Escrito por lanavegaciontransatlantica el 25 de diciembre, 2011

   Esta ruta quedó abierta en el segundo viaje de Colón (1493),aprovechando en todo su recorrido de ida los vientos alisios del Nordeste.El regreso se efectuaría  navegando desde Santo Domingo al Norte,bien por el canal de la Mona-con objeto de evitar la navegación entre las islas Bahamas-o bien por el paso entre la Española y Cuba,con el propósito de viajar con mayor rapidez,hasta remontar la latitud de las islas Bermudas y alcanzar la de las Azores;con ello solían disfrutarse vientos de la cuarta de popa durante casi todo el viaje.Ésta fue la principal ruta transatlántica española hasta 1520,y seguiría utilizándose hasta el siglo XIX para navegar a Puerto Rico y Santo Domingo.Más tarde la frecuentaron piratas y corsarios de diversas nacionalidades;desde  el siglo XVII sería la ruta de holandeses,ingleses y franceses para sus posesiones de las Pequeñas Antillas,aunque llevaban a cabo el regreso más al Norte que los españoles,en la latitud de la embocadura del canal de la Mancha(figura 17,número 3)

   Desde 1494 ese fue el camino hacia los asentamientos castellanos en la isla Española,con su capital Santo Domingo como principal puerto de destino.El poblamiento se extendió en 1508 a Puerto Rico,en 1509 a Santiago o Jamaica,en 1511 a Fernandina o Cuba y,entre 1509 y 1515,a Castilla del Oro,nombre que se acuñó en la Corte para designar al Nuevo Mundo,pero que se aplicaría a los primeros asentamientos en el golfo de Urabá y el istmo panameño.La actividad económica  más espectacular la constituría la explotación de placeres auríferos,que sería posible merced al trabajo forzoso de los indígenas.Entre los años 1503 y 1520 arribaron a Sevilla,debidamente registrados,14.118 kgs. de oro,a los que habría de añadirse lo obtenido entre 1494 y 1502,lo perdido en naufragios-sobre todo hasta que  fue suspendida la navegación en la estación de los huracanes-,más lo que llegó a Europa de contrabando.Una estimación total podría cifrarse en no menos de treinta mil kgs.,cantidad muy superior a la producción total de Europa en esos años y también por encima de la obtenida por los portuguese en África,de la que ya hemos ofrecido cifras.

   El naciente tráfico castellano con América se centralizó en Sevilla,donde el rey tuvo un representante y pronto creó su Casade de la contratación de las Indias Occidentales(1503),abierta imitación del modelo lusitano que ya conocemos.La Casa estuvo regida por tres oficiales reales ,con idéntica categoría y resposabilidad solidaria:el factor  o gerente,encargo de despachar buques,personal,equipo y mercancías,fue el más importante de los tres hasta que la iniciativa privada adquirió preponderancia en los asuntos de Ultramar;con ello las responsabilidades del factor declinaron,y los otros dos oficiales,el tesorero y el contador,las vieron acrecentadas con la ordenación de un tráfico en desarrollo,la recepción de más oro americano y la contabilidad correspondiente.Desde 1511 se nombró en la Casa un asesor letrado para asuntos legales;un piloto mayor estuvo desde 1508 a cargo de los mapas,cartas de navegación,otros asuntos técnicos y también del examen de pilotos para la nueva ruta.

   Esa centralización de los asuntos americanos obedeció a sólidas razones de tipo militar,económico y político.Sevilla,inexpugnable como puerto fluvial interior,tierra de realengo donde el monarca era además señor,pronto sustituyó a los puertos pequeros del descubrimiento,enclavados en tierras de señorío donde la autoridad real se hallaba muy limitada por la nobleza local.Tan sólo el constante aumento de tonelaje de los buques y la incapacidad de los patricios sevillanos para dragar y canalizar eficazmente el río Guadalquivir obligarían a la ciudad hispalense a hacer eso creciente de sus antepuertos,Sanlúcar de Barrameda y Cádiz.Es curioso que ni Portugal ni Castilla iniciaran sus operaciones transatlánticas desde sus zonas de mayor recursos navales y mercantiles,Oporto y Bilbao respectivamente.Estos norteños,envueltos en los sólidos negocios de la Europa septentrional,dejaron a los marinos pobres del Sur las aventuras navales demayor riesgo;sólo comenzarán a tomar en serio el comercio transoceánico cuando éste adquiera importancia.

   Pese a sus esfuerzos por monopolizar los nuevos tráficos con Asia y América,Castilla y Portugal ni podían actuar más que como intermediarios entre sus posesiones ultramarinas por un lado y por otro,la verdadera metrópoli,Europa, y en especial sus regiones más desarrolladas,que constituirían el centro de la economía mundial en formación.Entre estas regiones ,únicamente dos,los Países Bajos y las ciudades del Norte de Italia,contaban hacia el año 1500 con 10% de población urbana en ciudades de más de 30.000 habitantes,disponían de un sistema fisical eficaz y alcanzaban un promedio estimado de tributación en metálico y per capita al menos cuatro veces superior al resto de Europa.Los Países Bajos disponían de una agricultura intensiva y moderna,de industrias navales,textiles,siderúrgicas y de salazón;empezaban a dominar el comercio atlántico de maderas y cereales exportados por los países bálticos,así como los tráficos de sal portuguesa,de lanas castillanas e inglesas y de exportación de manufacturas propias:metálica,textiles de alta calidad y conservas de pescado.Las ciudades del Norte de Italia,con sus avanzadas industrias textiles y metálicas de exportación,controlaban asimismo el comercio mediterráneo de trigo hacia las dificitarias ciudades,y monopolizaban todavía el tráfico de especias y artículos de lujo asiáticos hacia Europa.