Guerra Sucesoria en Castilla

En primer lugar cabe destacar que la guerra de sucesión en Castilla fue un enfrentamiento entre facciones nobiliarias y también un enfrentamiento con Portugal. Entre los enemigos de Isabel podemos destacar al marqués de Villena, los Stuñiga y otras familias nobiliarias que no van a aceptar la proclamación de Isabel, otro enemigo destacado de Isabel va a ser Alfonso V de Portugal que se va a casar con su sobrina Juana la Beltraneja que pugnaba al trono castellano con Isabel.

Ante esta situación de disputas en la corona de Castilla el rey de Francia Luis XI va a aprovechar la situación para hostigar la casa de Aragón a la que había arrebatado la Cerdeña y el Rosellón. Entre las acciones llevadas a cabo por los seguidores de Isabel podemos destacar la toma de la fortaleza de Arévalo, el desmantelamiento del marquesado de Villena o también con diversas acciones con las que se van a ganar el apoyo en distintos territorios como por ejemplo en Galicia o Vizcaya.

Por tanto podemos afirmar que durante los años en los que van a durar las disputas se va a proceder a un ajuste de poderes entre la Monarquía, la alta nobleza y las grandes ciudades, es decir, se van a producir disputas por hacerse con el control de diversos territorios con el objetivo de ganarse apoyos en la lucha para alcanzar el trono finalmente.

Uno de los principales aliados de los reyes católicos va a ser la santa hermandad que va a jugar un papel importante con el objetivo de pacificar el territorio interior y más adelante en la Batalla de Granada. Una acción importante va a ser en la batalla de Toro donde los partidarios de Isabel van a derrotar a los portugueses que van a penetrar por la zona de Zamora logrando así los partidarios de Isabel una importante victoria.

La victoria va a llegar en el año 1479 en la denominada Batalla de Albuera donde los reyes católicos van a derrotar al último ejército portugués que fue enviado con el objetivo de socorrer a los últimos sublevados al poder de la monarquía hispánica en la zona de Extremadura. A partir de la derrota de las tropas  portuguesas se va a empezar a negociar la paz de Alcaçobas-Toledo en Septiembre del año 1479. Finalmente se va a producir el reconocimiento por parte de Alfonso V de los derechos de Isabel sobre Juana la Beltraneja, ésta una vez que murió su esposo Alfonso V fue encerrada en el convento de Coímbra. Otras clausulas de este tratado versan sobre las disputas coloniales en la que los reyes católicos van a reconocer a los portugueses el monopolio de la navegación africana, es decir, cedían este espacio salvo el territorio de las Islas Carais y también la fachada continental de esas zona.

Por tanto Isabel llego al trono tras vencer en la Guerra de Sucesión Castellana una vez vencidos los partidarios de su sobrina Juana.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/5Ze7g_LNEUs" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

advert

Tag Cloud

Comments are closed.

TO TOP Subscribe RSS Twitter!