Escrito por lanavegaciontransatlantica el 24 de diciembre, 2011

Al oeste de la costa norteamericana se extienden unos archipiélagos,a una distancia de cien a mil kilómetros del continente,que pueden considerarse como la avanzada de Europa hacia el mar desconocido.Son las islas Azores,las Madera,las Cabo Verde y las Canarias,éstas últimas conocidas ya por los romanos,que las habían denominado《islas Afortunadas》.

   En los sglos XIII y XIV,italianos,portugueses y catalanes realizaron expediciones por esas islas,y,hacia 1342,consta que en las Canarias se encontraban barcos procedentes de Cataluña,Génova,Francia,Inglaterra y Castilla.

   La primera expedicón conocida a las Canarias fue la de los hermanos Vivaldi,italianos,en 1291,que intentaban dirigirse a las tierras de la India por la ruta del océano,aunque se perdieron en el camino.Un genovés,Lanzarote Malocello,redescubrió las Canarias en 1312.Otras expediciones florentinas llegaron en esas fechas a las islas Madera.

   En el siglo XIV,Cataluña,que tenía contactos tradicionales con las potencias islámicas del norte de Africa,organizó varias expediciones africanas de las que sólo conocemos con exactitud la de Jaume Ferrer que,en 1346,partió 《peranar al riu de l´Or》.Parece que pasó el cabo Bojador y tal vez llegara incluso a las costas del Senegal.Un año más tarde,los mallorquines Francesc Desvalers y Doménec Gual llegaron también a las islas Canarias.

   Son datos curiosos, es cierto,pero la verdad es que aquellos intentos aislados no tuvieron continuidad porque las grandes rutas comerciales europeas recorrían el Mediterráneo y el Atlántico Norte,y explorar unos apéndices insulares del mundo del Islam no tenía excesivo interés.

   La crisis de 1348,con la peste negra,supuso para Europa el hundimiento demográfico y un enorme trastorno económico.Superada la crisis se produjo,de forma casi simultánea,la anexión de los archipiélagos atlánticos africanos por Castilla y Portugal,y el inicio de la expansión portuguesa por la costa africana.

   Esa《salida hacia adelante》,portuguesa sobre todo,pero también castillana y andaluza,alcanzó el éxito.No se trataba de intentar llegar a la India,tan lejana,sino de algo más sencillo:controlar las fuentes de aprovisionamiento de oro del norte de Africa,y,tal vez,extender el poderío político sobre los reyezuelos musulmanes,con lo que se extendía la Reconquista al propio continente africano.Con ello,el Estado aumentaba sus recursos y su poder,y los burgueses y algunos señores comerciantes adquirían nuevas riquezas.

   En Europa se daba una auténtica 《hambre de oro》y de moneda preciosa en general;había decaído la producción de plata en Sajonia y el oro sudanés resultaba un gran atractivo.La gran posibilidad de enriquecimiento consistía en tomarlo directamente,sin depender del comercio caravanero.Al amparo de ese comercio,que justificaba las expediciones,podrían cargar también esclavos,cobre y algunas especias.

   Además, la expansión por las islas africanas o por la costa exigía sólo pequeños avances en la técnica de navegación de cabotaje y,poco a poco,la escuela del mar africano fue perfeccionando el casco del navío,el velamen y las técnicas naúticas hasta conseguir,a mediados del siglo XIV,forjar el prototipo ideal,la carabela,indicaba para navegaciones de altura.

   Aunque parezca estraña la primacía o el protagonismo portugués en esos descubrimientos,tenía a su favor una situación geográfica privilegiada,en el extremo suroriental de Europa;había finalizado la Reconquista antes que los demás reinos cristianos peninsulares y buscaba rutas de expansión y de comercio que consolidaran el poder de la monarquía,ante el peligro del imperialismo castellano.La superpoblación del reino y la presión de los hijos de la nobleza por conseguir tierras suponían otros motivos de expansión.