El intercambio de tareas es perjudicial para el trabajo

El artículo Human Task Switches Considered Harmful explica algo que es clave para la programación:

The trick here is that when you manage programmers, specifically, task switches take a really, really, really long time. That’s because programming is the kind of task where you have to keep a lot of things in your head at once. The more things you remember at once, the more productive you are at programming. A programmer coding at full throttle is keeping zillions of things in their head at once: everything from names of variables, data structures, important APIs, the names of utility functions that they wrote and call a lot, even the name of the subdirectory where they store their source code. If you send that programmer to Crete for a three week vacation, they will forget it all. The human brain seems to move it out of short-term RAM and swaps it out onto a backup tape where it takes forever to retrieve.

Y la conclusión:

In fact, the real lesson from all this is that you should never let people work on more than one thing at once. Make sure they know what it is. Good managers see their responsibility as removing obstacles so that people can focus on one thing and really get it done. When emergencies come up, think about whether you can handle it yourself before you delegate it to a programmer who is deeply submersed in a project.

Brutal, ¿verdad?

Gaspar Fernández

Bueno, a veces viene bien un pequeño cambio de contexto para mirar el trabajo que estabas haciendo desde otra perspectiva. Sobre todo lo digo por el tema de las emergencias. Muchas veces estás trabajando en un proyecto y surge algo durante un par de días, en mi caso, esos dos días haciendo algo totalmente diferente hacen que cuando vuelvo a mi proyecto lo coja con más ganas 🙂

Sergio Luján Mora

Hola Gaspar.

Lo que dices no es malo, te permite ver las cosas con perspectiva y darte cuenta de cosas que no las ves porque las tienes siempre delante.

La multitarea “mala” que plantea el artículo es la constante, la que ocurre en cortos períodos de tiempo. Por ejemplo, cuando estás trabajando y tienes constantes interrupciones por llamadas de teléfono, correos electrónicos, compañeros que vienen a hablar contigo, cambios en lo que estás haciendo porque surgen emergencias (“arreglo esto ya”). Todo eso es pernicioso, porque tanto cambio hace perder mucho tiempo para volver al punto en el que estabas.

Un saludo.

Gaspar Fernández

En eso sí que estoy de acuerdo. En muchas ocasiones cuando estoy trabajando desconecto el teléfono y me intento aislar del mundo por el mismo motivo, siempre que puedo claro está.

Otras veces surge esa frustración de haber perdido el tiempo sólo por tener que quitarte y ponerte muchas veces.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.