El ascetismo cristiano

 Es impulsado por el deseo de hacer la voluntad de Dios, cualquier elemento personal de la     auto-satisfacción que entra en el motivo de que adolece más o menos. Su objeto es la subordinación de los apetitos más bajos a los dictados de la recta razón y la ley de Dios, con el mantenimiento del cultivo y necesaria de las virtudes que el Creador quería que el hombre que posee. Hablando en términos absolutos, la voluntad de Dios en este asunto se puede descubrir por la razón humana, sino que está explícitamente establecido para nosotros en los Diez Mandamientos o Decálogo, que proporciona un completo código de conducta ética.

Algunos de estos mandamientos son positivos, otros negativos. Los preceptos negativos, “no matarás”, “No cometerás adulterio”, etc, implica la represión de los apetitos más bajos y, por consiguiente convocatoria de la penitencia y la mortificación, pero también tienen la intención y el efecto, el cultivo de la virtudes que se oponen a las cosas prohibidas. Ellos desarrollan la mansedumbre, humildad, autocontrol, paciencia, la continencia, la castidad, la justicia, la honestidad, el amor fraternal, que son positivos en su carácter, la magnanimidad, la liberalidad, etc, mientras que los tres primeros, que son positivos en su carácter, “tú adorarán tu Dios, etc, poner en ejercicio vigoroso y constante de las virtudes de la fe, la esperanza, la caridad, la religión, la reverencia y la oración. Por último, el cuarto insiste en la obediencia, el respeto a la autoridad, la observancia de la ley, la piedad filial, y similares.

Tales fueron las virtudes practicadas por la masa del pueblo de Dios bajo la ley antigua, y esto puede ser considerado como el primer paso en el ascetismo verdad. Porque aparte de los muchos ejemplos de santidad exaltado entre los antiguos hebreos, la vida de los fieles seguidores de la Ley, que es el cuerpo principal de la gente común debe haber sido como la Ley ordena y aunque su elevación moral no puede ser designado como el ascetismo en el presente restringir y falsear el sentido del término, sin embargo, es probable que apareció en el mundo pagano de la época muy exaltada como virtud hace al mundo de hoy. Incluso las obras de penitencia para la que fueron sometidos en los ayunos y abstinencias muchos, así como los requisitos de sus prácticas ceremoniales eran mucho más severas que las impuestas a los cristianos que les sucedieron.

En la Nueva Dispensación la fuerza vinculante de los Mandamientos continuó, pero la práctica de la virtud tomó otro aspecto, en la medida en el motivo dominante presentó al hombre para el servicio de Dios no era miedo, sino el amor, aunque el miedo era ninguna manera eliminado . Dios iba a ser el Señor de hecho, sino que fue al mismo tiempo, el Padre y los hombres eran sus hijos. Una vez más, debido a esta condición de hijo el amor al prójimo ascendió al plano superior.

El “vecino” de la Judio fue uno de los pueblo elegido, e incluso de él la justicia rigurosa iba a ser exigido, sino que era un ojo por ojo y diente por diente. En la dispensación cristiana, el prójimo no es sólo una de la verdadera fe, sino los marginados cismática, el, y lo pagano. El amor se extiende incluso a los enemigos, y estamos convidados a orar, y hacer el bien a los que insultan y nos persiguen. Este amor sobrenatural, incluso para los representantes más vil y repugnante mayoría de la humanidad constituye una de las marcas distintivas de la ascesis cristiana.

Por otra parte, la revelación más amplio y luminoso de las cosas divinas, junto con la mayor abundancia de la asistencia espiritual atribuidas principalmente a través de la instrumentalidad de los sacramentos, que la práctica de la virtud más fácil y más atractivo a la vez más elevada, generoso, intenso y duradero, mientras que la universalidad del cristianismo eleva a cabo la práctica de la ascesis de los estrechos límites de ser el privilegio exclusivo de una sola carrera en una posesión común de todas las naciones de la tierra. Los Hechos de los Apóstoles muestran la transformación de inmediato a cabo entre los Judios devotos que formaron las primeras comunidades de cristianos. Esa forma nueva y elevada de la virtud se ha mantenido en la Iglesia desde entonces.

//

Sobre aivlis