Ventajas e inconvenientes del cambio de hora

Origen:   http://www.consumer.es/web/es/economia_domestica/sociedad-y-consumo/2013/03/29/216272.php

Fuente: Eroski Consumer

El cambio de hora de verano permite aprovechar más la luz, pero puede provocar picos de demanda que incrementen los costes

A pesar de la lluvia, el viento e incluso el frío, el domingo parecerá que el verano está más cerca. Aunque solo sea porque el 31 de marzo da comienzo el horario estival. Se producirá a las 2:00 horas, momento en que el reloj debe adelantarse una hora y colocar las manecillas en las 3:00 horas. La razón esgrimida para cambiar el horario dos veces cada año es el ahorro de energía, aunque el tema siempre suscita controversia. A favor o con reservas, lo incuestionable es que los días serán más largos a partir del domingo y, como se indica en el siguiente artículo, tras adelantar el reloj una hora habrá tanto ventajas (aprovechar más y mejor la luz), como inconvenientes (puede estimular la aparición de picos de demanda de electricidad, con lo que incrementan los costes).

Cambio de hora, en España desde 1974

El horario de verano fue ideado por primera vez por Benjamin Franklin. Propuso atrasar una hora los relojes durante el periodo estival para mejorar el aprovechamiento diurno de la luz natural. Sin embargo, cuando se empezó a popularizar fue en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, con objeto de ahorrar carbón.

En España, esta medida se aplica desde 1974, a raíz de la primera crisis del petróleo). Aunque después, la Unión Europea ha unificado las fechas en que todos sus países miembro deben realizar el cambio. La directiva 2000/84 estableció con carácter permanente las fechas de inicio del horario de verano (cuando se debe adelantar el reloj una hora) y del horario de invierno (cuando toca atrasar el reloj sesenta minutos). Se hace dos veces al año: el último domingo de octubre y el último domingo de marzo.

Sin el cambio de horario, en el intervalo entre mayo y septiembre se desaprovecharían horas de luz

Continue reading