Home » óptica » ¿Cómo hacer el escaparate perfecto?

¿Cómo hacer el escaparate perfecto?

¿Cuántas veces, al conocer a una persona por primera vez, nos hacemos una idea de ella que probablemente no se corresponde con la realidad, pero que proviene de factores objetivos como la forma en que se viste, habla, se mueve…?

Ahora trata de pensar que la reunión es entre tú y tu futuro cliente:

¿Cuál cree que es el elemento inicial que le empujará a hacerse una idea de usted y de la actividad (y, por consiguiente, a decidir si le elige o no como su proveedor de gafas)? ¿Podría ser tu ropa? ¿Tu tono de voz? ¿O la sonrisa y la simpatía con la que lo acogió en la tienda?

Por supuesto, estos son elementos fundamentales para impresionar a tus clientes, pero en realidad tienes que pensar que el primer contacto no se produce entre tú, Óptico, y tu cliente potencial, sino entre el cliente y lo que es tu verdadera tarjeta de visita: el Escaparate.

El Escaparate es lo primero que el cliente ve de ti, es la imagen de tu negocio que decides dar al mundo y el atractivo que sirve para despertar en los transeúntes el deseo de entrar en tu tienda y comprar un par de gafas.

Por eso hemos decidido redactar las 10 reglas del Escaparate Perfecto: haz que tu tarjeta de visita sea lo más efectiva posible, teniendo en cuenta también la preparación de la mercancía en el interior, porque después de haber conseguido dejar entrar a tu futuro cliente… ¡también debes darle buenas razones para que se quede!

#1 – SIMPLICIDAD y COHERENCIA
Tratar de llenar todos los espacios vacíos de la ventana con vidrios o decoraciones es siempre la elección equivocada.

Cuando empieces a montar tu escaparate, piensa en primer lugar en qué producto quieres centrarte este mes y hazlo protagonista: gira todo alrededor de un par de gafas o una marca concreta sin cargar demasiados elementos, verás que una vez que empieces el trabajo… ¡el escaparate vendrá por sí solo!

#2 – CREAR UNA HISTORIA
Como ya se mencionó en el punto 1, es bueno que cada elemento esté conectado con el resto de la composición: esto sirve principalmente para dar una sensación de unidad a los ojos del transeúnte que, de otra manera, podría detenerse frente a su ventana, pero para levantar la nariz, hacer comentarios infelices y salir con un mal recuerdo.

Así que asegúrese de que siempre haya un rasgo de unión entre los productos presentados y los elementos decorativos y no sólo dentro de la propia ventana, sino también entre ésta y el diseño interior.

¿Te estás quedando sin ideas? ¡Consigue tu calendario y mira qué días festivos se aproximan!

#3 – LAS REGLAS DE 3 (x3)
Para evitar que su vitrina se parezca a un revoltijo de productos “en preparación” utilice la regla del 3: piense en los productos que quiere exponer y con ello cree grupos de 3 elementos que funcionen tanto en vertical como en horizontal: la disposición vertical (y aún más piramidal) es de hecho lo que más atrae la atención de los transeúntes, la horizontal sirve en cambio para acompañar y mantener la mirada del espectador en la vitrina.

¿Por qué la regla del 3×3? Porque 3 es el (¡máximo!) número de colores a usar dentro de la vitrina.

Parta siempre de la idea de una vitrina monocolor y en los mismos tonos -esto da seguridad al inconsciente del espectador- y llegue a un máximo de tres colores, recordando siempre que 1) es sumamente importante adecuarlos al tema elegido para su vitrina y 2) que cada color transmite ciertas sensaciones útiles para transmitir emociones precisas a sus clientes.

#4 – EL ESCAPARATE TERMINA DONDE COMIENZA LA ACERA
Puedes tener el escaparate más bonito del mundo, pero si el exterior de tu negocio no está bien decorado hay poco que hacer…

Aquí no se trata de tener la tienda en un edificio histórico o en edificios prestigiosos, sino de hacer el ambiente exterior lo más agradable posible: cuanto más acogedor sea desde fuera, más clientes querrán entrar.

¿Cómo hacerlo? Comienza poniendo algunas plantas decorativas en el exterior, o añade elementos como sillas de colores para ponerlas en el interior en el cierre, donde incluso los que no vienen a comprar sus productos pueden sentarse. Esto ayudará a hacer de la zona exterior un pequeño lugar de encuentro y a animar el ambiente.

#5 – ILUMINACIÓN
Instale un sistema de iluminación que destaque sus productos, pero sobre todo, recuerde que su escaparate debe estar siempre visible, y bueno, incluso cuando la tienda está cerrada – y cuando los otros escaparates no pueden ser vistos.

Un buen punto de partida puede ser la presencia de LEDs en la propia ventana, hasta el uso de lámparas de exterior con formas únicas y sombras suaves que atraen la atención de los transeúntes, pero sin cegarlos.

#6 – A CADA AUDIENCIA SU ESCAPARATE
Otra cosa que debes tener en cuenta cuando decidas montar un nuevo escaparate: el objetivo de los clientes que quieres traer a la tienda.

Está claro que si decidimos promover una línea muy elegante y sofisticada tenemos que intentar atraer a tal clientela, y por lo tanto nuestro escaparate tendrá que ser creado según criterios de estilo precisos.

Por otro lado, si es septiembre y queremos hacer una campaña de regreso a la escuela, y por lo tanto pretendemos vender gafas para niños, es una buena idea montar un divertido y colorido escaparate que atraiga su atención.

# 7 – LA POSICIÓN DE LAS GAFAS
Este punto está dirigido principalmente al diseño interior de las mercancías, pero también puede aplicarse al escaparate.

Lo que hay que tener en cuenta es que la exhibición de los vasos no puede ser dictada por el azar o por los espacios vacíos que tenemos que llenar, sino que debe estar bien diseñada de acuerdo a su funcionalidad.

¿Un ejemplo? Si tiene que decidir dónde colocar las gafas de sol, apunte a las zonas más iluminadas de su tienda o, mejor aún, póngalas cerca de donde entra la luz natural: de esta manera el cliente que se las pruebe podrá ver la diferencia que pueden hacer las nuevas lentes si se las lleva puestas.

#8 – EL CLIENTE ELIGE LO QUE USTED QUIERE QUE ELIJA
¿Sabías que la colocación de tus gafas afecta a las ventas?

De acuerdo con las reglas de la comercialización en estantería, literalmente “comercialización en estantería”, es bueno colocar las mercancías que crean más beneficios a la altura de los ojos del comprador medio (normalmente una mujer y la altura es de 1,65 a 1,70 metros).

Esta posición sirve para mejorar la visibilidad de las gafas dentro de la tienda, haciéndola más presente en la mente de nuestros clientes y aumentando así la probabilidad de que sea comprada.

Si, por el contrario, no mostramos bien un par de gafas, a nuestro cliente le será difícil notarlo, y aún más difícil será empujarle a comprar ese producto en particular: por eso se recomienda poner las gafas más baratas en los estantes más bajos y altos, es decir, los menos accesibles.

#9 – IDEAS CLARAS Y CERO IMPROVISACIÓN
No somos teatros que necesitan arreglar la línea equivocada en nuestro hombro, y mucho menos músicos de jazz en medio de una Jam Session.

Antes de empezar a montar escaparates e interiores hay que centrarse en lo que se quiere conseguir.

Si bien lo importante en todo caso es atraer la atención de los transeúntes, hay dos objetivos principales: promover o excitar. En el primer caso, la exhibición será de tipo comercial y por lo tanto tendrá que centrarse en la información necesaria para la venta, los productos más vendidos o el mejor precio.

En el segundo caso, se creará un escenario más artístico, capaz de fascinar al cliente y de despertar su imaginación y fantasía.

#10 – PARA HACER EL CENTRO, ¡EMPIEZA DESDE EL CENTRO!
¿Has oído hablar de Punto Focale della Vetrina?

Es el primer punto que inconscientemente nos lleva a mirar cuando se coloca delante de una vitrina, y está situado en el centro a una altura de 1,5 metros.

¿Pero qué significa esto? Que el punto focal es el mejor punto para colocar las gafas o la información a la que queremos dar más relieve dentro de nuestra vitrina: aquí es donde se centra el 100% de la atención de nuestra mirada.

La atracción creada disminuye gradualmente al pasar primero a los elementos de la derecha y luego a los de la izquierda, para finalmente descender por igual en la parte superior e inferior de la vitrina.


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *