jurats. Estos, eligen libremente a los consellers de cavallers y los consellers de juristes, mientras que los oficis presentaran los suyos propios.

–          En 1418 el sistema de azar se elimina completamente, volviendo a dar la capacidad total de elección de los consellers a los jurats, junto con al racional, al síndic, advocats y al escrivá del consell. Los oficis siguen proporcionando sus consellers.

–          Será al año siguiente, 1419, cuando se elimine la capacidad de los oficis de presentar cargos.

Los marrades, una facción política familiar

Los Marrades, una familia que no formó parte de las primeras repoblaciones valencianas. Llegaron a la ciudad con Pedro III, con el segundo movimiento repoblador, creado para sofocar la revuelta mudéjar. A pesar de ello, esta familia proveniente de Urgel, en los pirineos,  se convirtió en una de las más influyentes de la ciudad de Valencia.

Se asentaron como artesanos dedicados a la industria pañera, formando parte de la incipiente burguesía valenciana. Pronto sus negocios e influencias así como sus intereses fueron creciendo, formando una autentica facción política unida por su apellido. La fortaleza de estos se basaba en un círculo de parentesco fuerte que formaba una auténtica familia gentilicia.

iglesia-san-martin-195x250

Parroquia de San Martín

Pronto pusieron comenzaron una fuerte política de proyección política. Tras el fracaso del movimiento unionista, esta familia se aprovecho de la caída de muchas familias que hasta entonces habían ocupado la mayoría de las magistraturas. Mientras estas caían, los marrades, que hasta entonces apenas habían ocupado algún cargo de conseller en la parroquia de San Martín, acabarían ocupando más de 100 magistraturas sólo durante el reinado de Pedro IV. Esto se debió en gran medida al apoyo de esta familia al monarca durante su guerra con Castilla. La defensa de Valencia y el inconmensurable apoyo financiero brindado al monarca, hizo que esta familia se ganase el favor del rey.

A través de diversas estrategias electorales no sólo ocuparon los puestos más importantes de la administración valenciana; si no que tomaron el control de las parroquias. Su influencia llegaría hasta la  misma corte aragonesa y al ejército, formando parte de las huestes del rey de Aragón. La defensa de Huercal y la ayuda aportada en la toma de Nápoles les acabaría otorgando el título de Cavallers.

Su patrimonio aumentó hasta tal punto, que la familia pasó a formar un barrio propio entorno a la parroquia de San Martín. Controlaban medios de producción, las rentas censales, el arrendamiento de impuestos a terceros…

En 1401 fueron excluidos de las magistraturas, lo que les hizo cambiar su política de alianzas y estrategias electorales por una política más agresiva, violenta, participando en verdaderas luchas armadas en el interior de la ciudad de valencia.

 

 

 

 

La propiedad

Para explicar la propiedad en la ciudad de Valencia primero tenemos que entender que estas son unas tierras recién incorporadas a la corona de Aragón en donde aún se encontrarán familias mudéjares viviendo en ellas.

Furs Valencians 1547

Furs de València

Imagina pertenecer a una familia cristiana llegando a sus tierras recién adquiridas, tierras que han pertenecido toda la vida a la familia mudéjar que aún reside ahí, explícale que ahora esas tierras son tuyas. Por tanto si hay algo que los fueros del Reino de Valencia trata con gran detalle es el tema de la propiedad; estas nuevas familias debían saber que sus nuevas adquisiciones iban a estar bien protegidas, puesto que habían dejado su antigua vivienda y su medio de subsistir atrás, ahora dependían completamente de éstas y más cuando en los primeros momentos del reino las tierras no se podían enajenar, buscando que no se formaran nuevas oligarquías.

Respecto a la vivienda, los fueros recogieron una serie de normas acerca del alzado y mantenimiento de estas. Se prohibió construir ventanas que dieran vista a una zona privada de otra vivienda, construir casas cuya altura perjudique a la contigua y solo permitía salientes en estas con fin de verter fuera las aguas pluviales, debido a la estrechez  de las calles.

Para proteger estas propiedades, en las que se incluye vivienda, tierras y ganado, se estableció en los fueros toda una serie de leyes que compensaran cualquier daño recibido. Hay que tener en cuenta que estas eran fuente de riquezas y por tanto era gran interés del Reino de mantener estas en su correcto funcionamiento. Por ello, cualquier daño ocasionado en las mismas, debía ser reparado, ya fuese culpa del mismo propietario o de cualquier otro, debería pagar los daños ocasionados. En caso de que este negase haberlos causado y posteriormente se demostrara su culpabilidad, debería pagar el doble de la cuantía.

Respecto al robo, en los fueros se distingue entre hurto y robo, según sea con o sin violencia. Estaba duramente penado, agravándose en caso de que este se hubiera cometido durante la noche. Respecto a la propiedad agrícola, si se dañaran los cultivos (tala, paso del ganado), el causante debería pagar el doble de los daños ocasionados. Igual ocurre con el daño por fuego, ya fuese por descuido o intencionado, su responsable deberá cargar con todos los costes de reparación.

Para terminar hablar de la servidumbre de la tierra, es decir el derecho de paso a través de unas tierras de propiedad privada. Esta se otorgaba en caso de que el propietario aceptara dicho paso a lo largo de dos años, transcurridos estos, está ya no se podría denegar hasta transcurridos otros diez. Aunque esta parcela se vendiera, el derecho de servidumbre iría incluido con ella. En una sociedad ampliamente rural, esta era de vital importancia, puesto que podría permitir el paso a un río o acequia, en cuyo caso este derecho de servidumbre debería ser mantenido siempre.

Pese a estar sometido a un riguroso control, los fueros no consiguieron adelantarse a un sin número de problemas. Esto ocasionó que en los primeros años del Reino surgieran una gran cantidad de litigios por lindes, propiedades y derechos de servidumbre.

 

Ausias March, representante de las letras valencianas

El insigne poeta valenciano Ausias March nació en el seno de una familia ennoblecida y de funcionarios, incorporada al estamento de la caballería y asentada en el Reino de Valencia en los años de su conquista y repoblación. Estas circunstancias condicionaron su vida y su entorno personal.

descarga (1)

Ausias March

Se considera que la labor poética de Ausias March se inicio de manera sistemática hacia 1425, cuando concluye la vida militar del poeta y se establece en Gandia. De la obra de Ausias March han llegado a nosotros 128 poesías, lo que supone mas de diez mil versos. Esta producción revela, por una parte, el interés que tuvo el autor por transmitir sus poemas y, por otra, la aceptación que alcanzaron sus poemarios posteriormente.

El afecto que profeso al rey Alfonso III se manifiesta en una serie de composiciones que el poeta le dedico. La titulada ¨Vengut es temps que sera conegut¨ versa sobre el coraje delante de la muerte. Ensalza a quienes sacrifican su vida por un gran bien y por el interés de todos.

También dedicó poesías a otros personajes de la corte del Rey. Es el caso de Antoni Tallander, conocido por el sobrenombre de Mossén Borra, maestre de los bufones del Monarca, persona considerada en la corte, incluso se le encomendaron funciones diplomáticas difíciles. En el poema que le dedica no hay nada de los convencionalismos halagadores.

Pero sobre todo destaca por su poesía amorosa, donde Ausias March plasma sentimientos que reflejan situaciones contradictorias y desesperadas de su vida e incluso deseos de muerte. Destacan obras como ¨Cicle Amor,amor¨i ¨Cicle de Plena de Seny¨.

Ausias March dio a su poesía un estilo personal, unido, esencialmente, a la concepción del afecto, del amor, de la vida y de la muerte. Su poesías  reflejns sus variables estados de animo. Mientras ama y escribe reflexiona sobre lo que siente: deseo, pasión, moralidad, desazón al no alcanzar el amor ideal, etc. Ausias es, a veces, duro en su creatividad, difícil de leer y entender, y condensa excesivamente su pensamiento. Sin embargo, tiene poemas que nos sorprenden por su vigorosidad y expresividad, y por los valores poéticos internos y externos que encierran sus composiciones literarias.

Documental del 550 aniversario de la muerte de Ausias March

La pintura gótica valenciana

monteolivete

Virgen Monteolivete

La pintura representa el triunfo del gótico en el Reino de Valencia en el siglo XV. El ¨Cuatrocientos¨ pictórico valenciano es una consecuencia del auge de la ciudad y Reino de Valencia en los diversos órdenes de la vida. Durante este siglo van a florecer una autentica escuela de pintores, atraídos por el esplendor económico y político y por la fuerte demanda de objetos artísticos o subvencionados por familias nobles para realizar panteones familiares, o bien por instituciones gremiales para honrar a sus patrones y para satisfacer las necesidades artísticas de organismos oficiales se realizaron ingentes obras de arte que embellecieron las diversas dependencias y que suponen un legado artístico extraordinario.

La pintura gótica del Reino de Valencia ha sido muy estudiada. De los tipos de pintura, el retablo es el que caracteriza la floreciente escuela de pintores valencianos de los siglos XIV y XV. Las numerosas piezas góticas que se conservan proceden de las provincias de Castellón y Valencia.

Se pueden establecer los siguientes estilos de arte gótico valenciano: Gótico lineal, Gótico de influencia bizantina, Gótico de estilo internacional y Gótico de influencia flamenca.

En primer lugar, tenemos el gótico lineal de origen románico y caracterizado por el linealismo y el ribeteado de las figuras. Destacan algunas obras como el sarcófago de Fray Raimundo.

Por otro lado, tenemos el gótico de influencia bizantina. Su origen se remonta a la llegada a Valencia de pintores y la imitación y realización de madonas. Este tipo de pintura de estilo italianizante brillo en Valencia, donde residían artistas italianos en la segunda mitad del siglo XIV. Destacan algunas obras como la Virgen de Gracia de la Iglesia de San Agustin, la Virgen de Monteolivote, etc.

063m

Retablo de Fray Bonifacio Ferrer

Por último, el gótico de estilo internacional. Es un estilo que mezcla la influencia de Flandes, el gótico francés y la técnica maniaturista. Este estilo se extendió por Europa, y creo escuela en el reino de Valencia. Tenemos obras significativas y características de este estilo son: el retablo anónimo del donante Fray Bonifacio Ferrer, las tablas de San Francisco y Santa Catalina, etc.

Arquitectura gótica religiosa

El arte gótico representa una de las etapas  artísticas más espectaculares en la historia valenciana que tuvo su máxima expresión en la arquitectura religiosa. Tras la conquista cristiana la creación de monumentos religiosos sufrió un gran auge que se plasma en las nuevas construcciones religiosas del estilo en boga, con matices regionales característicos. Valencia y su Reino darán vida a un gótico creativo en el campo arquitectónico.

Iglesia_San_Pedro_01

San Pedro de Segorbe

Los orígenes del gótico valenciano establecen varias etapas al clasificar las tipologías de las construcciones religiosas y, aunque con denominaciones diferentes, coinciden en el fondo. Tres grupos se pueden distinguir en la arquitectura religiosa.

En primer lugar, tenemos las iglesias de reconquista que surgen por imperativo de la necesidad de crear edificios religiosos para las prácticas cristianas. Solían constar de una nave rectangular, con armaduras, y con presbiterio también rectangular; y recuerdan a la planta basilical. Destacan iglesias como San Pedro de Segorbe, San Salvador de Onda, etc.

Vista interior, iglesia Arciprestal, Sant Mateu

Sant Mateu de Borriana

En segundo lugar, las iglesias de tipo languedociano disponen de una única nave con bóveda de crucería y sistema de contrafuertes y capillas. A esta tipología de construcciones pertenecen las iglesias de Sant Mateu y la archipestral de Borriana.

Casi la totalidad de iglesias recibieron un revestimiento barroco a lo largo del silgo XVII  y XVIII, y de algunas cartujas o monasterios solo quedan levantados algunos restos arquitectónicos de las estructuras góticas de origen. Algunas de estas construcciones han sido restauradas o están en proceso de llevarse a cabo.

Por último, las iglesias de planta de salón es un tipo desarrollado en todo el gótico europeo, especialmente en la zona mediterránea. Un prototipo de este tipo de iglesias en el Reino de Valencia es la de Santa Catalina de Valencia. No dispone de transepto y las naves laterales son más bajas que la central, lo que favorece la penetración de mayor iluminación exterior. Tienen girola y capillas absidales.

descarga

Catedral de Valencia

Mención aparte merece la catedral de Valencia, encasillada también en esta tipología. Su estructura primitiva gótica fue iniciada en torno a 1262; fue revestida casi en su totalidad en el siglo XVIII, y ha sido repristinada en las últimas décadas.

 

Llibre del Consolat del Mar

llibre_consolats123

Fragmento original del Llibre del Consolat del Mar

El consolat del Mar es un libro elaborado en el siglo XIII  que recopila cientos de directrices sobre derecho marítimo. El códice conservado en el Archivo Histórico Municipal de Valencia es una reliquia de nuestro pasado histórico. Fue confeccionado en el siglo XIV, con caligrafía de Jaime Gisbert e ilustrado con miniaturas y dorados por Domingo Crespi. Consta de 122 folios que recogen la normativa jurídica del derecho marítimo mediterráneo que constituye el fundamento de la pujanza del Reino de Valencia en época medieval.

El libro tiene su origen fundamentalmente en dos textos latinos,  el Constitutum usus, texto pisano del siglo XII, y el Consuetudo Maris, procedente de Barcelona. Pero será en Valencia donde se elaborara de manera definitiva y donde se estructura el funcionamiento de los consulados.

En cuanto a su estructura, este manuscrito valenciano tiene los siguientes apartados:

–          Proleg.

–          Orde judiciari de la cort dels consols de la Mar de Valencia.46 capitulos.

–          Costum e usatges de la mar. 259 capitulos.

–          Costumes de la mar de Barchinona. 41 capitulos.

–          Privilegis.31 privilegios

Además de estos apartados, el libro recoge numerosos testimonios que registran las denominaciones de ¨crestianesch¨o ¨romanç¨ para aludir a la lengua vernácula de los valencianos.

A continuación podemos disfrutar de un fragmento:

Vide hic quomodo sarraneçi debent iurarse et debent dicere hec verba que sequitur: ¨Huach hede elquible Mohamedie¨, que vol dir en crestianech : ¨yo jur per auesta alquibla de Mahomed que ço que yo dich es veritat¨

Desde el punto de vista lingüístico destaca la variedad hablada por el  copista, con expresiones valencianas de todo tipo. El lenguajes empleado, a veces, es claro y directo, y otras de naturaleza jurídica. Padece, en ocasiones, de uniformidad lingüística por ser el Llibre del Consolat una recopilación de textos de diversas época y de materia temática diferente dentro del derecho comercial.

Artesanía e Industria

La mayoría de las actividades artesanales de la Valencia cristiana fueron herencia de los últimos años de la época árabe. Esta tenía una oferta muy reducida y estaba dirigida a satisfacer las necesidades más básicas de la sociedad. Su desarrollo e importancia fue tal, que se produjo una institucionalización y fortalecimiento de los oficios creándose gremios y cofradías.

En primer lugar, destaca la artesanía textil, fue una de las actividades artesanales más desarrolladas, su producción y comercialización estuvo perfectamente regulada. El rey Jaime ya dictamino alguna ordenanza sobre la industria textil y las autoridades locales crearon medidas y reglamentaron profesionalmente los oficios.

En cuanto a sus productos, sabemos que la mayoría de tejidos provenían de la seda, el lino y la lana. Con estas materias primas se realizaban paños, vestidos, etc.

Las necesidades alimenticias causaron la aparición de esta industria alimenticia Además la creación de molinos y almazaras significaron una gran fuente de ingresos para la corona en forma de impuestos.

Destacan algunos procesos como el salazón, el proceso del ahumado y la deshidratación de algunos frutos. Pero el arte de la confitería fue el más desarrollado. La tradición musulmana y el cultivo de materias primas, como trigo, azúcar, almendras, aceite y otros frutos secos, influyo directamente la preparación de dulces en las diversas poblaciones del Reino de Valencia.

La cerámica, fue otra de las actividades artesanales con más prestigio en el Comunidad Valenciana. Desde la civilización ibérica pasando por la romana y árabe la artesanía en el territorio valenciana fue de gran calidad. Esta calidad continuaría después de la conquista cristiana, creándose nuevas piezas y formas.

3-a-conjuntoS-XIV

Conjunto cerámico de Manises(s.XIV)

Entre los objetos que se fabricaba conocemos por medio de las fuentes la mención los vasos, escudillas, morteros y jarras. Sus primeras funciones estaban previstas para satisfacer las necesidades de la población pero con el tiempo se convirtió en una industria de lujo, hecho que se relaciona al decreto de Jaime I reservando su elaboración únicamente a los moriscos.

Aparte de las industrias más destacables tenemos otras de menor calado pero no por ello menos importantes. Entre estas destaca la industria del cuero, la industria de la cera impulsada por la iglesia y sobre todo la industria de la orfebrería, oficio de mucho prestigio en el Reino de Valencia.