Escrito por lanavegaciontransatlantica el 24 de diciembre, 2011

Pasemos de Portugal al reino vecino,Castilla.La《sed de oro》de finales del siglo XIV,que ya hemos mencionado,explica a la par las expediciones portuguesas y la reanudación de la Reconquista,por parte de Castilla,que llevaba paralizada casi cien años.En Andalucía esa lucha contra el infiel se babía convertido en una serie de aventuras privadas que eran auténticas empresas mercantiles,a la búsqueda del botín y del beneficio,en las que participaban los grupos sociales más destacados.

   Cuando concluyó la Reconquista y toda la Península quedó en manos cristianas,excepto el pequeño enclave del Reino de Granada,esa actividad mercantil,medio de comerciantes medio de piratas,se dirigió a las ciudades musulmanas costeras del norte de Africa y hacia el comercio marítimo musulmán.Había una gran actividad marinera en toda la costa andaluza,incluyendo también expediciones de pesca de altura del atún y a las islas Canarias.Este enclave constituyó una base de actuación andaluza desde fines del siglo XIV y,desde allí,se produjo el salto a las costas africanas,a la zaga de los avances portugueses.El duque de Medina-Sidonia,el duque de Medinaceli,el marqués de Cádiz y caballeros sevillanos notables participaron en aquellos negocios.Y además de los recursos locales,se podía contar con el capital genovés,pues,desde que se abriera la ruta del estrecho de Gibraltar,aparecieron banqueros y comerciantes italianos en todas las ciudades andaluzas,como también en el Algarve portugués y en Lisboa.

   Hacia 1479-1480,Portugal sonsiguió una protección legal frente a los competidores andaluces.Por el Tratado de Alcacovas-Toledo,Castilla renunciaba definitivamente a todo derecho a la navegación atlántica más allá de las islas Canarias y reconoció a Portugal la posesión de Guinea,Madera,Azores,Cabo Verde《e qualesquier otras islas que se fallaren y conquistaren de las yslas de Canarias para baxo contra Guinea》,a excepción de las Canarias 《ganadas e por ganar》.No se hacía mención el Atlántico hacia el Oeste,porque nadie pensaba seguir esa ruta…por entonces.

   Tras la victoria en la negociación con Castilla,la bula papal Aeterni Regis de 1481 sancionó y elevó a definitivo ese acuerdo.El éxito portugués era considerable,si recordamos la constante presencia andaluza en Africa;incluso en 1475,confirmando normas anteriores,la reina de Castilla había incitado a los marineros del condado de Niebla a navegar por las costas africanas y,un año más tarde,Carlos de Valera había capitaneado una expedición a esas tierras al frente de treinta carabelas.