John Wycliff

Este célebre reformador, llamado la estrella matutina de la reforma, nació sobre el 1324, durante el reinado de Eduardo II. De su familia no se tiene información cierta. Sus padres lo designaron para la Iglesia y lo enviaron a Queens College en Oxford, no convenciéndole este centro pasó al Merton College considerado como una de las instituciones más eruditas de Europa.

Lo primero que lo hizo destacar en público fue su defensa de la universidad contra los frailes mendicantes, que durante éste tiempo fueron vecinos enojosos para la universidad.

Wycliff había menospreciado durante mucho tiempo a estos frailes por su pereza con que se desenvolvían, y ahora tenía una buena oportunidad para denunciarlos. Publicó un tratado en contra de la mendicidad de personas capaces demostrando que era un insulto contra la religión y contra la sociedad humana. Fue escogido por el Arzobispo Islip para el rectorado del Canterbury Hall en Oxford, siendo depuesto por su sucesor . Por ser una injusticia apeló al Papa que dio sentencia en su contra por motivos tributarios. El clero comenzó a escribir a favor del Papa, y un monje erudito publicó un animoso tratado que tenía muchos defensores, Wycliff se opuso por ser injusto el escrito del monje haciéndolo de forma tan magistral, de forma que sus argumentos no se consideraron tan irrefutables.

Escogido para la Cátedra de teología, quedó convencido de los errores de la Iglesia de Roma y de la vileza de sus agentes monásticos y decidió denunciarlos. Para este tiempo, la administración de interior estaba a cargo del duque de Lancaster de conceptos religiosos muy libres y estaba enemistado con el clero. Siendo muy gravosas las exacciones de la corte de Roma, envió a Wycliff y al obispo de Bangor para protestar por tales abusos, y se acordó que el Papa ya no podía disponer de ninguno de los beneficios pertenecientes a la Iglesia de Inglaterra. Denunció al Papa por sus abusos, llamándolo Anticristo. Por el patronazgo del duque de Lancaster recibió un buen puesto en la Iglesia, el cual le defendió del acoso de sus enemigos y de los obispos estando al frente de su parroquia.

Muerto Eduardo III, el poder del duque de Lancaster comenzó a declinar al no ser el único regente como esperaba, y los enemigos de Wycliff aprovecharon esta situación para publicar artículos en su contra. El Papa publicó cinco Bulas al rey y a ciertos obispos, reprobando el pueblo la actitud altanera del Papa, sugiriendo que el dinero recogido para el Papa fuera destinado a la lucha contra los franceses. Los obispos que apoyaban al Papa se enfrentaron a Wycliff siendo duramente interrogado, cuando por causa del amotinamiento del pueblo, se le advirtió que no debía tomar partido por nadie, prohibiéndole predicar contra el Papa.

En el año 1378 surgió una contienda entre los PAPAS Urbano VI y Clemente VII, sobre cual era el Papa legítimo, el verdadero vicario de Cristo. Este fue un periodo favorable para el ejercicio de los talentos de Wycliff ;pronto produjo un tratado contra el papado, que fue leído de buena gana por toda clase de gente. Para aquel año Wycliff enfermó gravemente, y los frailes mendicantes acompañados por cuatro eminentes ciudadanos de Oxford lograron ser admitidos en su dormitorio y le rogaron que se retractara de lo dicho contra ellos, éste no aceptó e inclusive se ratificó en sus afirmaciones. Cuando se recuperó de su dolencia tradujo la Biblia al inglés, El celo de los obispos por suprimir las Escrituras aumentó el interés por la misma propiciando su venta. Posteriormente atacó la doctrina de la transustanciación. El doctor Barton convocó a las cabezas de la universidad y condenó las doctrinas de Wycliff como heréticas y le amenazó con la excomunión. No teniendo ninguna defensa se refugió alegando que él como miembro de la universidad estaba fuera de la jurisdicción episcopal, lo que le fue admitido ya que ésta estaba decidida a defenderle como miembro. reunido el tribunal, algunas de sus doctrinas fueron condenadas como erróneas y otras como heréticas. El rey a petición del obispo concedió una licencia para encarcelarlo, pero los comunes, hicieron que el rey la revocase como ilegal. Como consecuencia de ello, hubo un túmulo en la universidad. Wycliff se retiró a un lugar tranquilo hasta que pasara el asunto. Durante este periodo prosiguió la guerra entre los dos Papas, guerra que provocó la atención de Wycliff, el cual pese a su ancianidad tomó la pluma escribiendo contra ella con la mayor acritud. Este escrito le atrajo la atención del Papa Urbano para condenarlo, pero fue librado de sus manos, cayendo enfermo de parálisis, sus enemigos opinaron que fue a consecuencia de su resentimiento. Wycliff volvió tras un espacio breve de tiempo, bien de su destierro, bien de algún lugar donde estuviese oculto, reintegrándose su parroquia de Lutterwort donde ejercía de párroco muriendo en el año 1384.

Comments are closed.