Posts Tagged ‘Progreso’

¿Tren o burro?

Jueves, septiembre 4th, 2008

Perea lo tiene claro: dónde esté un borrico… que se quite el progreso técnico.

Madrid Cómico, 12-09-1880.

P.S.: ¡No me acordaba! La relación entre un burro y el progreso ya ha aparecido en el blog. Cuando empezamos a relacionar temas y anotaciones, es que el proyecto va bien 🙂

Progreso

Miércoles, septiembre 3rd, 2008

La Esquella de la Torratxa fue una revista satírica en catalán de carácter semanal que se publicó entre 1872 y 1938 (de forma ininterrumpida desde 1879) Gracias al Ministerio de Cultura, que ha digitalizado todos los números, podemos disfrutar de su contenido -textos y dibujos de gran calidad- a través de Internet.

Si me permitís un chascarrillo pedante, se podría decir que La Esquella de la Torratxa se asemeja a los mejores vinos, es decir, mejora con los años. Me estoy dando cuenta que los primeros números, además de contar con sólo 4 hojas -y una de ellas de publicidad-, se ocupan casi en exclusiva de asuntos municipales de la ciudad de Barcelona. No dudo de que pueden ser de gran interés para los estudiosos de la vida cotidiana de la Ciudad Condal, pero se necesita un nivel de especialización en la Historia de Barcelona que no poseo.

Sin embargo, poco a poco la revista fue ampliando sus horizontes y de vez en cuando nos deja unas cuantas perlas que merecen estar en este humilde blog. Un ejemplo es este dibujo:

¡Mal viaje el progreso!

Un burro atado al tendido eléctrico. Sin duda, una de las más bellas alegorías sobre el progreso que he visto dibujadas. Además, creo que refleja con bastante acierto la dicotomía existente entre el pasado y el futuro.

Es del 27 de marzo de 1879.

Teléfono sin cables

Lunes, septiembre 1st, 2008

– ¡Hola! ¿Estás ahí?

– ¡Hola! ¡Hola! ¡Hola!

– Se trata de esa pequeña cuenta que nos debes.

– ¿Eres tú, Edward?

– ¡Hola!

– Al habla la empresa de muebles de Tootingham.

Me encanta cuando en el pasado intentan predecir el futuro, sobre todo si es en 1918 y tratan un tema tan actual como la telefonía sin cables, aunque W.K. Haselden pensara en otra forma de hacerla posible. Y ahora una pregunta impertinente: ¿recordáis aquellos tiempos en los que tener un teléfono móvil era ciencia ficción? No hace tanto.