¿Universidad a la boloñesa o a la carbonara?

spagueti

Desde que un grupo de iluminados próceres de la educación superior, sorprendidos por el paráclito, decidieran evacuar su archiconocida Declaración de Bolonia, en 1999, no ha pasado ni un solo día que un destacado ejercito de fervientes seguidores de la ortodoxia boloñesa, hayan dejado de deleitarnos con la construcción de esa enorme “pizza” (palabra italiana, de origen alemán que significa “mordisco” o “mendrugo”) que denominamos Espacio Europeo de Enseñanza Superior (EEES).

El EEES, como los espaguetis a la boloñesa, está compuesta por varios ingredientes entre los que debemos destacar el “tomate” que los “illuminati” están montando y la “pasta” que se van ahorrar los contratadores con la mano de obra barata de los futuros graduados.
Mientras tanto, la también barata mano de obra del profesorado, además de las actividades docentes e investigadoras, habrá adquirido importantes destrezas administrativas que le permitirá colocarse como secretarios/as en las Universidades Privadas, fruto de la Convergencia. De esta manera, los antaño venerados profesores universitarios, consumidos por el síndrome de “burn-out” y reducidos a teas incandescentes, terminaremos nuestros días formando el gran ejercito de una Nueva Universidad, una Universidad a la carbonara. Que nos aproveche.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.