Anécdotas en los 30 años de la UA

Al cumplirse 30 años de universidad (30 Aniversario de la creación de la Universidad de Alicante) me encarga el diario Información que cuente algún aspecto humano o anécdota de mi paso por el rectorado (1990-2000). El problema es que vienen a la memoria tantas que es difícil quedarme con tan solo una… Entiendo que el encargo va más por la vía de lo nostagico, de lo humano, que del mero inventariado de cosas realizadas…

De lo que no hay espacio para hablar y me gustaría hacerlo…

Para empezar, muchos de mis colaboradores fueron testigos de momentos realmente delicados en los que se puso en cuestión nuestra autonomía y es imposible olvidar su actitud ejemplar que se sintetizaba en el sentir del equipo y de la comunidad universitaria. Habría tema para un libro, no para una nota. Así que no entraré en este tema por desbordar el límite de 30 líneas que me indica el periódico.

La arquitectura del campus está llena de historias

La arquitectura del campus también esta llena de historias y anécdotas… Desde cómo encajar la ejecución de un Museo con la mitad del presupuesto o cómo convencer a Alvaro Siza, un domingo por la mañana, para que nos diseñara el nuevo rectorado… Sin presupuesto y únicamente con la ilusión como aliada.

O los malabarismos políticos para evitar quedarnos sin una buena parte de la extensión de nuestro campus ante un proyecto ya aprobado de extensión de la zona comercial colindante con San Vicent…

Es casi humorístico recordar las primeras resistencias a la peatonalización del campus. Los profesores se quejaban de que perdían la oportunidad de aparcar enfrente de su edificio ¡¡qué tiempos!! Poco después nos dirían que el espacio destinado a aparcamientos era un derroche por ser excesivo…

Más seria, sin embargo, fue la lucha contra algunas propuestas arquitectónicas que destrozaban el diseño que previamente habíamos preconcebido y aprobado…

Amén del “solemne acto” con documento jurídico por medio (que se convertía de facto en casi una declaración de honor) y que invitábamos a los constructores a suscribirlo y suscribir el mantenimiento de sus bajas en las licitaciones y su renuncia a plantar reformados, liquidaciones y revisiones de precios extras.

Recobrar 500 años de historia universitaria en nuestra provincia

¡Qué decir de la Universidad Histórica de Orihuela! Imborrable la primera Junta de Gobierno que se celebró entre sus claustros, el apoyo del Obispado, el Ayuntamiento y la atención que nos prestó hasta el propio Vaticano… En esta apuesta patrimonial de la Universidad de Alicante otra bonita historia fue la adquisición de la Alcudia de Elche con remanentes “en peligro de extinción…”. Y otras excelentes historias para trasladar la actividad universitaria a Benissa, Cocentaina…

Los primeros impulsos de las nuevas tecnologías en la UA

Las TIC también reclaman su propia historia… todavía tengo guardadas las primeras versiones de muchas páginas de nuestra web ua.es y de las reuniones con los responsables de cada servicio. De estos archivos, el que guardo con más cariño, lógicamente, es la primera versión de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes que presenté para recabar el apoyo al Presidente del Santander, hoy uno de los proyectos con mayor prestigio internacional y lo que tan sólo unos pocos saben es que fue tras desayunar un plato con unas sencillas migas en uno de los bares de la Universidad.

También hay frustración al rememorar los proyectos inconclusos. Y quizás hoy bienaventurados. Ojala sea así.

Las personas, un elemento clave de nuestra universidad

Si me dejo llevar por lúdico y divertido contaría muchos entrañables recuerdos desde intentar defender un campus amigable cogiendo diariamente la bici hasta el campus de San Vicent. O la sesión con algunos miembros del equipo a las 7,30 a. m. en el polideportivo de la Universidad. De ese espíritu surgió la demanda del carril bici con una marcha de alumnos, profesores, PAS y acompañados ni más ni menos que de Miguel Indurain y Perico Delgado ¡¡qué jornada!! Otro sinfín de anécdotas también están ligadas al mantenimiento de un campus verde, la sequía de principios de los años 90, la campaña del árbol, etc.. Incluido el traslado de la sequoia del Rey para proteger este real árbol de las inclemencias de aquellos calurosos y secos veranos.

Pero sobretodo, lo que me viene a la memoria son nombres, muchos nombres. Tantos que su simple enumeración sobrepasaría el límite de las 30 líneas que me ha marcado el periódico. Por eso no he mencionado ninguno, para no pecar de omisión. Son estas personas, extraordinarias personas, las que más me motivaron, respaldaron y ayudaron en la pretensión de hacer la utopía realidad…

(*) Se trata de un encargo del diario Información a los que ha sido rectores en estos 30 años de la UA

Referencias relacionadas:

Sobre Andrés Pedreño