Archive for the Khayyam Tag

Noche y día

  No es amor el sentimiento que no arrasa. ¿Brinda acaso un tizón el calor de una hoguera? Noche y día, y durante el resto de su vida, el verdadero amante se consume de dolor y de placer. Omar Khayyam, Rubayyat.  

Proyectos

  «Amigo mío no forjes proyectos para el futuro. ¿Estás seguro de poder concluir la frase que empezaste? Mañana quizás estemos tan distantes de esta caravana que se aleja como los que partieron hace siete mil años.» Omar Khayyam, Rubayyat.  

Lo que comienza

  Para el sabio, la tristeza y la alegría, el bien y el mal, son semejantes. Para el sabio, todo lo que comenzó debe acabar. Medita, pues, si debes regocijarte con la felicidad que llega o afligirte con la pena repentina. Omar Khayyam, Rubaiyat.  

Peligro

  Tan imposible es incendiar el mar como convencer al hombre de que la felicidad es peligrosa. Reconoce, empero, que al menor choque es fatal al ánfora colmada y deja intacta el ánfora vacía. Omar Khayyam, Rubaiyat.  

No te lamentes

  Renuncia a la recompensa que merecías. Sé feliz. No te lamentes por nada. No anheles nada. Lo que te ha sucedido, escrito está en el Libro que hojea al azar el viento de la Eternidad. XLI Omar Khayyam, Rubaiyat.  

No te preocupes

  ¿Estás embriagado, estás enamorado? Regocíjate. ¿Las caricias y el vino te consumen? No lo lamentes. ¿Qué ocurrirá luego con vosotros? No te preocupes. ¿Lo que seas? Jamás lo sabrás… Por tanto ¡a tu salud! Omar Khayyam. Vladimir Bartol, Alamut.  

Soy así

  ¿Que yo del vino soy devoto ciego? Y bien, lo soy. ¿Que soy infiel, idólatra del fuego? Y bien, lo soy. Cada uno de mí en su idea fía; mas yo, dueño de mí, tengo la mía: Soy lo que soy. Omar Khayyam, Rubaiyat.

El instante

  No te preocupes por el ayer: ha pasado… No te angusties por el mañana: aún no llega… Vive, pues, sin nostalgia ni esperanza: tu única posesión es el instante. Omar Khayyam, Rubaiyat.

Sultanes y mendigos

  Un poco de pan, un poco de agua fresca, la sombra de un árbol y tus ojos. Ningún sultán más feliz que yo. Ningún mendigo más triste. Omar Khayyam, Rubayyat.

Promesas

  ¡Infeliz, nunca sabrás nada! Jamás resolverás ni uno solo de los misterios que nos rodean. Desde que las religiones te prometen el Paraíso, intenta crearte uno en esta tierra, porque el otro quizá no exista. Omar Khayyam, Rubaiyat.

A la luz de la luna

  Puesto que ignoras lo que te reserva el mañana, procura ser feliz hoy. Coge un ánfora de vino, siéntate a la luz de la luna y bebe, mientras te dices que quizás mañana te busque, en vano, el astro de la noche. Omar Khayyam, Rubaiyat.