Programación en Internet

Blog de la asignatura de la titulación Ingeniero en Informática

La universidad se hunde

| 0 comments

Ayer se publicó en el periódico El País el editorial Parón universitario. A la universidad española le están apretando mucho el cinturón… y dentro de poco ya no podrá respirar.

Muchos gobiernos y empresas ven muchos gastos simplemente como GASTOS (por no llamarlo “pérdidas”), en vez de como inversiones. Por ejemplo, ya no ocurre tanto, pero todavía hay empresas que ven el gasto en informática (en todos los sentidos, en hardware y software, en equipamiento y en presencia en Internet, en formación en las nuevas tecnologías,  etc.) como un GASTO, más o menos inútil, que se tiene que hacer pero que no reporta muchos beneficios. Sin embargo, hay otras empresas que lo ven como una INVERSIÓN que va a mejorar la eficiencia en el trabajo y va a producir un retorno de inversión (ROI) y, por tanto, va a conducir a una mejora de los beneficios. Recuerdo a un empresario con el que trabajé que siempre estaba pensando en cómo mejorar el funcionamiento de su empresa gracias a la informática.

Muchos gobiernos ven la educación y la sanidad como un gasto, un gasto casi “inútil” que se tiene que hacer para tener contentos a los ciudadanos o para poder apelar a eso que llaman “el estado del bienestar”.

Respecto a la educación, su retorno de inversión está muy, pero que muy alejado en el tiempo, desde la perspectiva de un político, que sólo mide las cosas en plazos de cuatro años.

La educación obligatoria son 10 años, de los 6 a los 16 años. Pero si se incluye la educación infantil (pongamos a partir de los 3 años), y el bachillerato y la universidad, una persona necesita mínimo 20 años para formarse (y aún se podrían añadir los años de másteres y doctorado). Es decir, si ahora se aplicase una nueva política educativa, con su correspondiente “gasto”, hasta dentro de 20 años no tendríamos a la primera persona que ha completado todo el nuevo proceso educativo y no podríamos saber realmente cuál ha sido el resultado de esa nueva política.

La educación es un árbol que da sus frutos pasados muchos años. El gasto en educación en España no estaba situado entre los mejores antes de la crisis (Gasto público en educación según el Banco Mundial), así que el impacto del recorte actual va a ser mucho mayor de lo que se podría esperar. Sin embargo, hay gente que defiende todo lo contrario (Tres falsos mitos sobre el gasto educativo).

En unos años empezaremos a recoger lo que se está sembrando ahora.

Author: Sergio Luján Mora

Profesor del Departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Alicante (España). Interesado en el desarrollo y la accesibilidad web.

Deja un comentario

Required fields are marked *.