Razones por las que debemos introducir insectos en nuestra alimentación

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) estimaron que el nivel de vida aumentará y que la urbanización en diferentes partes del mundo (China e India a la cabeza), incrementará el consumo de carne en un 77%.

La producción que se está obteniendo actualmente, no puede satisfacer la creciente demanda de alimentos, por lo que se necesita producir otras fuentes alternativas y renovables de proteína.

Un ejemplo de tales fuentes de proteína alternativas, pueden ser: las algas, la carne cultivada y los insectos. La realidad es que únicamente este último, es la alternativa que está preparada para su uso y consumo en la actualidad ya que además de ser una fuente casi inagotable de alimento por la cantidad de especies que conforman nuestro hábitat, contienen unos beneficios insuperables que otros alimentos de habitual consumo, no poseen ¡y eso ya lo saben algunos países!

 

¿En qué nos benefician?

  • Fuente de proteínas y ácidos grasos

Un insecto puede llegar a alcanzar hasta el 70% del contenido proteico necesario para un individuo diariamente. Según expertos, su consumo en niños desnutridos también sería de gran importancia debido a su elevado contenido en ácidos grasos.

Además, son una fuente rica en proteínas, vitaminas B12 y B6, así como en hierro, calcio, omega 3 y 6

  • Mayor índice de transformación del alimento (kg de alimento per kg de peso ganados)

La eficiencia de un insecto para transformar aquello que come en masa y crecimiento corporal es mucho mayor que en cualquier animal. Este hecho cobra especial relevancia ya que las vacas, los corderos y los cerdos necesitan más sangre para calentar el cuerpo, produciendo así,calorías. Al contrario que los insectos, que obtienen su energía del entorno que les rodea generando un alto contenido en proteína y bajas grasas

  • Fuente de minerales

Alrededor de 1 de cada 2 mujeres embarazadas y de un 40% de los niños en etapa preescolar en países desarrollados, padecen anemia como consecuencia de su dieta, hecho que acarrea problemas cognitivos y de rendimiento. Los insectos contienen enormes cantidades de micronutrientes como el hierro, además de cobre, magnesio, fósforo, manganeso, selenio y cinc

  • Menos riesgo de contraer enfermedades zoonóticas

No existen evidencias de la transmisión de enfermedades de insectos a humanos debido a su consumo, como sí ocurre con los pollos o las vacas (gripe aviar o enfermedad de las vacas locas). Aunque si bien, es cierto que no existen suficientes estudios que respalden la total inocuidad de su consumo.

Publicado en: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*