Escrito por cabohuerta el 2 de septiembre, 2009

Del 24 al 28 de agosto se ha celebrado en el Balneario de Lanjarón su 4º curso sobre la “Cultura del Agua“. Si el pasado año participamos con la sesión “Agua y Flamenco“, esta edición lo hemos hecho con el vino y su mundo dentro de las letras flamencas. El resultado de las investigaciones sobre textos y discografía produjeron 21 cantes, sus intérpretes y los conceptos que explicitaban.
La reunión en la terraza de “La Higuera” contó con la presencia de Carmen Linares y Miguel Espín. Carmen cantó por tonás.
EL curso se reproduce cada año y los asistentes pueden disfrutar de las aguas, los tratamientos del balneario y la entrañable realización propiciada por el Centro del Profesorado de Motril, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Lanjarón y los propietarios del Balneario. El tuétano de estos cursos son: Antonio Carvajal, Juan Alfredo Bellón, Violaine y Luis Espínola. El año próximo se quiere trabajar sobre “El agua bendita”. Mi consejo: ver en http://www.balneariodelanjaron.com e inscribirse. Disfrutarlo.
Presento aqui la ppt que guió la sesión. http://www.scribd.com/doc/19347522/Vino-y-Flamenco

Vino y flamenco

2 Comments on Vino y Flamenco. Lanjarón, agosto 2009.

  1. Lola y Paco says:

    “Tanto dolor se agrupa en mi costado
    que por doler me duele hasta el aliento”….
    Con el recuerdo siempre de Miguel Hernandez y en esta Web de Flamenco, tus dos pasiones, queremos decirte el último adios, querido Bernicolas. Queremos decirte que de repente nos sentimos huerfanos, de un amigo, de un queridisimo amigo y queremos abrazar a Finu y a tus hijos y queremos cantar por seguiriyas como cuando ya no se puede cantar y queremos que los aromas de todas las flores te rodeen y acompañen.
    Hay tantas batallas donde todavia eras imprescindible…..
    Os queremos siempre.
    Paco Moyano. Lola Maiztegui

  2. Juan Diego says:

    Dejamos pendiente una conversación larga sobre cante, sobre la Puebla sobre la Reunión a la que tanto quería… un abrazo fuerte a la familia desde el pueblo al que tanto y tan bien quiso.

    Juan Diego