Y luego dicen que los errores de programación no son importantes

Leído en el periódico El País, Una mujer en EE UU pierde su casa por un error en Google Maps:

Los errores en las aplicaciones de localización pueden ser fatales. A Lindsay Díaz (en Texas, Estados Unidos) le costó su casa. No queda nada de ella después de que los servicios de demolición se llevaran por delante su casa. “La culpa es de Google Maps”, asegura. El servicio de Alphabet colocaba en el mapa en la misma dirección en la que residía ella otro inmueble, que era el que en realidad debía haberse echado abajo por los daños que sufrió por los tornados que la pasada Navidad castigaron los suburbios de Dallas, en Texas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.