Un excelente trabajo sobre nuestro campus

 Sirva este estimulante y muy bello renacer en nuestro campus para elogiar a aquellos profesionales que  toman iniciativas para preservarlo y defenderlo, en esta ocasión a través de su análisis y estudio. Me ha alegrado mucho conocer el trabajo de Raquel Sánchez -Arquitecto Técnico de la UA- y Juan José Jiménez:  “Estudio y catalogación de las Edificaciones Militares Rehabilitadas en el Campus de la Universidad de Alicante” que he conocido  gracias a Antonio Morata.

El estudio, aparte de una detallada exposición metodológica, reune una muy interesante recopilación histórica sobre la gestación del Aeródromo de Rabasa y sus usos civiles y militares con fotos aéreas y documentos históricos de gran valor. En definitiva se recopilan y analizan datos históricos  y geográficos del espacio donde se ubica actualmente la UA que permiten ver desde la mejor perspectiva el esfuerzo hecho en el desarrollo urbanístico actual para respetar con coherencia sus raíces e historia.

La parte central del citado estudio se dedica a la catalogación de los edificios que pertenecieron al antiguo cuartel militar de Rabasa, hoy una parte preservada que constituye una de las áreas más bellas de la Universidad.  La documentación estudiada por los autores ha permitido la identificación de zonas ocultas del campus, como es el caso de los refugios, ahora perfectamente localizados… algunos de ellos muy cercanos a nuestras actividades cotidianas. El estudio hace interesantes propuestas para su utilización.

Las fotografías, identificación de detalles singulares y estudio de edificios como el hangar,  edificios de  ciencias IV y V, pabellón de biotecnología, pabellones universitarios 12 y 13, pabellón alumnado, Facultad de C. Educación – I y II, Pabellón Jorge Juan, la Torre de Control, constituyen todo un “redescubrimiento” y puesta en valor de nuestros edificios históricos.  Hay un gran ejercicio de sensibilidad por parte de los autores hacia la arquitectura, sus raíces y su preservación. Tras analizar el catálogo, un profano en la materia como es mi caso, acaba valorando y admirando mucho más este patrimonio arquitectónico, origen de nuestro campus actual y toma conciencia de su importancia a la hora de sumarle una gran identidad a nuestro espacio universitario.

El valor del trabajo pone de relieve que -como se menciona en las conclusiones- nuestro patrimonio edificado está vinculado a la memoria colectiva de los habitantes de la provincia de Alicante de muchas formas. Desde su vinculación al progreso de la aviación casi en sus orígenes mismos hasta el aprovechamiento de una cultura de la edificación militar de grandes espacios diáfanos que han resultado fundamentales para su aprovechamiento universitario posterior.

En síntesis, un excelente trabajo por el que debemos felicitar a los autores y a todas  aquellas personas de la Oficina Técnica de la UA  que se dedican a la preservación y cuidado de nuestro campus. Por cierto, unos excelentes profesionales, de los mejores de España y probablemente de muchos países más. Y es un ejercicio profesional no exento de complejidad, dado que frecuentemente se nos cataloga entre la mejor arquitectura del mundo (ver La UA entre la mejor arquitectura de mundo).

Créditos de la imagen:  Antonio Morata.

Sobre Andrés Pedreño