Escrito por lanavegaciontransatlantica el 25 de diciembre, 2011

   Las rutas más septentrionales del Atlántico fueron originariamente pesqueras.Apenas descubiertos los bancos de Terranova,que sorprendieron a los europeos por su increíble riqueza,pescadores portugueses,pronto seguidos por vascos,normandos y bretones,iniciaron su explotación;se trataba de una actividad económica que venía practicándose  desde antiguo en aguas europeas mediante técnicas bien conocidas.Desde 1504 las campañas de pesca en Terranova se llevaron a cabo con regularidad;los buques efectuaban el viaje de ida con provisiones para seis meses,su equipo de pesca y sal para conservar el bacalao que limpiaban y preparaban en pequeños campamentos costeros.Los ingleses tardaron en acudir a estos lugares,porque venían explotando con éxito ricas pesquerías en agua de Islandia;pero la competencia de naves hanseáticas y las crecientes exigencias danesas para conceder permisos de pesca irían desviando a los ingleses hacia los bancos de Terranova.Según estimaciones de 1578,operaban habitualmente en ellos 150 pesqueros franceses,100 españoles ,50 portugueses  y otros tantos ingleses.Sin embargo,a lo largo del siglo XVII estas proporciones irían cambiando.Inglaterra comprendió el valor económico de la pesca y el estratégico de esa ruta y actividad como escuela de buenos marinos,por lo que trató de aumentar su participación y reducir la ajena;efectivamente,en 1735,los ingleses obtuvieron en Terranova veinte mil teneladas de pescado,de las cuales exportaron el 96% a países del Sur de Europa.La pesca de éstos se redujo progresivamente y,en el caso de España,sus buques fueron expulsados sin más de aquellos caladeros.Los holandeses,aferrados a sus pesquerías del mar del Norte y el Ártico,sólo empezaron a desplazar sus actividades hacia el Noreste atlántico cuando la escasez de ballenas,debida a capturas excesivas,les impulsó a buscarlas más hacia el Oeste.