método TRAF de gestión de la información

Una de las consecuencias de la sociedad de la información es la elevada cantidad de sobreinformación (infoxicación) existente. Por razones de efectividad se impone la necesidad de dotar de una estructura coherente (infoestructura) a aquella información relevante para nuestras actividades personales o laborales. Para ello es preciso contar con ciertas habilidades informacionales que nos permitan discernir entre lo realmente relevante y lo accesorio.
Posiblemente algunas de estas actividades sean innatas pero, en otros casos, se pueden aprender algunos métodos para optimizar la gestión de nuestros recursos de información.
Este es, precisamente, el objetivo del metodo TRAF (Tirar, Remitir, Actuar y Archivar; del inglés: Toss, Refer, Act, File)

-Tirar: Identificar rápidamente la información útil frente a la que sólo es interesante y ser capaz de rechazar la información que no es de aplicación inmediata. Con ello se busca evitar guardar información por si acaso hiciese falta y que, cuando hace falta, nunca encontramos.
-Remitir: La información recibida a quién consideremos que pueda resultarle de interés.
-Actuar: Sobre la información recibida siempre que tenga relación directa con las áreas de interés, en caso contrario la dejamos en lugar prioritario para dedicarle atención a corto plazo.
-Archivar: Aquellos recursos útiles para nuestras áreas de interés pero no para lo que estamos trabajando actualmente. Hay que ser conscientes de que los contenidos del archivo deben ser depurados con regularidad.

Deberíamos ser capaces de gestionar individualmente toda la información que sea relevante en nuestra área de interés, de estudio, de desarrollo profesional.

Por último, tan importante como saber organizar la información es saber presentarla al exterior. Pero este aspecto lo trataremos en otro post.

Las habilidades comunicativas son esenciales en la sociedad del conocimiento.

Quinn, R. E. (1990). Becoming a master manager. Nueva York: John Willey & Sons